REVIVE POLÉMICA POR RIESGOS AMBIENTALES EN SANTA MARTA VIENTO Y MAREA CONTRA CARBÓN

REVIVE POLÉMICA POR RIESGOS AMBIENTALES EN SANTA MARTA VIENTO Y MAREA CONTRA CARBÓN

Que Colombia puede y debe exportar su millonario potencial de carbón, es un hecho que nadie discute. Pero, cómo, por dónde, a qué costo ecológico y con cuáles riesgos de salud para la población? He ahí los dilemas que levantan polvareda. La polémica revivió en estos días, particularmente en Santa Marta, a raíz del llamado de atención que hizo el Inderena a la empresa Productos de Colombia S.A. (Prodeco), por incumplir normas de control ambiental en el muelle de Ciénaga (Magdalena).

15 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

El inadecuado manejo del carbón, denunciado en reiteradas ocasiones por campesinos, pescadores y hoteleros de la zona, puso de presente los riesgos contra la salud humana, animal y vegetal, que conllevan los descuidos durante los procesos de almacenamiento, transporte y manipulación del hidrocarburo.

En la zona de Las Palmas, vecina de Prodeco, los campesinos Mario Berrocal, de 58 años, y Rafael Martínez Mejía, de 34, aseguraron haber perdido gran parte de sus cultivos de tomate y ají durante los últimos cinco años, por culpa del carbón.

El polvillo se pega a las plantas, no las deja respirar, las quema y las mata , dice Berrocal.

Pescadores regionales, entre ellos Carlos Ramos, se quejaron de la sensible reducción de peces desde que el lecho del mar empezó a ponerse negro con el polvillo .

El arquitecto barranquillero, Julio Jesurum, propietario de un complejo turístico en la zona, advirtió que de continuar la contaminación, él y otros hoteleros se verán obligados a cerrar sus negocios.

Ante la gravedad de las denuncias, funcionarios del Inderena regional, inspeccionaron el muelle y detectaron 23 infracciones contra las normas de prevención y control de la contaminación.

La más peligrosa de ellas, según Humberto Bornacelly, director de la regional, consiste en mantener desprotegidas contra la acción de los vientos las zonas de acopio, que dispersan un polvillo residual altamente nocivo para el sistema respiratorio humano.

Este polvillo disuelto en el aire, es también contaminante cuando cae sobre cuerpos de agua, especialmente sobre el medio marino , agrega Bornacelly. Las partículas de carbón alteran el ecosistema y rompen la cadena trófica o alimenticia que empieza desde los seres microscópicos hasta los grandes mamíferos marinos .

El riesgo aumenta cuando el transporte se realiza a orillas del mar y en zona de fuertes brisas, como sucede en el kilómetro 19 sobre las vía Santa Marta y Ciénaga, donde funciona Prodeco.

Para evitar la dispersión, se debe humedecer el carbón con permanente riego de agua y mediante la aplicación de sustancias químicas que sellan los montículos del hidrocarburo.

El riego, no obstante, es una condición difícil de cumplir en la Costa Atlántica. Suficiente ilustración existe sobre la escaza disponibilidad de agua en los acueductos de la Costa Atlántica.

Al margen del deterioro ambiental causado por la omisión de una infraestructura que mitigue el impacto de las obras, el argumento que aglutina a diversos sectores hoteleros, comerciales y ecológicos en contra de estos puertos, es la afectación paisajística de una zona de eminente vocación turística.

Rodrigo Pimienta, director de la Cámara de Comercio de Santa Marta, considera que estos proyectos impiden la expansión turística de la ciudad y van en detreimento de su recurso más valioso: el patrimonio paisajístico. En ello coinciden Daniel Serna, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, capítulo Magdalena, y grupos ecológicos locales, como Tierra de Esperanza.

En reciente declaración, Fenalco pidió al Presidente Cesar Gaviria declarar en emergencia ambiental la ciudad, por los riesgos que conllevan las operaciones carboníferas.

Representantes de Prodeco, por su parte, admitieron algunos de los cargos, pero objetaron los términos de una resolución inicial emanada del Inderena regional, que ordenaba el cierre del muelle.

El economista Felipe Pineda, gerente interino del Inderena, encontró justificadas las protestas de la empresa e instruyó a Bornacelly para revocar la resolución.

Nuevamente, como en el caso del puerto carbonífero de Carbones de los Andes (Carboandes) ubicado en plena bahía, resultaron contradictorias las disposiciones de la regional y la gerencia general del Inderena.

Según Pineda, la resolución adolecía de argumentos técnicos, que serán enmendados en una nueva disposición en la que se recomiendan once puntos correctivos en el muelle .

En cambio, las dos dependencias coinciden en afirmar que la empresa Carboandes ha cumplido con rigor las normas ambientales para evitar la contaminación en el puerto.

Una comisión de EL TIEMPO viajará esta semana a la zona para desentrañar la verdadera dimensión de esta polvareda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.