OTRO DOLOR DE CABEZA DE CHÁVEZ

OTRO DOLOR DE CABEZA DE CHÁVEZ

Después de seis días de protestas, directivos y trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA), la empresa más importante del país, le exigieron a la nueva junta directiva que renuncie porque consideran que no tiene los méritos necesarios.

06 de marzo 2002 , 12:00 a.m.

Después de seis días de protestas, directivos y trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA), la empresa más importante del país, le exigieron a la nueva junta directiva que renuncie porque consideran que no tiene los méritos necesarios.

Más allá de un problema obrero-patronal, se trata de una nueva manifestación contra el presidente Hugo Chávez. El mandatario nombró a una directiva ajena a la industria petrolera y desató el descontento de los miles de empleados de PDVSA, que lo acusan de politizar la empresa y no respetar la meritocracia vigente.

La tensión es tal que, según algunos entendidos, si el Presidente no echa para atrás los nombramientos - él mismo aseguró a la prensa extranjera que no lo iba a hacer- esta puede ser la pelea que le dé el golpe de gracia.

Para nadie es un secreto que a Chávez la gusta la confrontación, sin embargo, esta vez la pelea la está dando contra quienes podrían dejar a oscuras al país y frenar los grandes procesos productivos.

Primero fue el nombramiento de Gastón Parra Luzardo, un economista, como presidente y luego, el martes 26 de febrero, tomó juramento una junta que, según trabajadores y analistas locales, no tienen mérito diferente al de ser amigos del presidente Chávez.

Por eso este lunes, en el que denominaron día de la toma de PDVSA, los trabajadores entregaron una carta a esa nueva directiva, en la que le piden que con responsabilidad, conciencia y patriotismo escuchen el clamor de todos los trabajadores y renuncien.

Roberto Mandini, ex presidente de la empresa, a quien muchos consideran la punta de lanza de Chávez para desmantelar a PDVSA, cree que los problemas de las compañías deben arreglarse internamente, pero considera que la decisión de los trabajadores demuestra la frustración en que se encuentran en este momento.

La revista Primicia asegura en un informe especial que las decisiones del presidente Chávez ocasionaron un infarto en PDVSA, que podrá llevar a un alzamiento de toda la industria petrolera y que puede acabar con Chávez .

Y mientras el gobierno no dice nada, los trabajadores siguen pronunciándose. El gerente de gestión y control financiero internacional de la petrolera, Juan Fernández, dijo que las exigencias de respeto a la promoción interna y el rechazo a la politización son legítimas y que no pararán hasta que no se logre la dimisión de los nuevos directivos. Al tiempo, los trabajadores, reunidos frente a la sede principal en una zona céntrica de la ciudad, pedían respeto a la meritocracia y gritaban que no se rendirían.

Mientras tanto, el Gobierno hace gestiones para evitar que la inconformidad siga creciendo y a través del ministro de Energía y Minas, Alvaro Silva, quien habló con la televisión local, descartó que se presente un paro de la industria petrolera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.