Secciones
Síguenos en:
ARISTIZÁBAL SIGUE ENCHUFADO

ARISTIZÁBAL SIGUE ENCHUFADO

No hay duda del buen momento que atraviesa Víctor Aristizábal, un hombre que en el ataque colombiano está en permanentes diagonales, que mueve a toda la defensa enemiga y que es constante situación riesgo en pelotas divididas. Aristizábal, por esa misma movilidad, por su acción repentina, fue el jugador que originó la pena máxima que significó el empate colombiano.

Y siempre bajó a recibir a tres cuartos de cancha para tocar de primera, para servir de pivot y crear cierto desconcierto por el desdoblamiento que podían hacer los volantes.

En un partido en el que no sobresalieron mayores figuras individuales, hay que abonarle al atacante antioqueño ese espíritu combativo para ir a los cabezazos o también para tirarse en diagonales a los costados y levantar los centros.

Fue, nuevamente, la figura de la cancha en Colombia.

El análisis individual es el siguiente: Córdoba: No pasó mayores trabajos, en el gol tuvo poca culpabilidad y solamente se complicó en un centro que quiso bajar con una mano. 6 puntos.

Herrera: Una permanente salida hacia el ataque, porque los bolivianos le regalaron esa franja, al disponer de un solo delantero. No tuvo la misma claridad de la otra noche, por ese bosque de piernas que instalaron los del altiplano en su terreno. 6.

Perea: Una actuación aceptable que no originó complicaciones por el escaso ataque boliviano. Muy seguro por arriba. 6.

Mendoza: Es evidente el buen momento del zaguero barranquillero. El más rápido atrás. Con suficiencia para ir a las coberturas, con sentido práctico para despejar y una vez hasta con arrestos para despegar con fuerza y habilidad y buscar el remate en el arco contrario. 7.

Pérez: Apenas se le abona su condición de marca. En su franja poco aparecieron los atacantes bolivianos. Pero fue muy errático a la hora de salir a acompañar, porque generalmente se estrelló contra los rivales. 5.

Rincón: Un buen primer tiempo, con pique, con potencia para avanzar, con acompañamiento, pero fallando cuando llegaba al área enemiga. Tuvo dos ocasiones claras de gol. Una de la dejó al portero Rojas; la otra, un remate violento, se la desvió el cancerbero. Su ritmo decayó en el complemento. 6.

Alvarez: Con atención para cumplir con el esquema táctico, para ir al cierre en las coberturas, pero a veces enredado con el balón en los pies. No es el hombre que se desdobla por la franja derecha, como nos tenía acostumbrados en épocas pasadas. 5.

Gómez: La cuota de serenidad, lo que los técnicos llaman el estratega de la cancha, con sentido para ordenar, para asumir su don de mando y, sobre el final, con reiterada salida en sorpresa, que no tuvo eco en sus compañeros. 7.

Valderrama: Otro que empezó bien y decayó. Ya parece una costumbre en El Pibe comenzar así, mostrándose para sus compañeros, mostrándose para asociarse, con pases milimétricos y desequilibrando por sus amagues frente al área. Pero nuevamente bajó mucho en el complemento, cuando fue encimado por los volantes bolivianos y poco aportó. 6.

Aristizábal: El guerrero de la cancha. 7.

Maturana: Su anotación de penal y un pase excelente que levantó al segundo palo para el cabezazo de Aristizábal se le abonan como únicas funciones ofensivas. Estuvo muy perdido, demasiado aislado y a veces daba la sensación de fragilidad. 5.

Valencia: Le dio un poco más de profundidad al ataque al ingresar por el anterior para el complemento. Bajó para asociarse, hizo la suya cuando llegó al área, sacó centros, tuvo un remate en el poste, otro que le salvó Rojas y fue una voz de alerta cada vez que tomó el balón. 6.

Lozano: Entró otra vez por Alvarez y ayudó a descongestionar la tupida zona media que plantaron los bolivianos. Sin calificación.

El más criticado del partido ante Argentina, el portero Rojas, resultó ayer un hombre clave para que Bolivia consiguiera el empate. Con reacción para desviar disparos a quemarropa, para poner la mano en los centros y siempre atento a la hora de ordenar su defensa, que siempre aplicó el fuera de lugar. 7.

Bolivia jugó con Rojas; Peña, Sandy, Quinteros y Rimba (Seruco); Borja, Melgar, Castillo y Etcheverry; Baldivieso (Cristaldo)y Moreno.

Arbitro: Marcio Rezende, de Brasil. Un ajustado control del partido, sin complicarse en las faltas, con autoridad para frenar el juego rudo que por momentos quiso aparecer y, en líneas generales, un trabajo que realizó con tranquilidad porque los jugadores, cuando vieron su actitud, se dedicaron a jugar. 8.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.