Secciones
Síguenos en:
DERECHOS HUMANOS EN ABSTRACTO

DERECHOS HUMANOS EN ABSTRACTO

Transcurrida la primera semana de la Conferencia Internacional de la ONU sobre Derechos Humanos, en Viena, se puede observar la falta de contenido auténtico en cuanto al perfeccionamiento de los instrumentos internacionales de protección de víctimas de las violaciones a los derechos humanos. En efecto, aunque su propósito formal fuera otro, lo visto en Viena, hasta el momento, se caracteriza por un debate en abstracto donde la protección al individuo ha recibido el menor énfasis. Adicionalmente, que la Conferencia se esté desarrollando en el marco de conflicto Norte-Sur, y no como manifestación de la confrontación Este-Oeste, le imprime unas características que apenas comienzan a vincularse al tema de los derechos humanos.

En el caso específico de Colombia, la postura asumida por la Cancillería ejemplifica cómo el discurso de la interdependencia entre derechos humanos-desarrollo-democracia ha sido utilizado por algunos países del tercer mundo, cuyo cumplimiento de los tratados internacionales en esta materia ha sido puesto en duda. En varias oportunidades, la Canciller ha manifestado tanto la imposibilidad de garantizar los DD.HH. sin un proceso previo de desarrollo como el rechazo al cumplimiento de las normas en este tema como condición para recibir ayudas económicas internacionales, por considerar que atenta contra la soberanía del Estado.

En primer lugar, y respecto de este último punto, pareciera que Colombia no ha asumido las consecuencias que en materia de soberanía conlleva la ratificación de los instrumentos internacionales de derechos humanos. De hecho, la libre adhesión de cada Estado a dichos convenios implica el reconocimiento de un modelo mínimo de comportamiento interno basado en un estándar internacional, poniendo en entredicho así, el concepto tradicional de soberanía. Adicionalmente, en el nuevo contexto internacional la distribución entre lo interno y lo externo pierde aún más claridad, lo que hace evidente la imposibilidad de seguir utilizando parámetros revaluados en política exterior.

Noción de Estado Afirmar que el condicionamiento de una ayuda de naturaleza económica por otro Estado u organismo no gubernamental (ONG) viola la soberanía nacional desconoce el consentimiento que el Estado colombiano otorgó en diversos foros, de los cuales surgieron el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto de San José y la Convención contra la Tortura y Otros Tratos Inhumanos, Crueles o Degradantes, entre otros.

El argumento del Gobierno colombiano en Viena apunta hacia la victimización del aparato estatal por naciones industrializadas y de diversas ONG. Dado que usualmente los estados se presentan como víctimas de los informes de derechos humanos y de las llamadas intervenciones de terceros, cabe preguntar entonces cuál es la noción de Estado que se está empleando. En el contexto colombiano, resulta difícil aceptar la indivisibilidad entre los intereses del Estado y los de los ciudadanos a los cuales afirma representar. Tratándose del tema de los DD.HH., son los ciudadanos quienes resultan victimizados por el Estado.

De allí, la importancia de las ONG tanto en el marco de esta conferencia y como en instancias dedicadas a la protección de la sociedad civil frente al propio Estado. Al haberlas excluido de la redacción del documento final en Viena, se da un paso más en la profundización de la brecha entre gobiernos y ONG, así como entre Estado y sociedad civil.

Incondicionalidad En conclusión, a pesar de que la lucha del tercer mundo en general, y Colombia en particular, por el derecho al desarrollo es loable y justificable, el país no puede escudarse en su propio subdesarrollo para no cumplir con sus obligaciones de derechos humanos. Aceptar una posición semejante es tanto como decir que en el país hay operaciones de limpieza social porque existen prostitutas, drogadictos y gamines, o como asumir la incapacidad del Estado para controlar fenómenos como este a menos que existan condiciones previas y favorables de desarrollo. Si la declaración final de la Conferencia de Viena terminara aceptando argumentos como el presentado por Colombia, ello implicaría la vinculación del tema de los derechos humanos al conficto Norte-Sur y, por consiguiente, el rechazo de uno de los pilares fundamentales de los instrumentos internacionales de DD.HH.: la incondicionalidad de su aplicación.

(*) Arlene B. Tickner, coordinadora del Centro de Estudios Internacionales, Universidad de los Andes. (**) Paulina Zuleta J., investigadora del CEI.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.