HONGOS,UN ASUNTO DE TRATAMIENTO EN PAREJA

HONGOS,UN ASUNTO DE TRATAMIENTO EN PAREJA

En efecto: los hongos no piden más que encontrar nuevos ambientes para instalarse y multiplicarse. Y qué ambiente , más propicio que una vagina en la que se reúnen las condiciones ideales para un hábitat micótico: humedad y calor.

20 de febrero 2002 , 12:00 a. m.

En efecto: los hongos no piden más que encontrar nuevos ambientes para instalarse y multiplicarse. Y qué ambiente , más propicio que una vagina en la que se reúnen las condiciones ideales para un hábitat micótico: humedad y calor.

Y de allí, muy fácil es pasar a la pareja cuando se tienen relaciones sexuales. En ese sentido, la vaginitis producida por hongos interesa a la pareja. Y no únicamente a la mujer.

Sin embargo, la vaginitis no es únicamente producida por hongos. Existen varias causas, algunas de ellas menos frecuentes, que deben ser examinada por un médico, confirmada con un examen de laboratorio y luego tratada por el especialista. Porque en sí, una vaginitis no es grave si se trata a tiempo y en forma adecuada. Pero si se descuida, puede traer consecuencias tan graves como la esterilidad, enfermedad pélvica inflamatoria y, en las mujeres en gestación, complicaciones durante el embarazo por infección del líquido amniótico.

La vaginitis es una infección que se produce en la vagina y vulva de la mujer. Afecta a cualquier mujer y a cualquier edad. En las jóvenes, suele provenir de hongos, infecciones o como reacción alérgica a ciertos productos que se aplican localmente. En las mujeres mayores, puede ser, además, consecuencia de cambios hormonales que acompañan el climaterio.

Cómo se detecta una vaginitis?.

Los síntomas son diversos, sin embargo, entre los principales, se incluyen: la presencia de flujo o secreciones vaginales, rasquiña, irritación y ardor al orinar.

En tiempos normales, toda mujer produce secreciones vaginales. Es normal, sobre todo cuando son claras, no tienen olor ni se acompañan de otros síntomas. Esos flujos pueden incrementarse en épocas de ovulación, durante el embarazo, en momentos de estrés intenso y con el uso de anticonceptivos orales.

La señal de alarma se presenta cuando el flujo sufre cambios tanto en su consistencia como en su color, olor y frecuencia de secreción. A ese momento, es imprescindible consultar con el ginecólogo.

Causas más frecuentes.

Si bien los síntomas de la vaginitis son semejantes en casi todos los casos, la diferencia se encuentra en las causas. Allí surge la primera advertencia: es inútil tratar de aplicarse medicamentos recomendados por una amiga o familiar o por el droguista. Los antimicóticos son excelentes pero sólo actúan si la causa son hongos. Y si hay una infección por hongos, un antibiótico acaba siendo totalmente ineficiente. En cualquiera de las circunstancias lo único que se logra es demorar el tratamiento adecuando y poner en riesgo su salud.

La vaginitis puede ser producida por:.

Hongos, entre los cuales la Cándida albicans es el más frecuente. Surgen por causas tales como mantener la ropa interior mojada sin cambiarse, salir de la piscina o del mar y dejar que el traje de baño se seque sobre el cuerpo; no secarse bien cuando se toma una ducha; relaciones sexuales o contactos íntimos con personas infectadas. La ropa demasiado ajustada y los materiales sintéticos en los interiores dan igualmente origen a una proliferación de hongos. Se recomienda usar ropa interior de algodón o que, por lo menos, tenga este material en la parte interna que cubre el área.

Bacterias (vaginosis bacteriana, candidiasis en la vulva y la vagina o infección por tricomoniasis). Aquí se habla de una infección como tal que se caracteriza por la alteración de la flora bacterial que normalmente se encuentra en los órganos afectados. Dependiendo del caso, puede ser tratada con antibióticos tomados oralmente. Las principales causas incluyen la falta de higiene, el uso de duchas vaginales sin la debida precaución de aseo, el descuido en las relaciones sexuales con personas posiblemente infectadas o que tienen una enfermedad de transmisión sexual. En este caso, es indispensable usar condones.

Alergias. Son muy frecuentes cuando se usan productos perfumados, jabones espumosos, baños de burbujas, toallas higiénicas con desodorantes o aromas, y otros productos similares. El suspender el uso de los mismos es la solución adecuada para erradicar la vaginitis

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.