VLADIMIR , PIEZA 14 DE LOS CALVOS

VLADIMIR , PIEZA 14 DE LOS CALVOS

A medida que avanzan las indagaciones contra Los Calvos y se eleva el número de capturas -14 hasta hoy-, fiscales, técnicos judiciales y agentes secretos están seguros de encontrarse frente a un verdaderos ejército del hampa.

02 de junio 2002 , 12:00 a. m.

A medida que avanzan las indagaciones contra Los Calvos y se eleva el número de capturas -14 hasta hoy-, fiscales, técnicos judiciales y agentes secretos están seguros de encontrarse frente a un verdaderos ejército del hampa.

Más de 500 delincuentes -sostiene un investigador- integran Los Calvos . Desde jaladores de carros y asaltantes de vehículos de valores hasta extorsionistas y secuestradores, y desde pistoleros hasta miembros activos de la policía y ex policías hasta ex agentes de la antigua Dirección de Instrucción Criminal.

Milicianos, miembros de La Terraza de Medellín, comerciantes clandestinos de los Sanandresitos, gatilleros de Coscuez y Muzo y técnicos frustrados en telecomunicaciones, hacen parte de la red.

Es una telaraña sin una cabeza identificada, pero con los tentáculos de un pulpo en actividades delictivas diversas.

Al comienzo creímos que se trataba de una pequeña banda de secuestradores. Hoy, con 14 detenidos, establecimos que hay mucha delincuencia pesada. Se unieron para lograr dar golpes más contundentes , dice uno de los investigadores.

Las pesquisas se han extendido por Bogotá, Neiva, Villavicencio, Florencia, Leticia, Puerto Asís, Cali, Popayán, Pasto y Pereira, entre otras ciudades.

Calvosi tienen conexiones con redes de sicarios de Medellín; están relacionados con ajustes de cuentas en los Llanos; negocian con los jaladores de carros del eje cafetero; ofrecen servicios de vigilancia a camiones que transportan contrabando de electrodomésticos y armas desde Buenaventura hacia el centro del país, y están relacionados con grupos de sicarios de Cali , sostienen hoy los detectives del caso.

El último capturado es un hombre identificado como Orlando Zárate López, miembro de las Farc y enlace clave entre los guerrilleros y los delincuentes citadinos.

Y así como ocurrió con Rodrigo Bermúdez Molina, El Capi y José Héber Pacheco López, los ex policías que terminaron por confesar su participación en el secuestro del japonés Shikao Muramatsu, los informantes que condujeron a Zárate han descrito a las autoridades cómo coordinaba él operaciones de plagio.

Los seguimientos.

Zárate, de 32 años, nacido en La Palma (Cundinamarca) y uno de los más cercanos hombres al secretariado de las Farc, era el encargado de la estrategia para infiltrar empresas y negocios de las potenciales víctimas, rastrear sus pasos, determinar su verdadero capital y establecer el monto de lo que podrían pagar como rescate luego de ser secuestrados.

Según los investigadores, Zárate López, a quien las Farc bautizaron como el Zar del secuestro , contrataba la interceptación de líneas telefónicas; pagaba a milicianos para que vigilaran los movimientos de sus víctimas; compraba armas y explosivos para hacer las operaciones, y era quien coordinaba la logística de los secuestros y las extorsiones, pagaba a informantes, ordenaba seguimientos y manejaba a los encargados de hacer inteligencia a los futuros plagiados.

Inclusive, los investigadores tratan de establecer versiones entregadas por informantes que señalan que Zárate López, conocido en la guerrilla como Vladimir , le pagaba a miembros activos de la Policía y el Ejército y a funcionarios de la Dian y de otros organismos oficiales para que suministraran información clave sobre las personas a las que estaban siguiendo.

La investigación.

Por información de testigos, de víctimas y de cómplices, nos dimos cuenta que estabamos frente a un tipo clave, y que Los Calvos eran una megaempresa que coordinaba toda clase de vueltas , dice otro investigador.

Sin embargo, el caso solo entró en la recta final cuando Zárate fracasó en el intento de secuestro de un comerciante de San Andresito. Los escoltas de la víctima elegida reaccionaron y Zárate terminó con un balazo en el cuello.

Sus cómplices, lo llevaron al Hospital de la Samaritana y, según los agentes del DAS, responsables de realizar las labores de inteligencia, milicianos de las Farc asumieron literalmente la protección de Zárate.

Tuvo, dentro y fuera del centro asistencial, por lo menos tres anillos de seguridad de más de 50 personas. Eso demuestra su importancia en las Farc , explica un detective del DAS.

Tras ocho días de seguimientos y la noticia que el guerrillero pensaba volarse disfrazado de mujer, un comando del DAS se tomó el hospital y lo capturó. Curiosamente, la detención sólo pudo realizarse después de ir habitación tras habitación, pues Zárate había sido cambiado de un piso a otro.

Desde entonces, permanece en los calabozos del DAS, en donde se ha convertido en una papa caliente para el organismo.

La Fiscalía se negó a trasladarlo a una celda en el pabellón de máxima seguridad de la cárcel La Modelo de Bogotá. Argumenta que hay un plan de las Farc para liberarlo en medio de una espectacular operación tipo comando.

Zárate recibió ya medida se aseguramiento por parte de la Fiscalía, pero lo trascendental de su caso es que como ninguno otro ha puesto a las autoridades en la cacería de una organización cuya magnitud era hasta hoy literalmente desconocida.

LOS TESTIGOS.

La Fiscalía General de la Nación dictó medida de aseguramiento contra Orlando Zárate López basado en testimonios rendidos por milicianos reinsertados y habitantes de las zonas a donde fue visto llevando secuestrados.

Según los testigos que se presentaron ante la Fiscalía, Zárate frecuentaba a varios comandantes guerrilleros de frentes que operan en las goteras de Bogotá y Cundinamarca.

Aseguran además, que él es el directo responsable del plagio del industrial japonés Shikao Muramatsu, ocurrido el 22 de febrero del 2001 en el norte de Bogotá. Dicen que su actuación en ese plagio le valió múltiples reconocimientos por parte de los comandantes guerrilleros.

Aseguran que Zárate era el encargado de llevar los secuestrados a los frentes 22, 42 y Policarpa Salavarrieta de las Farc.

La Fiscalía consideró también como prueba para dictar la medida de aseguramiento, los reportes de inteligencia del DAS en los que se advierten las actividades de Vladimir , entre ellas el intento de secuestro de un comerciante en el sur de Bogotá, en donde recibió dos balazos en el cuello.

Para la Fiscalía, hay pruebas para asegurar que el capturado es, evidentemente, integrante de las Farc, con la misión específica de realizar secuestros.

En la primera indagatoria que Zárate López rindió ante los fiscales, dijo desconocer los hechos y advierte que nunca ha participado en actividades de secuestro o extorsión.

FOTO/Milton Daz EL TIEMPO.

Orlando Martnez Lpez, Vladimir , permanece en los calabozos del DAS. Los organismos de seguridad advirtieron que un comando de las Farc pretenda sacarlos de la crcel La Modelo de Bogot , a donde iba a ser trasladado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.