ESPIGAS, REGALO PARA EL 31

ESPIGAS, REGALO PARA EL 31

Durante todos los años de su vida, desde el mes de septiembre hasta el último día de diciembre, doña Betsabé Primiciero ha tenido oficio permanente: envolver espigas de trigo.

21 de diciembre 2002 , 12:00 a.m.

Estos arreglos tienen como destino las celebraciones de Año Nuevo, cuando se regalan como ofrenda para que en los hogares no escasee la comida durante todo el año. (ver recuadro).

El trigo lo compramos en Sogamoso (Boyacá) y aquí iniciamos el trabajo que tiene varias etapas , comenta Betsabé, quien no para de trabajar mientras explica el proceso.

Lo primero consiste en retirarle todas las impurezas que trae de los trigales, como tallos y hojas secas.

Luego se hacen paquetes de unas 500 espigas que se sumergen en una solución de agua, jabón y peróxido (agua oxigenada) con el fin de limpiar las espigas y darles una tonalidad amarilla.

Una buena parte de las espigas se tiñen de varios colores, como amarillo, verde, rojo o se obvia el proceso para dejarlas de su color natural.

Para secarlas, se cuelgan en cuerdas, en sitios aireados y bajo la sombra, proceso similar al que se hace con el tabaco.

Cuando ya están secos, se llevan a una bodega, donde Betsabé, junto con sus hijos, hermanas y cuñados, se dedican a armar ramos de 15 espigas cada uno.

De verdad, son doce, pero se echan tres más por si alguna se daña , dice Betsabé, quien contrata a 30 personas más para esta tarea que hacen entre las 4 p.m. y las 10 p.m.

Listos los ramos, se empacan 500 en cajas de cartón y se despachan, con destino a la plaza de mercado de Paloquemao, en el centro de Bogotá, donde se comercializan al detal.

Betsabé y su familia, por esta época, venden 15 cajas diarias, cuyo precio anda por el suelo. Cómo se habrá puesto de malo, que hace quince años vendíamos cada ramito a 200 pesos y hoy sólo lo pagan a 80 , anota su suegro, quien también lleva toda su vida dedicado a este trabajo artesanal.

Tradición navideña De este oficio dependen varias familias del centro del país, donde la tradición hace de éste un negocio del fin de año , dice Armando Sarmiento, director de proyectos de Fenalce, el gremio de los cerealeros.

El sector no tiene una cifra estimada de cuántas personas hacen esta labor artesanal, pero cree que no se consume en el país más de una hectárea de trigo, que en espigas suman unos 2,5 millones de unidades.

Si piensa regalarlas para este Año Nuevo o desea comprarlas para su casa, las puede conseguir en varias ciudades del país: en Bogotá, unas buenas espigas se adquieren en la plaza de mercado de Paloquemao y, en Medellín, las puede encontrar en las plazas mayoristas y minoristas, en las calles aledañas a la iglesia de La Veracruz y en la calle Junín.

En Cali, en cada una de las cinco galerías de la ciudad o por la calle 14 y, en Tunja, en los centros comerciales.

Sin embargo, el pequeño y barato obsequio no escaseará, pues las esquinas de muchas ciudades de Colombia se verán inundadas de espigas el martes 31.

Tradición de 3.000 años Entre los pueblos antiguos se acostumbraban los aguinaldos (regalos) entre parientes y amigos, no el 31 de diciembre, sino el día 21, fecha que coincide con el solsticio de invierno en el hemisferio norte.

Aguinaldo viene del celta Equinand, palabra que significa regalo de Año Nuevo.

En Europa se ofrecía el trigo y en los países asiáticos se regalaba el arroz, tradición que data de más de 3.000 años , explicó el historiador colombiano Javier Ocampo López.

La costumbre fue adoptada por la iglesia, no para el solsticio, sino para el día 31 de diciembre, y fue traída por los españoles al Nuevo Mundo durante la conquista. En Colombia, se sembró trigo por primera vez en 1541.

Regalar las espigas tiene el significado de buenos augurios para la fertilidad, la amistad y para que no falte la comida en los hogares a los que se les ofrece , concluyó el historiador.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.