RESPUESTA A LA GUERRILLA

RESPUESTA A LA GUERRILLA

Se ha propuesto que los independientes hagan de la elección del 10 unas primarias: que el que gane sea su candidato y se conforme un bloque en el Congreso. Se busca que la oposición al oficialismo supere la insignificancia del grupúsculo, hoy disimulada por un candidato con audiencia pero sin apoyo. Solo Gaitán o la Anapo han tenido fuerza capaz para balancear la inercia bipartidista y para llenar el vacío entre esa hegemonía y el militarismo guerrillero. Con su terrorismo económico, este llevó a bombardeos de los que no se oía desde la ofensiva contra las repúblicas independientes que originó las Farc. Votación independiente copiosa serviría como respuesta a la guerrilla y a la guerra, y para renovar el Congreso.

02 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Se ha propuesto que los independientes hagan de la elección del 10 unas primarias: que el que gane sea su candidato y se conforme un bloque en el Congreso. Se busca que la oposición al oficialismo supere la insignificancia del grupúsculo, hoy disimulada por un candidato con audiencia pero sin apoyo. Solo Gaitán o la Anapo han tenido fuerza capaz para balancear la inercia bipartidista y para llenar el vacío entre esa hegemonía y el militarismo guerrillero. Con su terrorismo económico, este llevó a bombardeos de los que no se oía desde la ofensiva contra las repúblicas independientes que originó las Farc. Votación independiente copiosa serviría como respuesta a la guerrilla y a la guerra, y para renovar el Congreso.

El clientelismo oficialista tenía antes sus listas, con programa y candidato. Hoy es la montonera de la disolución partidaria, en una fragmentación que diluye la responsabilidad y entrega el Parlamento a la compra de votos del Gobierno. No hay fiscalización sobre este y el poder judicial, dejando impune al Estado. No ha habido una sola moción de censura. El Congreso actual no puede orientar la nación porque perdió su autoridad. El país va quedando a merced de las armas, la conmoción, la orden de Washington, porque carece del órgano específico de la democracia. No solo su corrupción, también su decadencia humanística, la disolución del oficialismo, tienen al país sin deliberación política, cuando el consenso mínimo mundial es hoy la ley justa como mejor contención de la violencia.

El desfondamiento del mecanismo de representatividad explica la incredulidad en la política. La gente no se siente representada por el personalismo que secuestró al Congreso. De ahí que estén inventando instancias alternativas, como la participación, conveniente si no da en populismo o autoritarismo. En eso anda Venezuela. La democracia tiene averiado su eje más sensible que son parlamentarismo y partidos. Cuántas reformas del Congreso ha abortado el Congreso mismo? Un candidato propone revocar el Congreso, ignorando que un intento anterior terminó en reelección de los revocados. Un movimiento independiente fuerte estorbaría que el queso lo sigan cuidando los ratones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.