FIRPITO

Nadie sabía que se llamaba Acisclo Sánchez. Ni que hubiera nacido en Ubaté hace 83 años. La nueva ola deportiva lo desconocía por completo. Tal vez sería preciso estar en el umbral de la llamada tercera edad para recordar a Firpito , un boxeador que al mismo tiempo fue un personaje en la vida cotidiana de la ciudad, cuando en la capital de la República había tranvías, hacía frío, lloviznaba casi diariamente, la buena educación era de rigor y tantas cosas más que también se llevó el viento. Firpito era uno de esos personajes realmente inolvidables para quienes lo conocieron. Si en el cuadrilátero no tuvo mayor éxito, en la calle tampoco le fue mejor, aunque sí fue muy popular. Se ganaba la vida con trabajos de fortuna, y uno de ellos era hacer siluetas con tijeras en papel negro. Nunca perdió su sonrisa ni su cigarrillo ordinario entre los labios. De pronto desapareció de las esquinas centrales donde tenía sus oficinas . La miseria había acabado por ganarle la pelea. La de si

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.