Secciones
Síguenos en:
HERNANDO ESCALLÓN VARGAS

HERNANDO ESCALLÓN VARGAS

Hace pocos días falleció Hernando Escallón Vargas. Discretamente se deslizó en la sombra, rodeado del afecto de su familia y sus amigos. Tristemente se realizó el desfile fúnebre. Unidades sobresalientes de las dos generaciones desaparecen en la muerte: Gilberto Alzate Avendaño, Alberto Galindo, Hernando Téllez, Gerardo Molina, Jorge Padilla, brillantes escritores, de la más apreciada vanguardia intelectual. Hernando Escallón ocupó destacados cargos, como los de Contralor General de la República, Embajador de Colombia en Chile, miembro del Directorio Conservador, su nombre está asociado cordialmente al de Gilberto Alzate Avendaño, de quien fue íntimo amigo, confidente y militante en la lucha política. Alzate Avendaño prometía ejercer una vasta influencia en la vida nacional. Su existencia se tronchó en el minuto en que iba a culminar.

Dotado de una inteligencia audaz e intrépida, mostró en el Diario de Colombia sus cualidades de escritor. Allí funcionó una animada tertulia en la que era socio honorario Hernando Escallón. Allí se preparaba el futuro de una generación conservadora que no acataba la hegemonía imponente de Laureano Gómez.

Las circunstancias eran difíciles. Pero el grupo de Alzate estaba a punto de triunfar y ya se hablaba de la candidatura para la Presidencia de Alzate dentro del sistema del Frente Nacional. Ya contaban los alzatistas con la simpatía parcelada de la opinión nacional. Pero el desenlace no estaba previsto y Gilberto Alzate se despedía de la vida cuando ya se veían sonrientes signos en el horizonte. Los amigos como Hernando Escallón siguieron fieles a su recuerdo, pero cohibidos en la acción política por ausencia del caudillo.

Distinguían a Hernando Escallón cualidades muy sólidas. La inalterable lealtad con los amigos en la próspera y en la adversa fortuna. Soy un testigo fiel. La intachable honestidad a todo lo largo de su trayectoria, en posiciones tan destacadas como la Contraloría General de la República, la sencillez de su persona que no ponía énfasis sino en su lealtad.

Sus hijos Fernando y Alejandro heredaron sus virtudes y descuellan admirablemente en altos cargos en la economía privada. Celosos en su inquebrantable admiración por su abuelo, el magistrado Liborio Escallón, jurista destacado y admirado por su padre que les dejó la fecunda enseñanza de sus virtudes y el fuego de su recuerdo encendido en su hogar por su madre doña Beatriz Morales de Escallón, digna de todo respeto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.