Secciones
Síguenos en:
EL ARQUERO Y EL BARÓN DE LA DROGA

EL ARQUERO Y EL BARÓN DE LA DROGA

Los barones rivales de la droga colombiana, Pablo Escobar y Carlos Molina Yepes tenían una cosa en común además de su entusiamo por las posibilidades del mercado de la cocaina: amaban el fútbol. Tan notoria era su pasión que aún después de su desaparición, se veían imágenes de Escobar en los estadios de Medellín, como Elvis.

Sus inversiones en el club Atlético Nacional, a través de testaferros, se decía, eran vastas. El equipo era uno de sus juguetes, como sus jirafas y rinocerontes importados, y se ha dicho que muchos de los jugadores estrella fueron enriquecidos con sus favores.

Molina también operaba tras testaferros como inversionista en el Nacional. Como tal, conoció íntimamente a los jugadores. Un conocimiento invaluable cuando su hija Claudia de 15 años, fue secuestrada.

Creció la sospecha de que Escobar había planeado el secuestro. El rey de un cartel en declive necesitaba desesperadamente dinero, tras el escape de la cárcel en julio del 92, no tenía ahora acceso a sus cuentas bancarias, y cuando volvió a sus antiguos socios por un préstamo de un millón de dólares, ellos se negaron. Escobar decidió conseguir plata a la manera antigua, no tuvo escrúpulos en raptar a la hija de su antagonista.

Desesperado por su hija, Molina no importunó a la policía o al gobierno, sino al despreocupado arquero de la selección, René Higuita. Desafortunadamente para Higuita, su cercanía con Molina destruyó su carrera.

Por eso, este verano en los estadios americanos la selección Colombia tiene una doble misión: ganar la Copa Mundo y erradicar la imagen del país asociada a la cocaína. De acuerdo con el Nobel Gabriel García Márquez, el equipo se ha convertido en un instrumento de la redención nacional. Toda la mala publicidad terminará cuando hagamos goles .

Solo dos veces con Pablo Con sus salidas fuera del área, Higuita no sólo revolucionó su posición, también encarnó la gracia del libre vuelo del fútbol colombiano. El es el jugador que los americanos, no importa que tan ingnorantes del fútbol sean, abrazarían, como abrazan las travesuras de Charles Barkley.

Yo fuí a Colombia para entender si Higuita era un dulce inocentón de los barones de la droga, un buen samaritano, o una superestrella de vida baja que pensó que estaba por encima de la ley.

Higuita fue siempre conocido por ser un alma generosa, difícilmente inclinado a negarse a una petición, Creció en un barrio popular, sin padres, jugando bajo las luces que Pablo Escobar había instalado en la cancha del barrio.

Su primer contrato profesional fue a los 17 en el Millonarios, que luego sería manejado por Gonzalo Rodríguez Gacha, asesinado entre la policía colombiana y la DEA en 1989.

Las buenas actuaciones de los jugadores eran premiadas por un anónimo benefactor, después cuando Escobar escapó de La Catedral los cheques de bonificación para Higuita y otros jugadores fueron encontrados en su celda .

Por cuatro años, hasta el 93, Medellín y Cali pelearon el campeonato nacional. Había rumores de árbitros intimidados y sobornados, hasta por 180 mil dólares. En 1989 fue asesinado un juez de línea por no aprobar un gol, cuando de por medio había una apuesta de 750 mil dólares.

En 1993 Omar Darío Cañas, compañero de Higuita, fue asesinado, según la policía, por los Pepes. La influencia de Escobar sobre el fútbol colombiano llegó al punto de que cuando el Parma de Italia quiso a Faustino Asprilla, la aprobación de Escobar era prerrequisito para el contrato.

En estos oscuros climas, Higuita floreció. Su primera visita a Escobar fue en 1987. Estaba en una finca cuando el Patrón, entonces escondido, llamó con el deseo de verlo. De acuerdo con Higuita, hablaron sobre todo de fútbol, y le sugirió a Escobar, por qué no se entrega a las autoridades?, eso sería bueno para el país .

La segunda vez que lo vio fue en 1991, en La Catedral. Higuita le agradeció por entregarse. Por qué quiso Escobar verlo? El era igual que muchos otros colombianos que querían reunirse conmigo , replicó Higuita.

Este segundo encuentro fue devastador para su reputación, dejó la impresión de que él y Escobar eran amigos cercanos, incluso comprometidos en siniestros negocios. Por eso, la prensa quiso picarle la lengua para que dijera algo negativo sobre Escobar.

René Higuita hace todo de corazón. Yo no puedo decir nada malo sobre nadie, porque yo no soy así. Por qué debo yo decir algo que todos saben? Por qué no hablan otros que tienen más autoridad sobre el tráfico de drogas? , dijo el golero.

Usted ve como vivo. Yo vivo simple. Yo trabajo duro. Yo trato de ayudar a mi país y traer paz para mi gente. Yo no tengo guardaespaldas. A veces la gente dice, usted debe estar loco sin guardaespaldas como otros. Pero ellos estan sólo tratando de mostrar cuán importantes son. La diferencia es que yo no le debo nada a nadie .

Los juicios a Higuita comenzaron con una simple llamada la primavera pasada. Yo necesito su ayuda le dijo Molina, un pedido en un tono que iba del trato al mandato. Nadie niega que estaba condenado si ayudaba, y condenado -o muerto- si no.

Salíamos del estadio y cerca de allí Higuita parqueó el Toyota. Ese era el lugar, me anunció en un tono reverencial, donde había recibido la niña secuestrada. Aquí es donde mi martirologio, mi calvario, comenzó , dijo, Yo fuí a la cárcel porque traté de salvar a una adolescente .

Molina le había dado un maletín con unos 300 mil dólares en pesos, y con el cual Higuita estuvo sentado en su casa todo el mes siguiente.

Cada día Molina telefoneaba, pero no había una palabra de los secuestradores. Cuando Higuita se estaba poniendo nervioso, la llamada llegó. Dos hombres lo recogieron en su casa, y lo llevaron cerca a la Bolivariana. Un hombre desapareció en el vecindario y otro se quedó con él como garantía. Algunos niños descubrieron al ídolo, y le tocó empezar a firmar autógrafos mientras esperaba. En esas, llegó la secuestrada, y él, ocupado con los pequeños fans, no supo de dónde.

Higuita no guardó en secreto su papel de salvador. Es más, lo dijo a la prensa esto fue una misión de Dios . Fue una cosa muy bonita. Yo lo hice como una bendición porque Dios me dio la oportunidad de hacer feliz a una familia. No es frecuente en la vida ese tipo de oportunidades .

Pero Higuita falló en no reportar el crimen a las autoridades. Además, Molina muy agradecido le dio 64 mil dólares. Al principio, dice Higuita, rechazó el regalo. Pero Molina insitió, Ellos prácticamente me hicieron tomarlo dijo en su defensa.

Interesado en una perspectiva más amplia busqué al Nobel García Márquez. Fue Higuita una víctima?, yo pregunté. La víctima es el secuestrado , me respondió. Higuita es un gran arquero, uno de los mejores en el mundo, pero siempre tiene que haber justicia, incluso para los grandes arqueros (...). Cuando el equipo colombiano regresó de Buenos Aires después de ganar 5-0, los jugadores le pidieron al Presidente que liberara a Higuita. Eso fue un abuso. Nosotros queremos ser campeones de fútbol, pero también campeones de la justicia .

Si Higuita es llamado al equipo me había dicho Miguel Silva, el jefe del equipo del Presidente Gaviria sería considerado un narco equipo y la prensa americana se lo hubiera tomado de su cuenta. No se trata sólo de cosmética internacional, eso tendría muy malas repercusiones internamente. Higuita cruzó la línea y se convirtió en un apologista de Escobar .

Luego García Márquez me sorprendió diciendo, Es verdad que el éxito del fútbol en este país se debe en parte a la inversión de traficantes de droga en los equipos. Pero no tiene nada que ver con la habilidad de los jugadores. Si ellos no fueran buenos, todo el dinero de droga en el mundo no significaría nada .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.