RENUEVA... TÉ

RENUEVA... TÉ

Su origen es chino pero su fama se la dieron los ingleses. Sin embargo, la inmensa popularidad del té en pleno siglo XXI se debe a características que ni el mismo poeta Lu Yu, que escribió el primer libro sobre el té en el año 733, ni la Reina Isabel en sus tardes de tertulia en Buckinham Palace, lograron imaginar.

07 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

Su origen es chino pero su fama se la dieron los ingleses. Sin embargo, la inmensa popularidad del té en pleno siglo XXI se debe a características que ni el mismo poeta Lu Yu, que escribió el primer libro sobre el té en el año 733, ni la Reina Isabel en sus tardes de tertulia en Buckinham Palace, lograron imaginar.

Tomar té hoy no tiene solo que ver con el estatus social. Además de formar parte de reuniones de amigos, de familiares, también forma parte de la cotidianidad de muchas personas que en el mundo no faltan a la cita a la hora del té .

La popularidad del té negro, el té verde y el denominado té Oolong están fuera de discusión: Hoy son parte del menú de cualquier sitio que se precie de ofrecer lo último a sus clientes.

En Colombia es común encontrar una gran variedad de sabores además del tradicional té: de naranja, de limón, de manzana, de durazno y muchas otras frutas y especies que son mezcladas con esta planta para ofrecer una amplia gama de colores, aromas y sabores.

Como si fuera poco, otras bebidas han adoptado su prestigioso nombre para encontrar su lugar en el gusto de los consumidores. Es el caso de las tisanas, que no se derivan de la planta del té Camellia Sinensis (nombre científico) y que, por lo tanto no se les puede llamar té propiamente, pero que hacen parte de este auge por sus propiedades medicinales y relajantes.

La popularidad del té también tiene que ver con su globalización. De producirse únicamente en la China, en donde hasta llegó a convertirse en moneda en el año 960, hoy en día se cultiva en países de Suramérica, Asia, Africa y Oceanía.

El té y la salud.

"El té es la medicina milagrosa para el mantenimiento de la salud. Tiene el extraordinario poder de prolongar la vida". Este pensamiento forma parte del libro Mantener la salud bebiendo té, escrito en el año 1211. Ahora, a raíz de varias investigaciones, es claro que al monje budista que escribió esto no le faltaba razón.

Uno de los estudios, publicado en Archives of Internal Medicine, con experimentos realizados en ratones y comprobados en humanos concluye que tomar té negro, de forma habitual, ayuda a prevenir la arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias y la formación de depósitos de lípidos en sus paredes), uno de los principales factores de riesgo cardiovascular.

Por otra parte, acompañar esta bebida con azúcar, limón, leche o miel no afecta las cualidades protectoras del té sobre las arterias.

Mario Fernando Chaves, biólogo de la Universidad Javeriana, naturista y experto en etnomedicina, explica que el té tiene muchas propiedades terapéuticas, y que la mejor manera de utilizarlo es sin fermentar, porque al hacerlo pierde su acción antioxidante y su acción se reduce.

También se han investigado las cualidades del té verde, por sus posibles propiedades antivirales, antibacterianas y, sobre todo, antitumorales.

Según los investigadores de la Facultad de Medicina de Ohio (E.U.), las catequinas del té ( flavonoides o elementos químicos vegetales que impiden la oxidación de los lípidos en las arterias y la formación de placas que pueden obstruir el flujo sanguíneo) que se usan como astringentes para controlar la diarrea, inhiben una enzima, la uroquinasa, que es la que hace a los tumores extenderse y producir metástasis.

Además, comprobaron que estas sustancias químicas no provocaban efectos secundarios dañinos, lo que permitiría administrarlas en grandes dosis.

Otra de las propiedades que tiene esta bebida es la de ser un buen digestivo, que estimula el organismo. También es eficaz para recuperar la energía y fuerza vital gracias a la teína agrega Chaves. Es efectivo en las alteraciones alérgicas, especialmente del sistema respiratorio, ya que la teína y cafeína poseen acción reguladora sobre la excesiva constricción de los bronquios, mientras que los polifenoles (flavonoides, presentes en el té) protegen las mucosas respiratorias.

Comenta el experto, que es un excelente diurético, y ayuda ha aumentar la transpiración y por la tanto la eliminación de grasas, y da resultados en enfermedades infecciosas como el herpes. Otro uso común es para lavar los ojos y curar la conjuntivitis.

PREPARELO BIEN.

Aunque en occidente la ceremonia de la preparación del té no es tan rigurosa como en Oriente, hay algunas recomendaciones que forman parte del encanto de esta bebida.

* Calentar previamente la tetera en que se va a servir. Esto permitirá liberar todo el aroma.

* Poner una cucharada de té, o una bolsita, por cada taza que se va a servir. Tapar bien la tetera y dejar reposar durante 3 minutos. Es mejor utilizar un filtro de tela que se adapta a todas las teteras.

* Verter el agua, a punto de ebullir, sobre el té: el agua nunca debe haber hervido antes. Existen calentadores de agua que paran automáticamente a la temperatura de 95aproximadamente.

* No dejar reposar la mezcla por más de 3 a 5 minutos. Este es el límite en el que el té puede llegar a ser amargo. Claro, que también depende del gusto de quien lo va a tomar.

* El té se debe retirar de la mezcla, con eso el comensal puede repetir sin que la bebida esté demasiado fuerte.

* Las teteras de plata, peltre o acero guardan mejor el calor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.