POLICÍA ASUME EL RETO DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL

POLICÍA ASUME EL RETO DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL

Con la graduación de los primeros 36 oficiales para la investigación criminal de alto perfil, la Policía asumió ayer el reto de colocar a las unidades especiales al mismo nivel de preparación científica de organizaciones como la Scotland Yard de Inglaterra. Los oficiales: cuatro mayores, catorce capitanes, doce tenientes y seis subtenientes, serán los nuevos jefes para las cinco unidades de Policía Judicial de Orden Público que operarán en el país.

23 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Sobre esas unidades descansa la responsabilidad de dar piso al sistema acusatorio en Colombia, pues serán las encargadas de recoger pruebas en la etapa de investigación preliminar, tarea que venían cumpliendo los jueces, para entregar elementos a los fiscales de los procesos.

Los nuevos investigadores, altamente capacitados en inteligencia, balística, laboratorio, indagación preliminar y química forense, estarán facultados para asumir las investigaciones de Orden Público en cinco regionales de Cali, Barranquilla, Cúcuta, Medellín y Bogotá.

Esas regionales, que empezarán a operar en quince días, contarán con un grupo de estas unidades investigativas, clasificadas en tres categorías: Especial, tipo I y tipo II, de acuerdo con el volumen de procesos, la frecuencia en la comisión de los delitos y otras variantes.

Las especiales tendrán en total 206 expertos y grupos en tareas de investigación judicial, de inteligencia, de vigilancia privada para los jueces. Además de especialistas en laboratorio, pruebas técnicas, estadística, archivos delincuenciales, retratos hablados, antecedentes y otros elementos que puedan complementar la tarea de investigación.

Las tipo I estarán integradas en conjunto por 128 investigadores y las tipo II por 96 hombres.

Las unidades tendrán a su disposición un laboratorio central, en cada regional, que deberá aportar a las investigaciones pruebas de química forense, bacteriología, toxicología, física, balística, fotografía, explosivos y documentología.

Los puntos de mira sobre los que se ciernen los objetivos de las unidades son el narcotráfico, el homicidio, las lesiones personales, el enriquecimiento ilícito, la extorsión y el secuestro, el terrorismo y los grupos de justicia privada.

En tal sentido, corresponderá a las regionales de Orden Público realizar toda la investigación en los procesos para presentar un informe con pruebas contundentes que permitirán evaluar al juez la culpabilidad o inocencia del procesado.

En desarrollo de las investigaciones desarrolladas, las unidades podrán recibir bajo juramento denuncias, efectuar levantamientos de cadáveres, inspecciones a los sitios del delito, tomar huellas, levantar croquis, ordenar pruebas técnicas, escuchar testimonios; recibir por escrito la confesión de los implicados cuando estos acepten, y recolectar huellas y elementos que puedan servir al desarrollo de la investigación.

En relación con las capturas y las retenciones a que pueden dar pie las investigaciones, estos registros deberán ser informados al representante de la Procuraduría y a los jueces que controlan esas diligencias.

Todas serán regidas por las normas legales vigentes y cada regional tendrá que responder penal y disciplinariamente por los excesos en la práctica de las operaciones. Investigación vs crimen La conformación de las unidades hace parte de las proyecciones del Estatuto para la Defensa de la Justicia y busca establecer una infraestructura moderna en la lucha contra el crimen.

La Policía, mediante la resolución 12293, ordena la conformación de la Dirección Nacional de Policía Judicial de Orden Público para establecer las unidades, integradas por miembros del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), el Cuerpo Técnico de Policía Judicial, la Sijin y la Dijin.

La infraestructura tiene dos bases fundamentales para su funcionamiento: la subdirección de Policía Judicial y la subdirección administrativa y de Información.

La Subdirección de Policía Judicial estará a cargo de los diferentes grupos de investigación. También tendrá control sobre la sección técnica que maneja los archivos delincuenciales, diligencias judiciales, microfilmación y sala técnica.

La otra subdirección centralizará sus acciones en la obtención de información. Contará con una sección de inteligencia que organizará una red de informantes y colaboradores para la recolección, registro, evaluación y análisis de datos. No habrá fracaso El Procurador General de la Nación, Carlos Gustavo Arrieta, dijo ayer que el país se ha enrumbado en un proyecto nuevo que se concentra en el fortalecimiento de la capacidad investigativa de la Policía Judicial , tras referirse a la creación de las Unidades de Policía Judicial de Orden Público.

Arrieta dijo que el proyecto de otorgarle mayores facultades a la Policía para la investigación judicial ha sido criticado, pero indicó que esa institución debe enfrentar el reto de demostrar su capacidad en la lucha contra el crimen. Añadió que no existen riesgos de que el proyecto fracase.

Agregó que está seguro del éxito porque en sus manos y en los mejores fiscales de la Procuraduría estarán los resultados de las acciones .

Afirmó que los resultados de las investigaciones deben ser el fruto de los esfuerzos conjuntos de la Procuraduría y los miembros de las unidades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.