MACABRA PRÁCTICA CRIMINAL

MACABRA PRÁCTICA CRIMINAL

Tres heridas en el pecho con un puñal y otra con un proyectil de arma de fuego en el ojo derecho no fueron suficientes, el cuerpo del menor de edad Jeison Leonardo Barreto Bermúdez fue descuartizado en siete partes, las empacaron en dos bolsas negras y las arrojaron en una calle del barrio El Embudo de Villavicencio. (VER GRAFICO: LESIONES FATALES - TIPOS DE HOMICIDIOS)

04 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Tres heridas en el pecho con un puñal y otra con un proyectil de arma de fuego en el ojo derecho no fueron suficientes, el cuerpo del menor de edad Jeison Leonardo Barreto Bermúdez fue descuartizado en siete partes, las empacaron en dos bolsas negras y las arrojaron en una calle del barrio El Embudo de Villavicencio.

(VER GRAFICO: LESIONES FATALES - TIPOS DE HOMICIDIOS).

Veintitrés días después, el homicidio ocurrió el 12 de mayo pasado, los villavicenses no salen de su asombró por las características como ocurrió ese atroz crimen.

El mismo día del asesinato, efectivos del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía detuvieron a Fernando Alonso Betancourt Benítez y a un menor de edad, quienes al parecer estaban transportando el cuerpo de la víctima en las bolsas.

La semana pasada un fiscal de Villavicencio profirió medida de aseguramiento contra Betancourt Benítez como presunto responsable de los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas.

Entre las pruebas aportadas a la investigación se tuvieron en cuenta las versiones entregadas por los vecinos del lugar, toda vez que las bolsas fueron arrojadas en una calle cerca de la residencia donde se habría perpetrado el crimen.

De igual modo, expertos del CTI de Bogotá realizaron una prueba técnica denominada como Flurosceína, realizada con químicos de óxidos, en la que se encontraron rastros de sangre de la víctima en la sala de la residencia del sindicado.

Betancourt Bermúdez está privado de la libertad en la cárcel de Villavicencio, mientras que el menor de edad detenido se encuentra a disposición de un juzgado de menores de la ciudad.

Los investigadores de la muerte de Jeison Leonardo no quisieron referirse a los motivos que provocaron la ejecución del crimen, para evitar entorpecer la investigación.

No obstante, Llano 7 días consultó a un profesional conocedor de este tipo de comportamientos criminales que pidió reserva de su identidad, y quien señaló que el descuartizamiento de una persona puede tener varias causas.

La primera puede ser la de ocultar el crimen como resultado de un enfrentamiento entre contradictores o bandas de delincuentes.

En concepto del experto, el homicidio también puede estar precedido de delitos sexuales cuyo comportamiento se puede considerar como sádico criminal.

El ejemplo más reciente que tuvo la ciudad y el país es el caso de Luis Alfredo Garavito Cubillos, quien para comerte los crímenes se embriagaba, llevaba a las víctimas a matas de monte donde hubiera plantas con espinas para rasgarse su piel. Así sentía placer haciéndose daño así mismo y a su víctima, contaron en su momento los investigadores que conocieron ese caso.

Los descuatizamientos también se producen en los practicantes de ritos satánicos, también en aquellos que realizan laceraciones en áreas genitales. Luego, los autores del crimen tratan de deshacerse del cadáver, aseguró el experto.

Este tipo de homicidios, agregó, también ocurren dentro del contexto perverso de la guerra por el enfrentamiento entre personas de diferentes bandos en las que se manejan una serie de normas y éticas dentro del mismo conflicto.

El caso más evidente es el que ocurrió en 1997 durante la masacre de Mapiripán con los actos crueles perversos al vencido. Allí, los cadáveres de los derrotados fueron descuartizados y luego jugaron fútbol con sus cabezas.

De acuerdo con las indagaciones realizadas por Llano 7 días, en los últimos cinco años no se había registrado un crimen en la ciudad con estas características.

Sin embargo, este semanario corroboró con las cifras estadísticas (ver gráficas) del Instituto de Medicina Legal seccional Meta la manera como se ha incrementado el número de homicidios en la ciudad, especialmente por la utilización de armas de fuego.

Y aunque el caso del descuartizamiento en el barrio El Embudo parece ser un hecho aislado en Villavicencio, el análisis del experto y el creciente índice de homicidios violentos, permiten concluir que la espiral de la violencia en el Llano sigue aumentando en forma preocupante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.