VENDIDOS 215 INMUEBLES

VENDIDOS 215 INMUEBLES

A las 9:15 de la mañana comenzó la subasta, después de que el presidente del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín), Héctor José Cadena abriera formalmente la sesión.

15 de junio 2002 , 12:00 a. m.

A las 9:15 de la mañana comenzó la subasta, después de que el presidente del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín), Héctor José Cadena abriera formalmente la sesión.

El salón del centro de convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada estaba a reventar. Se pondrían en venta 387 casas, bodegas, lotes, oficinas y apartamentos, que comercialmente valían 44.614 millones de pesos, pero se subastarían por 33.741 millones.

Jaime Díaz, el martillo, explicó las reglas de juego de la puja: cuando el inmueble valga hasta 50 millones de pesos, las ofertas subirán de 500 mil en 500 mil; cuando valgan hasta 100 millones se hará de millón en millón; si velen hasta 200 millones se pujará de 2 en 2 millones y después de 3 en 3 millones de pesos. Está claro?.

Primera oferta, señoras y señores, en Madelena. Calle 62 D sur, 70-22. Son 77,27 metros cuadrados. Valor comercial 35i 544.200 pesos y abro con el precio base de 26i 700.000. Quién me da la base? La base a la una, a las dos y... a las tres. Desierto!.

Lo mismo ocurrió con las siguientes cinco ofertas. La séptima, una casa en el barrio Carvajal, en el sur de la ciudad, tenía precio comercial de 37i 776.000 pesos y precio base 30 millones.

Quién me da la base? Allá me dan la base! Quién me da 30 millones 500? A la una, a las dos... Allá me dan 30 millones 500! Quién me da 31 millones? Treinta y un millones a la una, a las dos y a las tres. Adjudicada en treinta quinientos! , dijo Díaz y golpeó el martillo.

La subasta es eso: unas veces se compra por encima del precio de mercado y otras se consigue una ganga.

El que ganaba la puja pasaba a una sala contigua, silenciosa, un mundo diferente al del ruidoso salón principal. Ahí se ultimaban las promesas de compraventa.

Si el comprador-que para pujar tuvo que consignar el 20 por ciento del valor del inmueble no alcanzaba a completar el valor de puja, los bancos Granahorrar y Davivienda tenían en la sala a sus representantes. Créditos al instante. Prestaron 2.037 millones de pesos.

A las 5:30 de la tarde hubo moñona. Uno a uno, los 19 apartamentos del edificio Astoria, en Chicó Navarra en el norte de Bogotá fueron subastados. Y en solo 20 minutos, uno a uno, fueron vendidos. Se vendió el edificio completo. Apartamentos entre 52 y 110 millones de pesos.

A las 6:37 de la tarde, 9 horas después de empezada, Díaz golpeó por última vez su martillo para cerrar la sexta subasta inmobiliaria organizada por Corral Maldonado Asociados en la que varios bancos, Fogafín y la Central de Inversiones.

Venta total: 10.189 millones de pesos. Inmuebles vendidos: 215. Próxima subasta: en agosto en Bogotá y en noviembre en Medellín y Cali.

julsua@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.