CAQUETÁ ESTÁ SECUESTRADO

CAQUETÁ ESTÁ SECUESTRADO

Caquetá está secuestrado. La frase es recurrente en Florencia, la capital, una frágil trinchera de la que casi nadie se atreve a salir, porque aventurarse por las carreteras del departamento significa echarse la soga al cuello.

09 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Caquetá está secuestrado. La frase es recurrente en Florencia, la capital, una frágil trinchera de la que casi nadie se atreve a salir, porque aventurarse por las carreteras del departamento significa echarse la soga al cuello.

Pero los 300 mil caqueteños no están sitiados desde esta semana, cuando las amenazas de las Farc ahuyentaron prácticamente a todas las autoridades civiles de sus 16 municipios.

Este despeje a la brava , como muchos lo llaman aquí, es apenas la punta del iceberg que tiene congelados del miedo a los habitantes de este territorio de 88.965 kilómetros cuadrados, un poco más del doble que la antigua zona de distensión.

La guerrilla venía imponiendo un cogobierno en la sombra , afirma un concejal que pidió la reserva de su nombre. Esto significa, por ejemplo, poder citar a los alcaldes a discreción. El que no asiste termina muerto, como les ocurrió a dos mandatarios consecutivos de Puerto Rico en menos de cinco meses.

Pero acudir tampoco da ninguna garantía: Luis Carlos Caro, alcalde de Solita, perdió la vida el miércoles, después de cumplir una de esas citas. En total, son cinco los mandatarios asesinados en los últimos diez meses.

Simultáneamente, la justicia también fue atada de manos. De nueve municipios que la Fiscalía llegó a cubrir con sus unidades (1995) se ha pasado a cuatro, a punta de bombas y disparos.

En los otros cinco ahora se investiga a control remoto, desde Florencia, donde los expertos tratan de resolver casos con los expedientes que les llegan de las cabeceras municipales, levantados frecuentemente por personas sin la técnica necesaria.

La impunidad es rampante , concluye un funcionario del CTI, trasladado hace tres meses a la capital del departamento, después de que las autoridades encontraron dos explosivos junto a la puerta de su oficina.

El investigador calcula que el 80 por ciento de los delitos que se cometen en Caquetá están relacionados con la guerra.

Vivir con miedo.

Por supuesto, el Estado no es el único desplazado del Caquetá. Junto con los alcaldes, fiscales y concejales, a Florencia han llegado más de 10 mil personas en los últimos meses. Esto quiere decir que los desplazados constituyen hoy al menos el 10 por ciento de la población de esta ciudad.

Aquí se juntan el hambre y las ganas de comer, pues los pobres históricos de la capital entran en conflicto con los desplazados por las pocas monedas que la sociedad florenciana puede regalar.

Acostumbrados al dinero que los narcotraficantes pusieron a circular desde comienzos de los 90, los caqueteños perdieron el ritmo económico hace tres años, cuando las Farc se apoderaron del lucrativo negocio. Por eso ya no resulta extraño que cada día quiebre una empresa, según el cálculo de un funcionario de la Gobernación.

Pero quizá lo peor de todo sea tener que vivir con miedo. El obispo de la diócesis de Florencia, Fabián Marulanda, afirma que en la ciudad hay informantes que se venden al mejor postor y que le hacen evocar una frase de Mussolini: Silencio. El enemigo te escucha .

El licenciado Juan Antonio León, director del Observatorio Sociopolítico de la Universidad de la Amazonia, dice que ni siquiera en el ámbito académico se puede hablar libremente.

Hasta la rumba se ha visto afectada. Ahora la gente se acuesta más temprano, en muchos casos porque varios locales de la Zona Rosa de Florencia han recibido amenazas por atender a presuntos miembros de las autodefensas.

Sí, Caquetá está secuestrado, y se enfrenta al mismo dilema de cualquier otro raptado: liberación o pago. Hasta el momento no parece haber un Gaula capaz de ofrecerle la primera opción. Y en cuanto a la segunda, qué se gana cuando uno mismo hace parte del rescate exigido?.

Foto John Wilson Vizcaíno / EL TIEMPO.

Jóvenes de Florencia aprovecharon el Día del Estudiante pra protestar por el abandono del Gobierno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.