MURO CONTRA LOS KAMIKAZES

MURO CONTRA LOS KAMIKAZES

Trece años después de que el mundo celebró con euforia la demolición del muro que dividía a Berlín, Israel está dispuesto a construir, en menos de seis meses, una barrera física entre su territorio y el de Cisjordania, lugar habitado en su mayoría por palestinos. (VER INFOGRAFIA: EL MURO ISRAELI)

09 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Trece años después de que el mundo celebró con euforia la demolición del muro que dividía a Berlín, Israel está dispuesto a construir, en menos de seis meses, una barrera física entre su territorio y el de Cisjordania, lugar habitado en su mayoría por palestinos.

(VER INFOGRAFIA: EL MURO ISRAELI).

Mientras en el caso de la capital alemana, la Alemania comunista mantuvo en pie el histórico muro para evitar el contagio del capitalismo; el argumento de Israel es, aparentemente, otro: garantizar que los kamikazes palestinos no puedan llegar a sus ciudades.

"El objetivo del proyecto es construir un obstáculo continuo que pondrá fin a la insoportable facilidad con la que los autores de los atentados se infiltran en Israel", explicó a la radio militar, Yossi Vardi, asesor del ministro de Defensa israelí, Benjamin Ben Eliezer.

El bloqueo sistemático de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos; la crítica situación de violencia en la región surgida de la Intifada palestina (desde septiembre del 2000) y de las incursiones israelíes en territorios de la Autonomía Palestina; y la larga lista de los atentados de suicidas que solo el miércoles pasado dejaron a 17 israelíes muertos en Meggido, revivieron la vieja idea de la separación física entre los dos pueblos.

Según Vardi, será una obra defensiva continua que consistirá en un conjunto combinado de defensas, cierres, trincheras, así como "muros en los sectores más sensibles", todo ello vigilado por "sistemas electrónicos sofisticados".

Algo parecido existe ya en las fronteras de Israel con Jordania, Líbano y Siria.

Según los cálculos, la barrera se extenderá a lo largo de 350 kilómetros, estará lista en unos seis meses y costará más de 200 millones de dólares (unos 460.000 millones de pesos).

El muro, o las vallas de defensa pasarán por lugares especialmente sensibles en donde los kamikazes palestinos han burlado fácilmente la seguridad y han detonado sus cargas mortales.

Los tres lugares donde se hará mayor énfasis serán la meseta costera de Sharon, franja territorial de entre 15 a 30 km entre el mar Mediterráneo y Cisjordania habitada por un tercio de la población total de Israel. Ese sector comprende las ciudades de Netanya, Tel Aviv, Rishon el Zion y Petah Tikva, donde fueron perpetrados durante las últimas semanas la mayoría de los atentados suicidas (ver mapa).

El otro lugar es la zona de Umm el Fahem, donde ya ha habido numerosos hechos de violencia. Esta región es especialmente sensible por su cercanía con Jenin, para Israel la gran cuna del terrorismo palestino .

Y finalmente está la ciudad santa de Jerusalén. Desde que estalló la Intifada ya se habían construido algunas defensas alrededor de ella. Y desde el pasado 15 de abril se levanta ya un muro de separación.

A pesar de que los argumentos de seguridad que parece exhibir el proyecto son consistentes, muchas son las voces que no ven conveniente tamaña empresa no solo por los altos costos en épocas de crisis económica en Israel, sino por motivos políticos.

Para algunos diputados derechistas un muro u otro elemento separatorio se convierte de hecho en una frontera entre Israel y Cisjordania, lo que dejaría aislados a los asentamientos israelíes ubicados del lado palestino. Esta es la razón por la que las asociaciones que reúnen a cerca de 200 mil colonos se oponen fuertemente al proyecto.

Eso sin pensar en los miles de palestinos que derivan su sustento del trabajo que se les da en Israel. Eso significaría un estrangulamiento aún mayor de la economía de los palestinos, de por sí precaria desde antes de la Intifada.

Estamos hablando de una separación sólo por razones de seguridad, no políticas o diplomáticas , aclaró Ben Eliezer.

Al fin y al cabo, como dice otro diputado, sería como poner un muro o una valla en lugar de las barreras humanas que hace tiempo tienen las fuerzas armadas de Israel a lo largo de lalínea verdei que separa a Israel de Cisjordania.

Otra propuesta, es la del diputado laborista Jaim Ramon, que propuso un plan de separación que incluye el desmantelamiento de los asentamientos de Israel en Cisjordania.

Y hay otra moción que apoya la construcción del muro, pero solo en aquellos sectores sensibles, no en la totalidad de la Línea verde . Es decir, solo en aquellos lugares donde las ciudades palestinas son muy cercanas a las israelíes.

El director general del ministerio de Seguridad, Amos Yaron no está de acuerdo: Sería como construir una puerta de acero en medio del desierto , dijo.

Hasta el momento, el gabinete de seguridad israelí ya ha aprobado un muro de 57 kilómetros, pero la cúpula del Ministerio de Seguridad considera que es urgente ir más allá y dar ya el visto bueno a un proyecto más detallado.

De momento, el primer ministro, Ariel Sharon, no ha dado aún su aval a la totalidad del proyecto.

Las desventajas son evidentes. Una muralla puede ser trepada, los dispositivos electrónicos pueden ser destruidos, inclusive, con piedras, y se necesitarían cerca de mil efectivos para cuidar la separación.

Ya hay varias empresas de seguridad que están desarrollando ideas para hacer de este muro algo inexpugnable.

Proponen sistemas de detección de movimientos, sistemas infrarrojos de identificación y sistemas de radar en miniatura, entre otros, todo para evitar que los extremistas palestinos, los mismos que camuflan un cinturón de explosivos bajo sus ropas, puedan pasar.

Los otros muros.

Aunque muros y murallas se pueden encontrar en América, Europa y Asia, como monumentos históricos de la época de señores feudales y de conquistas, son dos los más destacados en la era moderna.

EL MURO DE BERLIN. Entre el establecimiento de la República Democrática Alemana (RDA, comunista) en 1949 y mediados de 1961, al menos 2,7 millones de personas abandonaron el país, la mayoría a través de Berlín Occidental. En la noche del 13 de agosto de 1961, los soldados de la RDA construyeron fortificaciones temporales que fueron rápidamente sustituidas por un muro de hormigón de 47 km de longitud y 4 metros de altura alrededor del Berlín Occidental y dejaron sólo dos puntos de paso, muy custodiados, entre las dos partes de la ciudad. Los alemanes orientales argumentaron que era una medida antifascista tomada para evitar una invasión por parte de la República Federal de Alemania, pero otros interpretaron que se trataba de evitar fugas y mantener aislados a la gente de la RDA. Se estima que, entre 1961 y 1989, cuando fue demolido el muro, al menos 70 personas murieron al intentar cruzarlo. Su caída simbolizó el fin de los regímenes comunistas en Europa Oriental.

LA GRAN MURALLA CHINA. En los siglos VII y IV a.C, los principados feudales de China construyeron murallas para protegerse de tribus nómadas del norte de China: hunos, tártaros, manchúes y mongoles. El trabajo sistemático de construcción de la muralla- uniendo las murallas ya existentes- comenzó hacia el año 221 a.C., después de que Qin Shi Huangdi unificó China bajo su dominio, y finalizó hacia el 204 a.C. Tiene una extensión total de más de 5.000 km, desde Shanhaiguan en el oriente hasta Jiayuguan en el occidente. Atraviesa seis provincias y un municipio. A pesar de su tamaño, se dice, nunca fue una defensa segura contra la amenaza nómada, con la que sólo pudieron acabar las graduales campañas de los emperadores Qing, descendientes de los invasores del norte. Si se levantara una muralla de un metro de grueso y cinco metros de alto con los ladrillos, piedras y tierra de la Gran Muralla, se daría más de una vuelta al mundo. La Gran Muralla está compuesta de muros, pasos, atalayas y torres. Mide a lo ancho de 4,6 a 9,1 metros en su base y se estrecha hasta 3,7 metros en la parte más alta. La altura media es de 7,6 metros. En los pasos, levantados generalmente en los caminos importantes y protegidos por varios muros, se acantonaba el ejército imperial.

FOTO.

A JUICIO DE ALGUNOS diputados israelíes el muro lo único que haría sería remplazar sobre el terreno la línea de separación que ya tienen estructuradas las fuerzas armadas de Israel.

AFP.

EN ISRAEL se piensa que una barrera de separación evitaría el paso de los suicidas palestinos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.