LA INMUNIDAD DE PATARROYO

LA INMUNIDAD DE PATARROYO

No hay científico colombiano más reconocido y condecorado. El Rey de España, la Organización Mundial para la Salud, el Congreso de Italia y los últimos cinco presidentes de Colombia, de los que es amigo, le reconocen su aporte a la ciencia.

02 de junio 2002 , 12:00 a.m.

No hay científico colombiano más reconocido y condecorado. El Rey de España, la Organización Mundial para la Salud, el Congreso de Italia y los últimos cinco presidentes de Colombia, de los que es amigo, le reconocen su aporte a la ciencia.

A pesar de ello, Manuel Elkin Patarroyo, que a sus 55 años de vida tiene en su palmarés premios como el Príncipe de Asturias, el Robert Koch, el Ciudad de Edimburgo, es hoy epicentro de un creciente debate dentro de la comunidad científica criolla.

En la última década, dicen algunos científicos, este médico que no ha cursado un solo doctorado pero tienen 25 honoris causa de importantes universidades-York, Atenas, Valladolid...- ha recibido más de 36 mil millones de pesos del erario, burlando los filtros previstos por el propio Estado para distribuir el paupérrimo presupuesto para investigación científica.

Incluso, miembros del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en Salud (CNCTS), -que fija el plan nacional de desarrollo en esa área- cocinan una carta de protesta al Gobierno por lo que consideran la desconcertante repartición de los recursos estatales para promover investigaciones.

El Gobierno, en medio de la pelea y representado en la cartera de Salud, asegura que, por lo menos, durante esta administración el desembolso de recursos a Patarroyo se ha ceñido a las normas de contratación.

Pero para los consejeros las cifras hablan solas. Dicen que Patarroyo se llevó el año pasado una tajada que supera todo el presupuesto que Colciencias recibió para repartir entre el resto de científicos del país.

La tajada.

Conciencias distribuyó 7.000 millones de pesos entre 78 de los 400 investigadores que pidieron recursos, mientras que Patarroyo, sin acudir a convocatorias, obtuvo 7.840 millones de pesos.

Ese dinero estatal se canalizó a través de una entidad privada -la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia- creada en marzo del 2001 por Patarroyo y su esposa, su hermana, su hijo y ex mandatarios colombianos.

Pero la garrotera no es solo por la partida del año pasado.

El dinero entregado a Patarroyo en los últimos cinco años constituye entre el 80 y el 95 por ciento del total de los recursos destinados a investigaciones en salud.

Patarroyo reconoce que en ese lapso recibió 21.750 millones de pesos, pero asegura que es una cifra mínima comparada con los 112 mil millones de pesos que, según él, invierten cada año universidades, fundaciones y otros entes en investigaciones biomédicas o los 650 mil millones del Producto Interno Bruto destinados a ciencia y tecnología.

Agrega que con el dinero que recibe debe sostener investigaciones y colaboradores -115-, pagar el mantenimiento de las instalaciones y difundir su trabajo.

Añade que él no capta, como otros, contrapartidas de universidades como la del Valle, Industrial de Santander o de Antioquia. Que muestren resultados , riposta (ver entrevista).

Quién lo ronda?.

Lo cierto es que el malestar entre científicos se hizo más evidente al saber que, mientras a Patarroyo, con una orden, se le darán otros 6.000 millones de pesos este año, los 78 beneficiados de Colciencias tuvieron que someterse a un concurso de más de ocho meses y a calificaciones, para recibir partidas cercanas a los 200 millones de pesos.

Pero los científicos no son los únicos en quejarse.

En el 2001, cuando Sara Ordóñez era ministra de Salud, se opuso a que se le dieran dineros del Fondo Interministerial y exigió vigilancia sobre la ejecución de los recursos. Néstor Avila, interventor de algunos de los contratos del científico, le objetó gastos no legales.

Pago a cigarrerías, supermercados, banquetes, flores, alfombras y costos laborales... fueron más de 100 millones de pesos que no podían cubrirse con plata del fisco.

Margarita de Botero, ex jefe de planeación de esa cartera, reconoció presiones para que se le giraran recursos a Patarroyo y dijo que su intento por distribuir equitativamente los dineros y evaluar el impacto de las investigaciones, se tomaron como una pelea personal.

Hoy, funcionarios de ese Ministerio, que pidieron el anonimato, aseguran que si bien esa cartera ha manifestado reservas, sigue dándole plata a Patarroyo y dejando sin dinero a proyectos propios, como la evaluación de tecnología biomédica en ultrasonido y el desarrollo de la metodología para establecer tarifas de salud.

Patarroyo señala que no le ha quitado plata a nadie, que las observaciones de Avila fueron contestadas y que devolvió los gastos que no correspondían. Y aunque Margarita de Botero dice que cuando ella llegó al Ministerio, el Inmunológico ya estaba al borde del colapso, el científico manifiesta que ella intentó torpedearlo.

Investigadores de universidades públicas y privadas coinciden en la falta de equidad en la distribución de dinero (ver recuadro).

A la queja, el viceministro de Salud contesta que desconoce cómo se entregaron antes los recursos a Patarroyo, pero garantiza que hoy hay informes serios.

En ese sentido, Carlos Jaramillo, director del Instituto de Virología de la Universidad El Bosque, exigió al Consejo Nacional de Ciencia en Salud que explicara quién evaluó científicamente el proyecto que recibió la mayor parte de dineros del erario el año pasado y por qué a un solo investigador se le da más dinero que a 400 que se someten a la ley.

Sócrates Herrera, PHD y director del Instituto de Investigaciones Inmunológicas de la Universidad del Valle que ya está probando su vacuna contra la malaria, cree que hay exclusivismo.

No puede pensarse en una ciencia y en una tecnología serias donde un investigador recibe dinero sin evaluación técnica ni científica y amenaza con irse del país si le niegan el bombón .

Iván Darío Vélez, director del Programa de estudio y control de enfermedades tropicales de la Universidad de Antioquia, dice que lo normal es que los proyectos científicos se evalúen como lo exigen las normas internacionales pero, asegura, predomina la politiquería, a la que no escapa Colciencias.

La polémica hasta ahora comienza.

REACCIONES.

- Carlos Jaramillo.

Instituto de Virología U. El Bosque.

El problema no es Patarroyo; es que haya un sistema de financiación para 300 investigadores y otro para uno solo, además con visos de inconstitucionalidad. No puede seguir ocurriendo que si uno tiene padrino lo financien y si no, no tiene oportunidad.

- Patricio López.

Consejero de Ciencia en Salud y UIS.

Aunque soy extranjero, uno no entiende por qué el Instituto de Patarroyo, uno de los más productivos, no se ha sometido a concurso y recibe una cantidad similar de dinero a la que le entregan a 70 investigadores.

- Roberto Esguerra.

Consejero de Ciencia en Salud.

Un país pobre como Colombia hace un gran esfuerzo para destinar recursos para investigación en salud y a ellos deben tener acceso todos los investigadores con las mismas reglas de juego, auditorias y evaluaciones.

- Iván Vélez.

Director PECET, U. De Antioquia.

El ideal sería un procedimiento transparente, con evaluadores claros y distribución equitativa, pero predomina la politiquería. Si no le dan a Patarroyo los recursos, se pierden o se van para otras cosas y su labor científica es de avanzada.

- Sócrates Herrera.

Instituto de Inmunología Univalle.

A nosotros no nos afecta que le den todos los recursos a Patarroyo, pero al país sí le está haciendo daño, es un precedente funesto. No creo que la excelencia se logre financiando a uno solo. Así no saldremos del subdesarrollo.

- Hernán Villa-Roel.

Consejero en Salud.

Me parece inequitativo que un solo investigador reciba lo que reciben 78. También hay inequidad en que esos recursos siguen unas normativas mientras que los otros recursos no siguen el proceso de calificación.

FOTO/Jaime Garca EL TIEMPO.

Las protestas al Gobierno sern oficializadas en las prximas semanas. Ministerio de Salud dice que est tranquilo por la manera como se estn entregando y vigilando las partidas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.