Secciones
Síguenos en:
UNA ALIANZA CON MUCHO CEREBRO

UNA ALIANZA CON MUCHO CEREBRO

Trescientos diseñadores de tres compañías, International Business Machines Corporation (IBM), Motorola Inc. y Apple Computer Inc., están tratando de transformar el corazón de la industria de los computadores: el negocio de los chips. Ellos trabajan en un proyecto llamado Somerset, cuya meta es socavar el dominio de la empresa que ha fabricado el cerebro del 85 por ciento de los 100 millones de computadores personales que se calcula existen hoy: Intel Corporation. La alianza pretende nada menos que fijar un nuevo estándar en el mercado de los procesadores.

La publicación The New York Times dice que quienes establecen los estándares tecnológicos tienen el poder y logran los mayores beneficios de la industria de los computadores. Y mientras IBM, Motorola y Apple son centros de poder, otros poseen los estándares dominantes en hardware y software: Intel domina el mercado de los chips, el cerebro de los PC, y Microsoft Corporation establece el estándar en sistemas operacionales, el software que controla las funciones básicas en los PC .

Con ello en mente, los coqueteos que llevaron a esta alianza se inciaron en febrero de 1991. Y este mes se vieron los frutos. Ya comenzaron los despachos de muestra de la primera generación de una familia llamada chip Power PC.

El Power PC 601 es el primero de los chips desarrollados por la alianza. Apple asegura que en 1994 construirá un millón de máquinas basadas en él. IBM, por su parte, tiene proyectado lanzar estaciones de trabajo basadas en el 601, a finales de este año. Adicionalmente, media docena de fabricantes de computadores están experimentando con él.

Tiene 2.8 millones de transistores y la mitad del tamaño del Pentium, el último y más poderoso chip de Intel, pero, según The New York Times, su potencia es casi equivalente a la del Pentium.

Su precio, para las versiones de diferentes velocidades, oscila entre 275 y 380 dólares, mucho menos que las versiones Pentium, cuyos precios están entre 880 y 980 dólares.

Dado el poderoso respaldo de IBM, Motorola y Apple, se considera que el Power PC tiene una mejor posibilidad que otras ofertas de chips RISC como los de las compañías MIPS, Digital Equipment, Hewlett-Packard y Sun Microsystems , dice la publicación.

No acaba de aparecer el primer hijo , y ya están en desarrollo otras tres generaciones, cuyas muestras se esperan para finales de 1993 o comienzos de 1994.

Uno es el 603, dirigido a máquinas portátiles, computadores tipo libreta de apuntes y máquinas de escritorio de nivel básico. Es más barato, más pequeño y utiliza menos potencia que el 601. Las versiones de muestra podrían estar listas a finales de este año.

Otro es el Power PC 604. Es un procesador de rango medio, que se utilizará en computadores de escritorio y algunas estaciones de trabajo. Las muestras estarán terminadas a comienzos de 1994, y se encontrará en funcionamiento a finales de 1994 o comienzos de 1995.

El último de ellos es el 620, un chip de 64 bits dirigido al mercado de las estaciones de trabajo. No llegará al mercado antes de 1995.

La clave: software Para The New York Times, Intel conserva una valiosa ventaja en esa lucha, pero no debido a aspectos como tecnología o precios.

De hecho, el Power PC tiene una amplia ventaja de precio por casi el mismo desempeño. El liderazgo se debe a que Intel es el que ha establecido los estándares actuales. La mayoría de los PC del mundo opera con chips de Intel y se han escrito montañas de software para esos chips. La necesidad de modificar el software para que opere en un chip con una arquitectura diferente, como el Power PC, podría ser un gran obstáculo para la alianza Somerset , dice.

Es un círculo vicioso: si la industria le ve a los chips Power PC pinta de ganadores, o sea si se augura que la arquitectura del chip se usará en millones de computadores, las compañías que producen software aplicativo se asegurarán de que su software trabaje en los Power PC.

Y los fabricantes de computadores no usarán los chips en sus máquinas, a menos que estos procesadores den muestras de tener el respaldo de la industria del software.

Si se fracasa, el mercado de la familia se vería reducido a los computadores de Apple e IBM.

Lo que hay en juego Motorola busca ganar terreno frente a Intel, quien le tomó ventaja en el negocio de los microprocesadores desde 1981, cuando IBM fabricó el primer PC y escogió a Intel como su proveedor, en lugar de Motorola. Hoy, los procesadores de Motorola son los cerebros de los computadores de Apple, una tajada grande, pero lejana de la de Intel, que conserva el 85 por ciento del mercado.

Sinembargo, Motorola es un gigante electrónico diversificado que fabrica todo tipo de cosas, desde teléfonos celulares hasta repuestos para automóviles. IBM y Apple, como compañías de computadores, arriesgan mucho más. Podrían convertirse en ensambladores de máquinas basadas en tecnologías suministradas por Intel y Microsoft , dice el periódico.

En ello coincide Richard Shaffer, de Technologic Partners, una firma de consultoría de Nueva York: A menos que IBM y Apple puedan sacudirse de esto, están condenadas a márgenes de utilidad bajos en su negocio básico .

Apple está en una situación similar a la de Sony con el negocio de las videograbadoras, hace unos años. Apple, un pionero de la industria con clientes fervientemente dedicados, ve que sus máquinas Macintosh resultan afectadas por los productores de PC que operan con chips Intel, igual que el formato Beta de Sony le abrió el camino a las máquinas VHS de Matsushita Group. , dice el periódico.

La meta de Apple es, entonces, lograr a través de Somerset que más fabricantes de computadores adopten la arquitectura de chips utilizada en las máquinas de Apple. Logrando eso, se expandiría el mercado para el fuerte de Apple, según muchos analistas: el software que hace sus máquinas muy fáciles de usar.

Por los lados de IBM, los esfuerzos alrededor de Somerset son más significativos. De acuerdo con The New York Times, es el centro de la estrategia de IBM por mantenerse como una compañía gigante, recuperarse en términos financieros y recobrar el control del futuro tecnológico.

Los chips que se están desarrollando en Somerset serán la parte central del rango total de las ofertas de IBM, desde computadores portátiles capaces de reconocer comandos hablados o escritos, hasta las máquinas más grandes , dice el periódico.

Al producir una familia de chips que compartan una tecnología similar, llamada Informática de Conjunto Reducido de Instrucciones (RISC), IBM espera reducir sus costos de desarrollo y aumentar su eficiencia en la producción.

RISC es un enfoque más reciente de diseño de microprocesadores que el de Intel, conocido como Informática de Conjunto Complejo de Instrucciones (CISC). Al usar RISC, los diseñadores pueden reducir el conjunto de comandos que va al procesador, aumentando así la velocidad del chip y reduciendo su tamaño.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.