MI JEFE TIENE LA EDAD DE MI HIJO!

MI JEFE TIENE LA EDAD DE MI HIJO!

A los 27 años, Daniel Samper Ospina llegó a la dirección de la revista Soho y recuerda que en los primeros días, de su nuevo cargo pidió una nota sobre los árbitros de fútbol: una crónica desde que salían de la casa o del hotel hasta que se terminaba el partido.

02 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

A los 27 años, Daniel Samper Ospina llegó a la dirección de la revista Soho y recuerda que en los primeros días, de su nuevo cargo pidió una nota sobre los árbitros de fútbol: una crónica desde que salían de la casa o del hotel hasta que se terminaba el partido.

Tres días antes del cierre, el editor de la sección donde debía ir el reportaje, mayor que Samper, le argumentó que el tema era malo y tenía uno mejor.

Samper contrató un fotógrafo externo, obtuvo los permisos respectivos y un día antes del cierre invitó a almorzar al editor en cuestión, le mostró el reportaje y sólo le dijo: Cuando no quieran hacer algo me lo dicen, y yo lo hago .

La charla fue en los mejores términos y el joven director demostró que se podía imponer autoridad sin dañar la relación y en beneficio de todos.

Supo, entonces, que su corta edad enfrentada a la de la gente que coordina (la mayoría mayor) podía ser un impedimento. Pero utilicé el arma de la seducción para imponerme. Además, mi terquedad está primero, lo que no quiere decir que utilice mensajes dictatoriales. Más bien convincentes .

Y además aprendió y sigue aprendiendo de la experiencia de sus compañeros. Porque la veteranía es importante.

Este modelo del jefe joven y los subalternos mayores se viene imponiendo en el mundo. Y aunque no convence a muchos (porque no se premia la experiencia, entre otros aspectos), ha dado resultados. Profesionales entre 24 y 30 años tienen el mando.

Pero hay problemas. El choque generacional que enfrenta a jóvenes y mayores en una empresa no es sólo asunto de edad. Los estilos de liderazgo que se contraponen son claros: paternalista y afectivo, en la antigua lógica; delegador y técnico, en el nuevo modelo.

Para el psicólogo laboral Aldo Siri, los problemas derivan de un cambio en la lógica empresarial. El modelo utilizado fue el de la familia con un jefe como padre que lo sabía todo y los subalternos como hijos que acataban .

Según Siri, las nuevas exigencias que enfrenta la empresa requieren un funcionamiento diferente. En la era de la información, el conocimiento caduca muy rápido, no hay un saber absoluto. Hoy es más importante que el jefe organice y gestione las habilidades de cada trabajador .

Alejandro Santos, director de la revista Semana, afirma que la madurez se refleja cuando hay resultados .

Santos tiene un equipo dividido: la mitad mayor y la mitad menor. A los 28 años llegó a la revista y hoy, a los 30, sigue aprendiendo de la gente de experiencia. Hay que oír mucho la sabiduría, preguntar, hablar. No es imprescindible tener puntos en común sino encontrarse en algún lado , afirma.

Su opinión es importante, porque las relaciones interpersonales pueden ser el talón de Aquiles de un superior con poca experiencia. Por eso Siri plantea que las habilidades para relacionarse con otros no forman parte de los contenidos universitarios, lo que genera un déficit al respecto.

El poder que da un cargo es sólo relativo. La verdadera influencia se ve en la interacción con los subalternos, en reconocer las mañas y administrarlas , explica.

Trabajo en equipo.

El dominio de situaciones complejas es vital en un buen resultado. Para Roberto, psicólogo laboral de 31 años, lo más importante cuando asumió una jefatura fue realizar cambios lentamente.

En carreras como el periodismo este proceso es más fácil. Gustavo Gómez llegó a la dirección de Cromos a los 33 años y desde finales de 2001 es el editor de Soho, y opina que debe llegarse no sólo a un respeto en doble vía sino que la competencia esté en lo que se escribe. Además, si uno tiene aunque sea una mínima dosis del talento de los mayores, ese respeto llega más rápido.

Siri piensa que este último aspecto es vital. Si unos tienen el conocimiento fresco, otros poseen la experiencia, en el fondo, lo importante no es la edad, sino el aporte que realicen a la empresa .

Para ayudar a la relación.

Un jefe joven debe dar menos peso a los libros y más a las relaciones personales para lograr un buen resultado. Y en ese plan anda William Shaw, gerente general de British Airways para Colombia, quien tomó este cargo interinamente a los 25 años y hoy tiene 29. La edad no es un factor influyente ni en capacidad ni en responsabilidad. Sencillamente, hay que trabajar en equipo para que todo salga bien .

Pero el asunto, más que en otro lado, está en la capacidad de reconocer que hay personas con conocimientos mayores y aprender de ellas.

Gustavo Gómez da un ejemplo: He sido jefe de personas más talentosas, audaces y con mejores fuentes. Y si uno reconoce esto y logra conectarse, el trabajo será mejor. Finalmente nadie está engañando a nadie .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.