CARLOS ANDRÉS, EL PUENTERO

CARLOS ANDRÉS, EL PUENTERO

El pasado mes de septiembre, cuando Carlos Andrés Barrera, un joven de 32 años, llegó a la vereda Mercadillo de Cáqueza y le dijo a la comunidad que él les construiría el puente que estaban necesitando desde hacía más de 30 años, y lo mejor, que esta obra no les costaría un solo peso, más de uno lo tachó de cuentero y hubo varios que llegaron a pensar que se trataba de otro de los tantos políticos que cada cierto tiempo llegaba a la zona a recaudar votos.

30 de noviembre 2002 , 12:00 a.m.

Sin embargo, Barrera hizo caso omiso a los comentarios y de manera clara y sencilla les dijo: si quieren un puente, tienen que hacer dos huecos muy profundos, conseguir mucha arena y algunas piedras .

La explicación no fue muy convincente para algunos, sin embargo, la idea les quedó sonando y a los dos días Barrera recibió la llamada de varios campesinos quienes le dijeron que ya habían excavado y que el material solicitado se encontraba al lado del río.

Así las cosas, Barrera puso manos a la obra . Con tubos de acero que desechan las empresas petroleras, en cuatro días, este ingeniero eléctrico, socorrista de la Cruz Roja y puentero profesional, no sólo realizó una obra de ingeniería, sino que además le devolvió la ilusión a esta comunidad, que ha llorado a varias personas que perdieron la vida en su intento por cruzar el río a través de una polea colgada a un cable.

Un arduo trabajo Los patios del colegio Salesiano San Juan Bosco de Bogotá fueron acondicionados como taller para hacer el ensamblaje de las estructuras, que fueron transportadas hasta la vereda Mercadillo.

Allí, mientras los hombres cargaban la tubería, las mujeres lijaban y los niños pintaban.

El 20 de octubre todo quedó listo, unos haciendo más fuerza que otros lograron que la estructura quedara en los huecos de más de dos metros de profundidad y los amarres sujetos. Al fondo, los aplausos y las gritos de los habitantes: Tenemos puente, tenemos puente! Y es que ese día no lo va a olvidar ningún habitante de la vereda Mercadillo, para quienes Carlos Andrés les llegó como caído del cielo .

Creíamos que eso era imposible, sin embargo, hoy tenemos un puente que soporta hasta una tonelada de peso y nos comunicará, de por vida, a la vereda con el casco urbano de Cáqueza , manifestaron algunos lugareños.

Barrera no es dueño de una empresa de ingenieros ni mucho menos tiene un emporio, simplemente, este joven, lo único que tiene es buena voluntad para quien la mejor recompensa es una sonrisa de la gente a la que puede ayudar.

Este hobby nació hace tres años, cuando en una de sus labores como socorrista conoció a Tonny, el suizo quien desempeña esa misma labor, pero a nivel mundial y con mucho más apoyo.

El mérito no es para mí. Yo lo único que hago es indicarle a la gente como deben hacerlo. Tonny me revisa los planos y me indica cómo voy en el proceso afirma Barrera, mientras enseña las fotos de otros siete puentes que ha construido a lo largo y ancho de todo el país.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.