LAS CARAS OPUESTAS DEL PROGRESO

LAS CARAS OPUESTAS DEL PROGRESO

Durante años, la televisión gobernó sin rival como la más grande fabricante de vagos y tontos de la historia, y su innegable capacidad para atrofiar generaciones completas de jóvenes nunca pasó desapercibida. Sin embargo, en opinión de analistas, las nuevas tecnologías amenazan con desplazarla del trono.

04 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Durante años, la televisión gobernó sin rival como la más grande fabricante de vagos y tontos de la historia, y su innegable capacidad para atrofiar generaciones completas de jóvenes nunca pasó desapercibida. Sin embargo, en opinión de analistas, las nuevas tecnologías amenazan con desplazarla del trono.

De hecho, según Patricio Espinoza, profesor de la Universidad Católica de Santiago de Chile, a pesar de que herramientas como Internet se han convertido en pilares fundamentales de la vida moderna, también deben ser consideradas una amenaza para la vida inteligente tal cual hoy la conocemos.

La razón, señala el experto, es que a causa de instrumentos como los correctores ortográficos, los traductores automáticos en línea y los programas de mensajería instantánea, miles de personas han confiado a sus computadores las labores que antes debían efectuar por sí mismos.

Sin ir más lejos -agrega-, basta observar a los compañeros de oficina y estudiantes que prefieren intercambiar correos electrónicos para preguntar a qué hora almuerzan, a pesar de estar sentados uno al lado de otro . Por comportamientos como ese, se calcula que la mitad de los mensajes enviados a través de Internet son totalmente inútiles.

Esto puede entenderse, señalan los sicólogos, si se tiene en cuenta que la mayoría de las personas de hoy reaccionan a estímulos muy diferentes a los que marcaban el comportamiento del género humano hace apenas unas décadas. Todo se reduce a términos evolutivos -sostiene Sofía Moreno, sicóloga de la universidad de los Andes y preocupada madre de familia-. Los adultos jóvenes que hoy manejan la tecnología en sus trabajos y estudios no alcanzaron a conocer estas herramientas en su niñez .

Así las cosas, asegura, Se trata de una generación intermedia que tuvo que adaptarse a un ambiente altamente tecnológico a pesar de haber sido criada en un contexto diferente. A ellos se les enseñó, por ejemplo, que escribir con buena letra era importante, pero en la actualidad difícilmente escriben más de unas páginas con su propio puño.

De cualquier forma, hay quienes piensan que gran parte de la labor de los educadores de hoy radica en salvar ese eslabón de la cadena para que se convierta en el grupo que formará a los jóvenes de mañana.

Alberto Forero, catedrático de la Universidad de la Sabana, opina que es necesario reformar las estructuras de enseñanza, de manera que la tecnología sea comprendida como un instrumento indispensable, pero que no deja de ser sólo una herramienta.

Sin duda, la tecnología no puede ser considerada enemiga del aprendizaje. En cambio, debe ser entendida como un aliado con grandes posibilidades de los siempre nobles fines de la enseñanza. Dada la necesidad -finaliza Forero- de elevar los niveles de calidad de la educación, no podemos darnos el lujo de desaprovechar una herramienta con tal potencial didáctico y formativo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.