Secciones
Síguenos en:
FIN DE LA GUERRA ENTRE LOS EPIEYÚ Y LOS URIANA

FIN DE LA GUERRA ENTRE LOS EPIEYÚ Y LOS URIANA

Cansados y empobrecidos por una guerra que se prolongó por más de doce años y les dejó pérdidas en recursos y vidas humanas, los miembros de las castas Epieyú y Uriana acordaron ponerle fin al conflicto. Esta semana se firmará un documento que les asegure la paz a las futuras generaciones. El acta de la paz entre los Epieyú y Uriana se firmará en la Secretaría de Asuntos Indígenas del Departamento, en Riohacha. El pacto será firmado por los representantes de las dos familias, integradas por 423 personas, por el Secretario de Asuntos Indígenas, Wilder Guerra Curvelo, y el palabrero (una especie de juez conciliador) Manuel Peñaranda Epieyú.

Hernando Uriana, Carlos Santos Granadillo Uriana, Chema Rosa Uriana y Wilder Uriana dijeron que la guerra les trajo ruina. Muchos hombres murieron jóvenes y a otros les tocó esconderse y no pudieron volver al campo a cultivar sus tierras.

Los Epieyú quisieron hacerse al control de unas tierras que también querían sus vecinos, los Uriana, lo que originó un enfrentamiento tribal a finales de 1979.

Dentro del pacto se convino vender esas tierras a las dos familias por partes iguales, sirviendo de testigos el secretario Guerra Curvelo y el gobernador de La Guajira, Jorge Ballesteros.

Soroury, Moisés y Torouri, de la casta Epieyú, recostados en sus chinchorros colgados de los olivos, trupillos y guayacanes, dijeron a su vez que no quieren criar a sus hijos como les tocó a ellos, enseñándoles a disparar armas, sino a utilizar el machete, el azadón, la pala y el arado para que cultiven la tierra y pastoreen las cabras.

A los niños hay que dejarles un libro, un azadón, una casa y una huerta para que vivan en paz. Hemos hablado con todos los hermanos para que se acojan a la paz y por eso nos reunimos en las rancherías Colombia y Yawaca (pringamoza) para acordar la forma de pago y reparto de las tierras que un día quisimos tomar a la fuerza.

La guerra tampoco puede seguir porque, así la ganáramos, la perderíamos, dijo Orangel Kamba Epieyú, quien está casado con una Uriana.

En los conflictos entre los wayúu ha influido, además de los problemas de tierras, el proceso de jerarquización social originado por el progreso de algunas familias, que han pretendido imponer su autoridad sobre el liderazgo tradicional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.