FIAT INTENTA PONERSE EN MARCHA CON UN NUEVO JEFE AL VOLANTE

FIAT INTENTA PONERSE EN MARCHA CON UN NUEVO JEFE AL VOLANTE

Massimo Risi, responsable de la moderna fábrica de Fiat en esta ciudad, conoce mejor que nadie los retos que enfrenta la fabricante italiana de autos. Señalando unas gráficas que están sólo a unos metros de donde los modelos Punto salen de la cadena de montaje, muestra cómo el número de defectos de fabricación está cayendo. Pero también sabe que Fiat, conocida por la mala calidad de sus autos, se hundió en un profundo agujero en los últimos años. No seguimos las reglas tan bien como debíamos en el pasado , reconoce. Supongo que, en parte, es una cuestión cultural . (VER GRAFICO: A LA ZAGA)

12 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Massimo Risi, responsable de la moderna fábrica de Fiat en esta ciudad, conoce mejor que nadie los retos que enfrenta la fabricante italiana de autos. Señalando unas gráficas que están sólo a unos metros de donde los modelos Punto salen de la cadena de montaje, muestra cómo el número de defectos de fabricación está cayendo. Pero también sabe que Fiat, conocida por la mala calidad de sus autos, se hundió en un profundo agujero en los últimos años. No seguimos las reglas tan bien como debíamos en el pasado , reconoce. Supongo que, en parte, es una cuestión cultural .

(VER GRAFICO: A LA ZAGA).

En estos tiempos, la cultura lo es todo en Fiat. Esta vieja empresa, mimada por el gobierno, está ahora mostrando algunas señales de cambio. Fiat ha anunciado un amplio plan de recuperación para su atribulada división de autos, que es un 20% propiedad de General Motors; planea devolver Ferrari al mercado, y ayer anunció que el presidente ejecutivo, Paolo Cantarella, dejará su puesto pasando el relevo al presidente del consejo de administración, Paolo Fresco, el ex vicepresidente de General Electric y discípulo de Jack Welch.

Pero el cambio avanza lento. Fiat es toda una institución, y en algún momento representó un 5% del Producto Interno Bruto de Italia. Los italianos dicen, en tono de broma, que son tres las instituciones que dirigen el país:el primer ministro, el Papa y la familia Agnelli, que tiene el control de Fiat.

En el corazón del profundo examen de conciencia de Fiat se encuentra su unidad de autos. Afectada por la falta de inversiones, el exceso de dependencia en el mercado italiano y la baja calidad, la división está drenando efectivo y perdiendo cuota de mercado. Para muchos, es cada vez más evidente que la filial no tiene lugar alguno en las perspectivas de Fiat. Bajo una opción de venta que Fiat adquirió hace dos años, al vender un 20% de la división de autos a General Motors, Fiat podría forzar a GM a comprar el 80% restante a partir de enero de 2004.

Cuando llegué, ya se estaba dando un cambio de mentalidad en Fiat, y he tratado de acelerarlo , dijo Fresco en una entrevista. Pero toma tiempo cambiar una empresa, sobre todo una tan antigua como ésta .

La designación de Fresco, en 1998, tuvo desde el principio la intención de establecer una diferencia con el pasado. Fresco, de 68 años, pasó casi cuatro décadas en General Electric, donde fue uno de los primeros ejecutivos nacidos fuera de Estados Unidos en escalar a la cima de la compañía estadounidense por excelencia. Desde que logró la alianza de Fiat con GM, Fresco ha intentado americanizar la cultura empresarial de Fiat. Modernizó la forma en que la empresa escribe sus informes anuales, haciendo que parezcan más un resumen de negocios y no un complejo tratado de economía. Fiat también ha intentado volverse más transparente en el mercado, pidiendo la primera calificación de crédito a Moody s en 1999. Ahora, la compañía se enfrenta a la posibilidad de ver su deuda rebajada al estatus de basura.

Aun así, los cambios culturales no ocultan las drásticas reformas que se requieren, especialmente en Fiat Auto, que perdió unos US$407 millones en el primer trimestre. A mediados del año pasado, después de sólo unos meses como encargado de la división de autos, Giancarlo Boschetti reveló un profundo plan de reestructuración para Fiat Auto, que incluía el recorte de 3.000 puestos de trabajo y una reducción de costos de US$75 millones (aunque sin cerrar ninguna planta).

Según personas familiarizadas con la compañía, Fiat no descarta intentar vender la división de autos a GM antes de 2004, cuando tiene la opcion para ello. Pero es probable que quiera esperar un poco y ver si el plan de reestructuración de Boschetti la puede ayudar a conseguir un precio más alto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.