EL ARMA QUE NECESITA COLOMBIA

EL ARMA QUE NECESITA COLOMBIA

Cuatro meses antes de terminar su mandato, el presidente Andrés Pastrana ha rectificado. Mejor tarde que nunca. Me alegro por él, porque lo aprecio en el terreno personal y me mortificaba verlo equivocarse en la búsqueda de una paz imposible, pero más lo celebro por los colombianos. Al fin marchan en la dirección correcta, lo que no quiere decir que no será terriblemente dolorosa. Si uno tiene cáncer, todas las terapias son devastadoras. Y los colombianos están luchando contra un cáncer social que se verifica en un dato pasmoso: es el país del planeta que reporta más hechos violentos: 71 por cada cien mil habitantes. Suráfrica, que es un espantoso matadero, sólo exhibe la mitad: 34. Rusia, que se ha vuelto un pueblo del Far West en la época de Billy the Kid, apenas 30. Un poco menos, por cierto, de los 31 de México y algo más de los 28 que arroja el peligroso manicomio del señor Chávez en Venezuela.

01 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Cuatro meses antes de terminar su mandato, el presidente Andrés Pastrana ha rectificado. Mejor tarde que nunca. Me alegro por él, porque lo aprecio en el terreno personal y me mortificaba verlo equivocarse en la búsqueda de una paz imposible, pero más lo celebro por los colombianos. Al fin marchan en la dirección correcta, lo que no quiere decir que no será terriblemente dolorosa. Si uno tiene cáncer, todas las terapias son devastadoras. Y los colombianos están luchando contra un cáncer social que se verifica en un dato pasmoso: es el país del planeta que reporta más hechos violentos: 71 por cada cien mil habitantes. Suráfrica, que es un espantoso matadero, sólo exhibe la mitad: 34. Rusia, que se ha vuelto un pueblo del Far West en la época de Billy the Kid, apenas 30. Un poco menos, por cierto, de los 31 de México y algo más de los 28 que arroja el peligroso manicomio del señor Chávez en Venezuela.

El charco de sangre que ahoga a los colombianos mil asesinatos al año, tres mil secuestrostiene varios afluentes: la narcoguerrilla comunista es el principal. Las Farc y el Eln son sus principales representantes, y mal haría el Gobierno en tratar de encontrar muchas diferencias entre los dos grupos.

A estas dos categorías sigue, en número de actos violentos, la delincuencia pura sin connotaciones ideológicas. Gentes que no pretenden cambiar el destino de Colombia sino cambiar una billetera de bolsillo, o hacerse a un automóvil, aunque para ello tengan que degollar a un niño a la salida del colegio. Pero las vinculaciones de esta canalla con la narcoguerrilla son amplias: a veces les venden los secuestrados por un módico precio.

En tercer lugar quedan los paramilitares. Duros y sanguinarios, tienen a los narcoguerrilleros como a sus peores enemigos, pero no vacilan en eliminar a los sospechosos. Lo que los diferencia de las narcoguerrillas es que carecen de proyecto político. No quieren tomar el poder para instalar una sociedad parida por la utopía marxista. Lo que quieren es matar comunistas o cualquier ser humano que se les parezca. Por último, están los barones de la droga. Unas veces junto a la narcoguerrilla, otras del brazo de los paramilitares, y siempre servidos por la delincuencia de rompe y rasga. Una deleznable gentuza.

Para ganar esa guerra, los colombianos van a tener que adaptar la legislación a la realidad del país. Colombia, por lo visto, no es el cantón de Basilea. De la misma manera que Estados Unidos examina la posibilidad de juzgar a los terroristas de Al Qaeda en tribunales militares, probablemente los colombianos se verán obligados a hacer algo similar. No tiene sentido recurrir a la pena de muerte cadáveres ya tiene que soportar el paíspero sí encerrar rápidamente en cárceles seguras y por largos periodos a los violentos de cualquier bando. Y eso lo puede hacer el ejército mucho mejor que un poder judicial como el colombiano, lento, indefenso, corrompido, atemorizado y, en ciertas instancias, penetrado por los enemigos de la democracia.

Se trata de hacer la mayor cantidad posible de justicia que permiten las circunstancias extremas del país. Lo que resulta intolerable es que el 95 por ciento de los delitos violentos cometidos en Colombia queden impunes. Ahí no hay un estado de derecho sino un estado de sitio.

En Colombia, ganar la guerra significa restituir el imperio de la ley en el país. Significa que los violentos y los delincuentes de todas las trincheras vuelvan a temerle a la autoridad. Una autoridad que no tiene que ser cruel, ni debe torturar, ni debe excederse de las normas legales. Pero las normas legales tienen que ser suficientes para enfrentar el reto de los asesinos. No es moralmente justo mandar a los soldaditos a morir por la patria y simultáneamente negarles el respaldo de la patria en el terreno institucional. A lo mejor, el último y mejor legado de Andrés Pastrana sería la vertebración de una legislación de urgencia que acompañe a las tropas al campo de batalla. Ya deja hay que decirloun ejército mucho mejor preparado que el que encontró. Saldría por una puerta más grande si ahora les desata las manos a los jueces. Necesitan esa arma desesperadamente.

(Firmas Press).

www.firmaspress.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.