LA VIDA PROPIA DE LA TEJEDORA

LA VIDA PROPIA DE LA TEJEDORA

Cuando se menciona en el medio literario La tejedora de coronas, la novela más importante de Germán Espinosa (1938), suenan alrededor expresiones de profundo respeto. Escritores y estudiosos hablan de ella como una de las joyas de la literatura colombiana del siglo XX. Algunos, como el escritor Jorge Franco, descubren en su tono el deseo de que esta obra hubiera tenido la popularidad de Cien años de soledad cuando afirman que al parecer ha sido injustamente olvidada .

07 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Cuando se menciona en el medio literario La tejedora de coronas, la novela más importante de Germán Espinosa (1938), suenan alrededor expresiones de profundo respeto. Escritores y estudiosos hablan de ella como una de las joyas de la literatura colombiana del siglo XX. Algunos, como el escritor Jorge Franco, descubren en su tono el deseo de que esta obra hubiera tenido la popularidad de Cien años de soledad cuando afirman que al parecer ha sido injustamente olvidada .

Pero, una buena obra no se deja cubrir de olvido. Por los méritos adquiridos en dos décadas rodando por el mundo, Alfaguara acaba de publicar una edición conmemorativa de esta historia que tiene como protagonista a una heroína cartagenera del siglo XVIII, Genoveva Alcocer. Entre estos méritos figura su nombramiento (1995) como Obra representativa de la humanidad por parte de la Unesco.

La tejedora de coronas tuvo una terrible primera edición, recuerda su autor: Las páginas se desprendían, el tipo de letra era difícil. Mucha gente devolvía el libro. Esto se solucionó en la segunda .

Pero el destino también se cruzó en el éxito de la segunda edición. A punto de salir a librerías, un nuevo director en la Editorial Pluma decidió que el libro era un ladrillo y ordenó encerrar todos los ejemplares en un depósito. Solo en 1986 -cuenta Espinosa-, la señora que fundó la primera librería Oma recibió un ejemplar que yo había regalado y rescató toda la edición a la quinta parte del precio que se había pensado inicialmente. Todos los libros se vendieron en tres meses .

La tejedora ha tenido lectores siempre. Incluso en Francia, donde circuló desde 1995 con el título de La carthagénoise. La crítica también la ha aplaudido. En 1982 llegó a ser finalista del Premio Rómulo Gallegos y en su momento se afirmó que el galardón había sido esquivo por problemas fronterizos entre Venezuela y Colombia y no por falta de mérito de la obra.

Novela para minorías.

También ha tropezado con editores, como los de una firma italiana, que alguna vez se negaron a traducirla alegando que no era una novela típica latinoamericana, con realismo mágico a bordo. Sin embargo, la preocupación por hacerle un lugar privilegiado, al lado de Cien años de soledad parece trasnochar más al círculo literario que a su propio autor:.

No es una novela de tipo popular -explica Espinosa-. Es para personas iniciadas en la literatura. A alguien que no sea un buen lector le cuesta trabajo leer cierto tipo de libros. Tiene que remitirse a novelas más populacheras. La tejedora de coronas fue escrita para minorías, para grandes minorías. Y de ella se han hecho 19 ediciones .

Espinosa se muestra satisfecho con la de Alfaguara. No tiene ni una sola errata , dice. Y recuerda que antes hubo tres versiones españolas plagadas de ellas. Para controlar los errores el autor de El signo del pez, Los cortejos del diablo y La balada del pajarillo tuvo que releer su obra después de años de haber evitado esa tarea.

Y sigo muy orgulloso de ese libro -agrega el escritor cartagenero-. En él logré expresar más a cabalidad lo que pienso del mundo. Desde luego, fue un libro difícil, porque era una novela del siglo XVIII, había que documentarse hasta la saciedad. Tardé más en la investigación que escribiendo. Leída ahora, me ratifica que la investigación estuvo bien hecha y la novela quedó bien lograda .

Hacia el futuro, La tejedora de coronas también tiene sus propios retos. El primero es conquistar otras lenguas. Hay proyectos de traducirla al inglés, pero no han cuajado. No es fácil conseguir traducciones para libros de tantas páginas .

- Hoy, en Bogotá, se realizará un homenaje Germán Espinosa, como presentación de la edición conmemorativa. Participarán la escritora Fanny Buitrago, la crítica literaria Luz Mery Giraldo, el periodista y director de la revista Diners Germán Santamaría y el escritor y periodista Fernando Quiroz. Hora: 7:30 p.m.

FOTO/Archivo EL TIEMPO.

Germán Espinosa sueña con ver una edición de La tejedora de coronas en inglés.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.