RIESGOS, EN MANOS DE LOS BANQUEROS

RIESGOS, EN MANOS DE LOS BANQUEROS

Sobre los hombros de los banqueros quedó toda la responsabilidad de medir el riesgo de los créditos que otorgan a sus clientes, con base en las políticas que diseñen las juntas directivas de las entidades financieras.

07 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Sobre los hombros de los banqueros quedó toda la responsabilidad de medir el riesgo de los créditos que otorgan a sus clientes, con base en las políticas que diseñen las juntas directivas de las entidades financieras.

Antes, la Superintendencia Bancaria definía los parámetros a los cuales se sometían los banqueros para evaluar los riesgos por los créditos de consumo, hipotecarios y comerciales. "Esta actitud paternalista se acabó", señaló la titular de la entidad, Patricia Correa.

Ahora serán los mismos bancos los que calculen la pérdida esperada en el momento de otorgar un crédito, lo que determinará el monto de las provisiones y, por lo tanto, el nivel de pérdidas o ganancias de las instituciones financieras.

Menos regulación y una supervisión mucho más fuerte, es la nueva filosofía que aplicará la Superbancaria en cuanto a la administración del riesgo crediticio. La cartera del sistema financiero finalizó el año pasado en 48 billones de pesos, cerca del 60 por ciento del total de sus activos.

Mayor responsabilidad.

La libertad que tendrán los banqueros, que en principio no debe repercutir de manera global en la aprobación de créditos, no será gratuita: las juntas directivas tendrán una mayor responsabilidad en la marcha de sus entidades, pues tendrán que diseñar la política de gestión del riesgo, que debe quedar plasmada en un Sistema de Administración del Riesgo Crediticio (Sarc).

El Sarc, según la circular externa 11, divulgada ayer por la Superbancaria, debe tener, como mínimo, dos componentes básicos: de un lado, políticas claras de administración de riesgos, una estructura organizacional adecuada y metodologías y procesos apropiados para esa gestión y, de otro, la infraestructura y el capital humano idóneos para llevar a cabo esta tarea.

Las entidades financieras tendrán plazo hasta el 28 de junio para presentar a la Superintendencia el Sarc; de no hacerlo o de presentar un Sarc muy pobre, "lo cual es grave", dijo Correa, serán sancionadas con la exigencia de mayores provisiones que las contempladas en las normas vigentes y, eventualmente con un programa de recuperación e, incluso, con la intervención.

El 27 de junio del próximo año vence el plazo para que las entidades crediticias hayan montado las bases de datos y los sistemas de información y el Sarc haya sido probado y ajustado y se haya iniciado el cálculo de las pérdidas esperadas con la aplicación de la metodología definida.

FOTO.

Patricia Correa, Superintendente bancaria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.