Secciones
Síguenos en:
LAS MUJERES DE FLORERO

LAS MUJERES DE FLORERO

Estamos en el 2002, el año en que elegimos Presidente, parlamentarios y en el que veremos el Mundial de Fútbol. Voy al grano porque el espacio es corto: muy mal por Horacio Serpa y por Alvaro Uribe Vélez. No aflojan en su machismo, tienen en un plano segundón al talento femenino. Ellos prefirieron a los Enrique Gómez Hurtado y Luis Guillermo Vélez, a los Fabio Echeverry y Carlos Holmes Trujillo en los altos mandos de sus campañas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de enero 2002 , 12:00 a. m.

Estamos en el 2002, el año en que elegimos Presidente, parlamentarios y en el que veremos el Mundial de Fútbol. Voy al grano porque el espacio es corto: muy mal por Horacio Serpa y por Alvaro Uribe Vélez. No aflojan en su machismo, tienen en un plano segundón al talento femenino. Ellos prefirieron a los Enrique Gómez Hurtado y Luis Guillermo Vélez, a los Fabio Echeverry y Carlos Holmes Trujillo en los altos mandos de sus campañas.

Lo veo y no lo creo: don Horacio Serpa y don Alvaro Uribe dejaron a las mujeres para una gran tarea política: poner floreros, vender boletas de rifas, organizar los banquetes. Para censurar ese machismo viene el título de esta columna: Las mujeres de florero .

Los hombres mangonean el poder en Colombia desde hace 190 años y el balance para mostrar es lamentable. Hay que darles poder a las mujeres capacitadas en economía y derecho para que cuiden el dinero público. Inexplicable que Alvaro Uribe Vélez (que tiene grandes apoyos femeninos), al nombrar la cúpula de su campaña, haya colocado a la mujer en una antipática minoría. Escogió solo una y regaló 14 puestos al sexo masculino. No habrá una voz femenina que hable por las mujeres viudas y pobres; por las embarazadas contra su voluntad; por las 300 mil jovencitas que se rebuscan su mal vivir en la prostitución infantil?.

Ojalá que Noemí Sanín desafíe al país machista, al de ideología talibán y reaccionaria, recordándole al país sensato que el 97 por ciento de los peculados, atracos y robos al dinero público son realizados por los hombres. Noemí Sanín debe convocarlas porque sabe que las mujeres profesionales no son fáciles para robar al país desde el gobierno. Les doy un dato: en los grandes peculados, en las grandes estafas a los impuestos de ustedes, digo Dragacol, Foncolpuertos, Caja Agraria, Caprecom, Telecom, la picardía masculina ha sido del ciento por ciento. Por eso es imperativo exigir más mujeres en puestos decisorios.

Tras mi alegato feminista, les recuerdo que estrenamos año con vida cara, que hay una descarada alza en los parqueaderos de automóviles. Si en el campo hay miedo a los salteadores, aquí en el pavimento hay miedo a las odiosas grúas con licencia para atropellar. Bienvenidos al 2002, que será un año tan movido como el erótico baile de la champeta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.