FIN DE LETARGO EN ISLAS DEL ROSARIO

FIN DE LETARGO EN ISLAS DEL ROSARIO

El 3 de abril pasado, por primera vez en casi veinte años, una lancha con funcionarios públicos llegó al muelle de la isla Note Vendo, en el archipiélago de Nuestra Señora del Rosario.

08 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

El 3 de abril pasado, por primera vez en casi veinte años, una lancha con funcionarios públicos llegó al muelle de la isla Note Vendo, en el archipiélago de Nuestra Señora del Rosario.

Apoyados en su investidura de funcionarios del Incora, los tres ocupantes notificaron a un nativo, vigilante y único ser humano en el islote, la resolución que ordena restituir ese paraíso a la Nación y conmina a quienes hasta hoy han argumentado ser sus propietarios a salir de él.

Trámites como este se han repetido ya en 72 oportunidades en las islas de Caguamo, El Peñón o Casablanca, Islamor, Caracolí o isla San Carlos, isla San Quintín, Hotel San Pedro de Majagua, Isla Bonaire, San Antonio de Pajarales, entre otras. Su blanco son familias acaudaladas que de algún modo han usufructuado como patrimonio personal un tesoro natural de exótica belleza.

Los abogados del Incora cumplen una perentoria orden del Consejo de Estado que, el 6 de julio del 2001, advirtió que la Nación debía iniciar sin más dilaciones la recuperación de islas, islotes, morros y cayos.

Aunque en 1986, a través de dos resoluciones, el Incora exigió a los ocupantes de las islas del Rosario que presentaran títulos de propiedad emitidos antes de 1821, el proceso quedó allí. Ello, porque pocos han podido acreditar tal calidad de propietarios.

El archipiélago lo conforman 86 pequeños islotes considerados patrimonio ecológico del país y hoy en peligro. El último censo realizado por el Ministerio del Medio Ambiente, en diciembre del 2000, señala que en las Islas del Rosario y de San Bernardo hay 186 construcciones -entre casas, resorts, cabañas, chozas, chalets, espolones y muelles- que pertenecen a un número similar de personas.

Estas 186 ocupantes respaldan su posesión con supuestos títulos de propiedad o contratos de compra-venta suscritos con dueños anteriores, cuya legitimidad han puesto en entredicho las resoluciones del Incora.

Hasta la fecha, de las 72 resoluciones emitidas por el Incora han sido notificadas 62; de esas, 28 están en etapa de pruebas y solo dos se encuentran en trámite de avalúo por parte del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, para buscar que el Estado les reconozca las mejoras que los ocupantes le han hecho a las islas.

El abogado Carmelo Martínez Conn, quien apodera a 70 de los ocupantes de las islas del Rosario dijo a EL TIEMPO que los afectados creen poder probar sus derechos.

El Incora pretende demostrar que esas islas son terrenos baldíos, que están ocupados ilegalmente. Eso no es así. Ellas son propiedad privada desde el siglo 17 por decisión de la Corona Española , explica Martínez Conn.

El ex consejero de Estado asegura haber encontrado en el archivo de Sevilla (España) documentos que comprueban que esos bienes salieron del dominio español entre los siglos 16 y 17 y fueron adjudicados a uno de los conquistadores españoles que llegaron a Colombia.

Eso demuestra que esos bienes son privados desde esa época y que no son del dominio del Estado y mucho menos baldíos. El problema es de pruebas, las tenemos y ya las entregamos al Incora .

Las cédulas parecen estar escritas en Castellano del siglo 16 y solo una traducción y un examen juicioso de su originalidad podrán definir qué tanta validez pueden tener.

Por lo pronto, harto de un proceso que apenas empezó a moverse, la seccional Bolívar del Incora, ya rechazó esas pretensiones. Considera que desde 1986 ya el tema de la propiedad de las islas en favor de la Nación está definido y así se encuentra debidamente inscrito en la oficina de registro de Cartagena.

Ahora la preocupación central del Incora y de la Procuraduría es la destrucción del Parque submarino Corales de Rosario debido a las construcciones que han utilizado material de los arrecifes de coral extraídos del fondo para aumentar el área de algunas islas.

Esa riqueza es irrecuperable, y mientras termina el proceso la Procuraduría pidió al ministerio del Medio Ambiente que intervenga para evitar mayor destrucción natural.

El asunto es que, para impulsar esas recuperaciones y ejercer el control ambiental de los predios, el Incora en Bolívar solo cuenta con dos funcionarios: un abogado y un técnico agrícola.

Y la actitud de las autoridades ambientales regionales (Cardique y Damarena) es más que permisiva, en criterio de la Procuraduría. De hecho, ni siquiera han atendido las órdenes de la unidad de parques nacionales del Ministerio del Medio ambiente, que urge la demolición de varias construcciones abiertamente ilegales.

De la posición del nuevo gobierno a través del ministerio de Agricultura dependerá gran parte del futuro del proceso de recuperación.

Y es que el país enfrenta una enorme paradoja. Mientras la preocupación oficial es la destrucción de los ecosistemas, la de los particulares es quién les responderá por lo que ellos llaman mejoras: construcciones que cuestan desde 10 millones de pesos hasta los mil millones de pesos, según la Procuraduría.

LOS OCUPANTES.

Los propietarios de los 72 predios en Islas del Rosario que ya recibieron notificación del Incora son:.

Dario Sierra Velásquez (Latif-minifundio); Uribe Hnos. S., en C. (Isla Note Vendo); Marpac S.A. (Caguamo); Howard Armitage C. (San Quintín); Jorge Mattos Barrero (El Peñón); Augusto Robayo Ferro (La Perra); Augusto Robayo Ferro (Pavitos, sector 2); Rosasco Cardi y Cia. S., en C y Mónica Porasco Cardi (San Juan de Pajarales); Gilma Arango Chica y Juan Felipe Henao (Sector Caño Ratón); Conrado Villegas (La Machi - Pta. Brava); Rubi de Granados (Caño Ratón);.

Jaime Recamán Viera (Isla Santa Lucía); Vicente Trucco y otros (Villa Trucco); Germán Angulo (Kalua); Ingrid de Ramírez (Caño Ratón); Daniel Lemaitre (Cocoliso o Marianao); Hans Reynaldo Martínez Emiliani (Isla Totumo - sector Caño Ratón); Rafael Vieira (El Palmar); Antonio Turbay (Casablanca - sector Caño Ratón); Héctor Aguilar (Isla Cumbia); Señor, Bonfante (Isla grande); Peter Muck (Sector Caño Ratón); Rodrigo Puente Escallón (Bonaire); Gemán Leóngomez Matamoros (Los Totumos); Carlos Gaviria (Romance de La Turca); Blas García (Sector Caño Ratón); Mariana Medrano (Sector Caño Ratón); Hubert Beller (Punta Bella); Pedro Pablo Vélez (Sector Caño Ratón).

También están Conusa S.A. Unión de constructores (Pavitos, sector 1); Ramón del Castillo Restrepo, Ma. Teresa del Castillo y Trudel Ltda. (Isla Pirata); Víctor Porto (Isla María del Mar); Héctor Bello (Majayura); Carlos Dunoyer González (Tambito); Cecilia de la Espriella de Lemaitre (Hotel Isla del Pirata); William Farah Saker (Isla Amor); Herring Klauss (Isla Iguana); María Solis-Finn Martín (Hotel Kokomo Ltda.); Felipe Acosta (Todomar); Gerardo Rumie (Melisa del Mar); Mauricio Lemaitre (Isla Nasa); Carlos Mattos (Sector Caño Ratón); Carlos Castañeda C. (Caracolí o Casablanca); Angela Arango (El Túnel); Andrés Lisocky Fryde (Isla Fiesta); Alfonso Vargas (Isla Gloria); Rafael Vieira (San Martín de Pajarales); Roberto Fuentes Puello (Restaurante Isla Pelícano); Familia Gómez (Sector Caño Ratón); Herederos de Antonio Fuentes (Isla Pirata); Marcia Lemaitre (Sector Caño Ratón); Hotel Caribe Resort.

Además Elizabeth Zúñiga Geles (Restaurante Lizamar); Nabonasar Martínez Márquez y Susana Martínez Márquez (sin nombre); Luis Lobo Orcasitas (Hotel Isla del Sol); Sociedad Isla Media Naranja Ltda. (Isla Media Naranja); Simón Beetar (Sector Caño Ratón Iguana); Alberto Iglesias (Matamba); Flores La Conchita y Germán Ribon y S., en C. (Periquito); John Glichrist Bustamante (Gigi o sector caleta de Pajarales); Manuel Parody (Macavi); Amaury Martelo (Sector Caño Ratón); Sociedad Laguna Encantada S.A. (Hotel San Pedro de Majagua); Antonio Turbay (Sector Caño Ratón); Ramón de la Torre Lago y Ramón de la Torre Uribe (Isla Pelao o Pelícano); Sociedad Cocoliso Alcatraz y Cia. Ltda. (Hotel Cocoliso); Amaury Martelo (sin nombre); Jorge Ortiz (Yomarah); Ligia Noreña de Usuga y José María Zapata (Isla Arena); Fiduciaria Skandia Colombia (Isla San Antonio de Pajarales); Gabriel Camargo Salamanca (Suazagoza Gigi); Carlos Pacheco Sánchez y otros (Gigi); y Vladimir Mosquera (Extasis).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.