TAN LINDO EL GORDITO

TAN LINDO EL GORDITO

Alentadito no está el niño si es el gordo de la familia, la cuadra y el colegio. Todo lo contrario: es un muchachito mal nutrido y pésimamente alimentado. La creencia de las abuelas, de que el embarnecimiento es sinónimo de buena salud, no es cierta.

08 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

Alentadito no está el niño si es el gordo de la familia, la cuadra y el colegio. Todo lo contrario: es un muchachito mal nutrido y pésimamente alimentado. La creencia de las abuelas, de que el embarnecimiento es sinónimo de buena salud, no es cierta.

Y es que la obesidad, esa acumulación de grasa excesiva que se da por un proceso metabólico determinado, en relación con el promedio normal para la edad, el sexo y la talla de una persona, es, según el médico endocrinólogo Hernán Yupanqui, "la gran epidemia del siglo XXI y, en Colombia, hasta ahora se está considerando una enfermedad".

Mientras 4.000 niños mueren diariamente de física hambre en los países en desarrollo, un número similar está al otro lado, aumentando de peso por cuenta de la comida chatarra, el sedentarismo y la herencia genética mal manejada. Por eso, diariamente un buen número de madres que llevan a sus hijos al pediatra se encuentran con la sorpresiva noticia de que su hijo pesa más de lo que debe.

Cada día más gordos.

El exceso de comida y la falta de actividad física son los responsables de la obesidad infantil , argumenta el pediatra endocrinólogo Shookry Awadalle Salier.

Y aunque se dice que los niños con sobrepeso sufren de un problema de tiroides, eso escasamente se da. La obesidad, al menos en los infantes, muy rara vez se presenta por causas hormonales. Solo en ocasiones el hipotiroidismo puede influir, pero no causarla , afirma el médico Awadalle.

Los niños consumen muchos carbohidratos -señala Yupanqui-. De otro lado, ya no salen al parque a jugar, por problemas de seguridad, y los juegos de computador han suplido la actividad física. Entonces, es muy fácil sacar algo de la nevera, llevarlo a la silla y picar mientras está con el Play Station .

De ahí que los nutricionistas recomiendan controlar el consumo de gaseosas, pizzas, hamburguesas y papas fritas, que deben figurar muy poco en el menú familiar. A cambio, es importante comer proteínas (carne), así como verduras, frutas y tomar agua.

Una buena comida no debe llevar más de una harina. La sopa no es recomendable porque no alimenta, es un agua a la que siempre le incluyen muchos carbohidratos. Si hay desbalance, se genera el sobrepeso -afirma el endocrinólogo-. Si en el menú hay sopa, no servir arroz, y si se frita un plátano, evitar el arroz pues esto implica muchas harinas -agrega Yupanqui-. La sopita es buena, pero el domingo, no más .

Harinas de la abuelita.

También puede responsabilizarse de la obesidad infantil a muchas abuelas que cuidan a sus nietos mientras sus padres trabajan, porque la concepción de que gordo es igual a saludable sigue siendo válida para ellas , argumenta Awadalle .

Ponqués, brownies, galletas, helados, buñuelos... Harinas por millón hacen parte de su menú, argumentando que el niño está flaco y se puede enfermar , dice Awadalle, autor del estudio Relación directa entre el tiempo que el niño pasa con la abuela y el sobrepeso , donde se pone de manifiesto que este miembro de la familia es fundamental a la hora de revisar y cumplir la dieta.

"Ellas actúan llevadas por el amor, pensando que entre más comida den, mejor cuidados están y más sanos crecerán", afirma el médico. Y su abuso, en muchos casos, genera más de un problema.

El primer año de vida es fundamental para determinar si un niño será gordo o no. De ahí que entre los cero y los seis meses no debe dársele al menor un alimento distinto a la leche materna.

Después de esta edad se combina con las fórmulas lactosas. Y respecto a estas últimas, muchas mamás les dan el biberón azucarando la leche o preparándola en agua de panela y esto puede empezar a generar problemas de sobrepeso , señala la nutricionista Graciela Barriga, del Departamento de Nutrición de la U. Javeriana.

"Así mismo, es hora de que el niño ingiera purés de verduras, frutas y papas, y que antes del primer año haya dejado el tetero, tenga una alimentación balanceada y con hábitos alimenticios adecuados. Del mismo modo, que las horas de comida se respeten, así como los lugares", sigue.

Si hay formación en este aspecto, no habrá excesos. Porque la comida también tiene límites -sostiene la sicóloga Lucía Vargas Posada-. La nevera no debe ser el centro del hogar, sino el sitio donde se guardan los alimentos .

El hecho de comer, comer y comer le genera al niño la necesidad de llevarse constantemente algún alimento a la boca. Los menores obesos comen por obsesión y ansiedad, no son conscientes de lo que consumen , agrega Barriga.

Afecta la autoestima.

Pero la obesidad infantil no solo lleva a problemas físicos serios en el futuro, también puede afectar la salud emocional. El niño obeso comienza a ser llamado el gordo .

Se siente diferente, el que no cumple con la estética de una figura, el que es torpe en los deportes y en sus movimientos y eso afecta su autoestima , dice Vargas Posada. Por eso muchos fracasan en el colegio, o se les dañan sus relaciones interpersonales y se tornan depresivos. Además, por la misma ansiedad comen más, lo cual agrava .

De ahí la importancia de que los padres asuman una posición correcta frente al problema. Muchos expresan apoyo, pero también descalifican. Frases como el pantalón se le vería lindo si estuviera flaco lo único que hacen es bajar más el autoestima del niño , dice Vargas.

No negar la situación es parte fundamental del proceso. Si el niño es gordo, debe buscarse un tratamiento médico adecuado para que no aumente más de peso, un proceso a cargo de un grupo interdisciplinario, conformado por un pediatra, un endocrinólogo (o pediatra en esta especialidad), una nutricionista y un deportólogo, en opinión de Awadalle .

Sin embargo, el factor más importante es la familia. No sólo el papá y la mamá, sino el núcleo más cercano al niño, como tías y abuelas, porque sin su colaboración, el trabajo es nulo. Ese niño debe dejar de ser el gordito para que no deba esperar que el resto de la vida las malas consecuencias de su sobrepeso , finaliza.

PROBLEMAS A LARGO PLAZO.

Aunque las consecuencias de la obesidad no se ven sino a largo plazo, en Colombia muchos niños están presentando diabetes mellitus, por esta causa.

Esto significa que se aumenta el nivel de azúcar en la sangre y en los inicios del mal nadie se da cuenta porque no se trata de una enfermedad que dé signos de alarma contundentes. Pero los padres deben estar atentos a algunos síntomas, como por ejemplo, que los menores que la presentan toman mucha agua, tienen hambre a toda hora y orinan en exceso , advierte el endocrinólogo Hernán Yupanqui.

Al llegar a la edad adulta estos menores pueden tener aumento en los niveles de colesterol, triglicélidos e insulina, así como también disminución del flujo respiratorio e hipertensión, señala el endocrinólogo Shookry Awadalle Salier.

EL INDICE DE MASA CORPORAL.

Aunque no es la medida perfecta, es una guía para saber cómo está el peso, una fórmula matemática sugerida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se obtiene del peso en kilogramos divido por la altura en metros elevada al cuadrado.

Si el resultado está entre 20 y 25 es normal. Si se encuentra de 25 a 30 hay sobrepeso y si es mayor de 30 existe obesidad. Más de 40, obesidad mórbida o muy grave.

Por ejemplo: si la estatura de un niño es 1.31 metros y su peso da 34 kilos, hay que dividir 34 en 1,71 (altura al cuadrado, que resulta de multiplicar 1.31 por 1.31) y da un total de 25,9, que significa sobrepeso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.