LA DELINCUENCIA HOSTIGA EN LA 15

LA DELINCUENCIA HOSTIGA EN LA 15

Los propietarios de establecimientos comerciales de la carrera 15, viven con el credo en la boca, aunque un importante número de ellos lo niegue o le reste trascendencia al fenómeno. Se trata de que por la carrera 15, entre las calles 72 y 127, deambulan noche y día delincuentes de menor cuantía, gamines, locos y similares, que piden limosna con escopeta , raponean o, en el mejor de los casos, escandalizan y hostilizan a las clientelas.

23 de enero 1991 , 12:00 a.m.

En el sector de la carrera 7a. a la Avenida Caracas y de la calle 72 a la 127, hay cientos de negocios tales como oficinas, almacenes, consultorios, librerías, restaurantes y semejantes. En una carta al Alcalde Mayor, fechada en agosto, se dice que piden protección doscientos establecimientos.

La ciudadanía se considera sin amparo, porque no obstante la existencia de varios Comandos de Atención Inmediata (CAI), estos no acuden con la atención esperada. El colmo de las causas de la zozobra es el de que los gamines quitan la comida y la bebida de los platos del cliente.

Las ladrones roban los radios, los espejos, los cocuyos y otros elementos de los carros estacionados en las zonas azules, se llevan los cubiertos de los comedores o se alzan con el dinero que en determinado momento una señora saca para dar trueques.

Suele suceder que los hombres y las mujeres que cruzan por frente a los establecimientos provistos de costales, envían a los niños a pedir comida, y si no se les da de inmediato, entran los adultos e insultan a los dueños. O se les encaran en forma humillante. Se han robado las carteleras que anuncian los negocios. Hace poco arancaron la placa del consultorio de un odontólogo, en la carrera 15, al norte de la calle 79. Es común también que el personaje acostumbre a sentarse, pedir servicio y marcharse sin pagar.

Las circunstancias resumidas han provocado alguna reacción de los afectados. En una cuadra, ocho almacenes pagan desde hace dos meses un celador armado, en el día, y ello hace que la gente reconozca una disminución del problema allí. Otros confían en los anuncios de la Policia sobre incremento del pie de fuerza, y los terceros sencillamente dicen que saben administrar la limosna y están tranquilos.

Pero, en general, subsiste el ambiente que en agosto pasado se reflejó en el siguiente párrafo de la carta al Alcalde: Pedimos mayor vigilancia de la Policía en las vías públicas, cerca a los establecimientos que laboran en los horarios diurnos y nocturnos con el fin de evitar los escándalos callejeros, la presencia de delincuentes, travestis, prostitutas y gamines que ocasionan robos en los negocios .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.