YO TENGO EL PODER!

YO TENGO EL PODER!

Hay más razones que la Cuaresma para multiplicar los peces en la mesa. Estudios científicos recientes ratifican lo saludable que es incluir el pescado en la dieta alimenticia y le atribuyen nuevos poderes.

03 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Hay más razones que la Cuaresma para multiplicar los peces en la mesa. Estudios científicos recientes ratifican lo saludable que es incluir el pescado en la dieta alimenticia y le atribuyen nuevos poderes.

Las primeras investigaciones surgieron cuando los científicos se interrogaron sobre las causas de la buena salud de los japoneses y sus bajos niveles de obesidad.

La respuesta recurrente que encontraron fue el alto consumo de pescados y mariscos. Científicos del Centro Aichi para el Cáncer, en Nagoya (Japón), creen que el sushi y el pescado fresco, platos típicos de la región, son las razones para que los nipones tengan un muy bajo índice de cáncer pulmonar -incluso entre fumadores- y no estén en la lista de alto riesgo de enfermedades del corazón.

Los europeos no se quedaron atrás e iniciaron otros estudios. Uno de ellos, de la Universidad de Oxford (Gran Bretaña), concluyó que el consumo de pescado beneficia el cerebro, contribuye a mejorar la depresión, la dislexia, a corregir los trastornos de déficit de atención e incluso a disminuir el riesgo de cáncer de próstata.

Y como si todo eso fuera poco, otra investigación reciente, realizada en Dinamarca, y presentada esta semana, concluyó que las mujeres que comen bastante pescado durante el embarazo presentan menos problemas y sus bebés son saludables. El estudio mostró que aquellas que no lo consumen tienen mayor riesgo de partos prematuros y niños con bajo peso al nacer.

Cuál es el secreto?.

El pescado es rico en vitamina D, la cual regula la absorción del calcio en los huesos, y en vitamina A, que contiene carotenos que favorecen la salud de la piel y de los ojos, entre otros nutrientes, pero los científicos sospechan que su poder benéfico radica en un alto contenido de ácidos grasos omega-3 EPA y DPA.

Son grasas, conocidas como aceites esenciales que cumplen diferentes funciones en el organismo , dice la nutricionista dietista Alicia Cleves Huergo.

Contribuyen a aumentar el peso del feto, en el caso de las mujeres embarazadas, e inhiben el crecimiento de las células del cáncer de próstata y de seno, entre otros, porque evitan que el cuerpo produzca en exceso sustancias como las prostaglandinas, que los científicos han relacionado con el cáncer. Por ejemplo, las mujeres japonesas y esquimales, cuyas dietas son altas en alimentos de mar, muestran tasas inferiores de cáncer de seno, en diferentes estudios.

El pescado protege el cerebro y ayuda a combatir la depresión. "El cerebro necesita nutrientes, como glucosa y ácidos esenciales como los Omega 3, que son reconstituyentes importantes de las membranas de sus células", dice Cleves.

Igualmente, "contribuye a equilibrar la acción de un ácido (llamado araquidónico), que en los niveles inadecuados puede causar inflamación y originar trombosis, artritis y otros problemas , agrega Cleves.

En relación con el corazón, el pescado, por su bajo contenido de grasa, tiene un factor protector. Evita el aumento del colesterol malo en la sangre y favorece el bueno, disminuye los triglicéridos, atenúa la formación de placas que taponan las arterias y dificultan la circulación, y por lo tanto reduce el riesgo de enfermedad coronaria, explica la nutricionista Luz Mery Vargas, de la Secretaría Distrital de Salud.

Todos los pescados son benéficos. Por ejemplo, un estudio, realizado por el Brigham and WomenHospital, en Boston, encontró que el consumo de atún, salmón o arenque y otras especies, al menos una vez por semana, reduce el riesgo infarto.

En el estudio se hizo seguimiento a 20.551 historias clínicas. Aquellas personas que consumían pescado, al menos una vez por semana, presentaron 52 por ciento menos riesgo de sufrir ataques cardíacos que quienes lo consumían menos de una vez por mes.

Cuál es el mejor?.

En general, se considera que la mayor fuente de ácidos grasos omega-3 es el aceite de hígado de bacalao, peces que habitan en aguas frías y profundas.

Pero, también son ricos en estos benéficos ácidos las anchoas, el bagre de agua dulce, el arenque, el salmón, la trucha, el atún, el cangrejo, la langosta, el camarón, el pulpo y las ostras, entre muchas otras especies.

Por eso, el consejo de las nutricionistas es aumentar su consumo para sustituir con el pescado otras fuentes comunes de grasas saturadas, de difícil absorción y que representan algunos riesgos para la salud. "Esta es una de las recomendaciones de salud pública que se deben tener en cuenta", dice Cleves.

Pero, además, los investigadores han encontrado que el secreto no es solo comer pescado. En general, quienes lo consumen tienen también estilos de vida más saludables, como hacer ejercicio, comer frutas y verduras, dormir bien y no fumar ni beber licor.

Lo que no hay que olvidar es que el pescado es la especia animal que más fácil y rápido se deteriora. Por eso hay que tomar medidas adecuadas (ver recuadro) en el momento de la compra, la conservación,la preparación y el consumo de este alimento, para disfrutar de sus beneficios sin tener ninguna complicación o molestia.

De pesca.

*Pese a los beneficios, el consumo de pescado en Colombia es bajo. Aunque es el principal invitado a la mesa en temporada de Cuaresma y durante la Semana Santa, el consumo promedio es apenas de 6,5 kilogramos por año por persona, mientras que en Estados Unidos, Europa y países como Japón supera los 100 kilogramos.

*Los colombianos prefieren pescados de marcomo bagre,pulpo,sierra y filete de merluza; de río, como el bocachico, el bragre y el nicuro, o especies cultivadas en estanque, como la mojarra y la trucha. Igualmente se consume pescado seco, atún y sardinas.

*El pescado se debe comprar en lugares de confianza. Para determinar su frescura mire que tenga ojos de color vivo, no hundidos; que el aparato digestivo sea de color rojo, no amarillento; las escamas brillantes, no opacas, y que al hundir la carne con el dedo esta recupere la tonicidad rápidamente (si queda el hueco no es fresco). El olor no debe ser penetrante o a amoniaco.

*Si es atún en lata revise la fecha de vencimiento, y que no estén sopladas, oxidadas y no tengan abolladuras.

Fuente: Luis Gabriel Martínez, del Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.