UNA VISIÓN CONCERTADA

UNA VISIÓN CONCERTADA

En el Senado hace tránsito un proyecto de ley general de telecomunicaciones del anterior gobierno. Sin embargo, la ministra Martha de De Hart, considera que su articulado, aunque bien intencionado, no responde a los retos de la convergencia tecnológica. Confía en sustituirlo por otro que la impulse , la regule y le de estabilidad económica y jurídica.

04 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

En el Senado hace tránsito un proyecto de ley general de telecomunicaciones del anterior gobierno. Sin embargo, la ministra Martha de De Hart, considera que su articulado, aunque bien intencionado, no responde a los retos de la convergencia tecnológica. Confía en sustituirlo por otro que la impulse , la regule y le de estabilidad económica y jurídica.

Pero, además, que la normatividad responda a las necesidades de quienes son protagonistas en los nuevos escenarios: reguladores, proveedores de servicios y tecnologías y usuarios. Con este acertado criterio los invitó a intercambiar opiniones.

Los compromisarios coincidieron en que la ley tenga una visión contemporánea y global, que facilite la incorporación de Colombia a la Sociedad del Conocimiento. Concordaron en la urgencia de aprovechar las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TICs, como herramientas claves para dinamizar el desarrollo; interconectar al país; ampliar las teledensidad, tanto fija como inalámbrica; facilitar la participación ciudadana y mejorar el nivel de vida de todos los colombianos.

Convinieron en la necesidad de que el Estado intervenga en forma mas activa y eficaz para garantizar la prestación de los servicios, con mejor calidad y tarifas más económicas, para que los usuarios se beneficien con la multioferta y apliquen su capacidad de selección. Asimismo aconsejaron apuntalar la estabilidad empresarial, la transparencia tributaria y la seguridad jurídica para el capital y la comercialización. En fin, proyectar procedimientos claros, expeditos y sencillos, en un marco de real y leal competencia.

Recomendaron que ésta nueva normatividad se aplique como Política de Estado y, que, en ella se considere al sector como instrumento de servicio y no como simple fuente de ingresos, maximizando los beneficios sociales y no los ingresos fiscales. Ideal convertible en realidad: habilitaciones legales que permitan la libre prestación de servicios, tanto en contenidos como en aplicaciones.

Confiamos en que el Congreso sea receptivo a este esfuerzo concertado de la señora Ministra. Será su responsabilidad que el proyecto, en su tránsito parlamentario, no termine convertido en colcha de retazos y, menos, en enjambre de de todos los pelambres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.