EUROPA NO CREE EN EJE DEL MAL

EUROPA NO CREE EN EJE DEL MAL

El matrimonio Atlántico atraviesa por una crisis. Y aunque el divorcio está descartado, hace mucho que no se veía una discusión tan fuerte y profunda entre el poderoso Tío Sam y la cartesiana Europa.

03 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

El matrimonio Atlántico atraviesa por una crisis. Y aunque el divorcio está descartado, hace mucho que no se veía una discusión tan fuerte y profunda entre el poderoso Tío Sam y la cartesiana Europa.

La manzana de la discordia es el famoso eje del mal del presidente George Bush, que ha puesto en la mira de su ejército a Irán, Irak y Corea del Norte por promover y apoyar el terrorismo internacional y constituir una amenaza para Estados Unidos . Una visión de política exterior que en esta parte del mundo ha sido calificada de simplista y peligrosa .

Hubert Védrine, canciller de Francia, fue el primero en levantar la voz: Estamos amenazados por un nuevo simplismo que reduce todos los problemas del mundo a la lucha contra el terrorismo. No podemos aceptar esa idea .

Védrine acusó a Estados Unidos de practicar un unilateralismo utilitario y vinculó el eje del mal a la necesidad de justificar un gasto militar de 379.999 millones de dólares (15 por ciento más que en período anterior) con el que, en su opinión, la administración Bush pretende satisfacer poderosos intereses , a la vez que intenta un Keynesianismo militarista para reactivar su economía.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, respondió afirmando que a Védrine se le habían subido los humos. Y añadió:Nosotros creemos en el multilateralismo. Pero cuando se trate de una cuestión de principios no dejaremos de hacer lo que estimemos justo, aunque algunos de nuestros amigos no estén de acuerdo .

Las críticas de Europa arreciaron. El comisario europeo de Asuntos Exteriores, Chris Patten, rompió su tradicional prudencia para calificar la política de Bush de absolutista y peligrosa. Mientras que el canciller alemán, Joschka Fisher, le pidió a Washingtonno confundir entre aliados y satélites, y añadió:La coalición internacional contra el terror no es para lanzar cualquier cosa contra cualquiera .

Josep Piqué, ministro de Exteriores de España y ahora ministro portavoz de los gobiernos de la Unión Europea, declaró por su parte que los 15 seguirán trabajando con Irán para reforzar el diálogo y la cooperación con ese país.

Y hasta el incondicional Reino Unido tomó distancia. El canciller Jack Straw urgió a Estados Unidos a ser cauteloso en la expansión de la guerra contra del terrorismo y pidió evidencia clara antes de adentrarse en una campaña militar. Más aún, Straw vinculó el eje del mal a las elecciones legislativas de noviembre y al deseo republicano de lograr una mayoría en el Congreso.

El debate es de fondo. Para Europa es claro que los problemas del mundo no se van a solucionar poniendo el dedo en el gatillo, y que la única forma de luchar contra el terrorismo es atacando los factores que lo generan. Adicionalmente, los europeos opinan que las listas negras sólo contribuyen a radicalizar los extremismos antioccidentales y destruyen las posibilidades de diálogo y acuerdos.

Védrine puntualizó en una entrevista con el diario Liberation que el debate le parece saludable ; que espera que ayude a Estados Unidos a hacerun uso más responsable de su poder y que no se trata de una cuestión coyuntural, ya que refleja la perplejidad europea frente a la actitud estadounidense en este y otros temas. Como el no al protocolo de Kyoto (para disminuir los gases que causan el efecto invernadero); elnoi a la Corte Penal Internacional; el no al Tratado Antiminas Personales y otros asuntos de desarme y la polémica posición estadounidense en el tema de Oriente Medio.

En realidad, lo que más preocupa a Europa es que Estados Unidos avance hacia la consolidación de un unilateralismo extremo en el que, consciente de su incontestable poderío militar, decida no volver a preguntarle a nadie sobre cómo y cuándo usar la fuerza.

Diversos columnistas europeos han señalado la evidente marginación de la OTAN en las operaciones de Afganistán como un elocuente signo de que los estadounidenses consideran a sus aliados europeos más como un estorbo que como un apoyo.

El clima de desconfianza y roces ha llegado incluso a la inteligencia . Baste recordar el escrito a favor de la guerra global contra el terrorismo que firmaron 60 intelectuales estadounidenses, y que fue publicado antes que en E.U., en Le Monde de Francia. Fue claro a quien iba dirigido.

En una entrevista con el periódico británico The Guardian, Chris Patten manifestó su temor de que se profundice la brecha filosófica entre ambas partes, con la consiguiente aparición de dos puntos de vista muy diferentes sobre el mundo a ambos lados del Atlántico. Aún así, opinó: Europa debe dejar oír su voz. No creo que mantenerse callado sea propio de unos buenos aliados .

Sin embargo, en Europa cada vez son más quienes plantean que sin una fuerza armada poderosa y moderna detrás, las opiniones del Viejo Continente, por inteligentes y justas que sean, seguirán siendo palabras al viento .

FOTO.

Una mujer iraní pasa por un mural que muestra un arma pintada con la bandera de Estados Unidos, en la pared de la antigua embajada de E.U. en Teherán. Irán fue calificado por Bush como uno de los tres países eje del mal , calificación a la cual Europa se opone

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.