VOTOS POR UN MANUAL

VOTOS POR UN MANUAL

No hay un manual para cualificar al máximo nuestro voto. En las próximas elecciones, al margen de las páginas web que muestran hojas de vida y propuestas de los cerca de mil candidatos a Senado y Cámara, no hay una guía que le permita al elector asistir a las urnas plenamente confiado en que su elegido sabrá administrar ese voto de confianza por el país. Es tal el desconocimiento de los candidatos y candidatas, que ni siquiera los que buscan la reelección son identificados por los votantes.

08 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

No hay un manual para cualificar al máximo nuestro voto. En las próximas elecciones, al margen de las páginas web que muestran hojas de vida y propuestas de los cerca de mil candidatos a Senado y Cámara, no hay una guía que le permita al elector asistir a las urnas plenamente confiado en que su elegido sabrá administrar ese voto de confianza por el país. Es tal el desconocimiento de los candidatos y candidatas, que ni siquiera los que buscan la reelección son identificados por los votantes.

No está de más intentar una fórmula o, por lo menos, seguir sencillos pasos antes de marcar en el tarjetón a quien puede resultar la mejor opción o todo un fiasco.

Ser puntual en las sesiones del Congreso es una verdadera muestra de cumplimiento. El 90 por ciento de los actuales parlamentarios llegan una hora después a las sesiones, si es que llegan. Así que si su candidato es cumplido, ya tiene un punto a favor. Si además, permanece el tiempo correspondiente en la sesión, es decir, si no es de los que contestan y se van, súmele otro punto.

Esto no es suficiente. Intervenir y promover un debate bien argumentado sobre el tema que esté en discusión lo hace acreedor a otro punto. Si su candidato es de los que se quedan dormidos en el recinto, de los que permanecen conversando con sus vecinos de curul o por celular, réstele un punto. Poco se puede esperar de su gestión. Los que acostumbran a recibir prebendas, llámense cupos indicativos, contratos, cuotas en las entidades públicas y demás, tienen peligrosos vicios que atentan contra los intereses de la Nación. Un punto menos. Si su candidato ya ha sido senador o representante, revise bien qué tarea cumplió.

Tenga el máximo cuidado con los candidatos que no tienen un perfil profesional o de oficio apropiado para desempeñar bien el cargo como legislador. No es que los actores, predicadores, cantantes, locutores, presentadores de TV o reinas de belleza no puedan cumplir un papel decoroso. Pero puede resultar un experimento fallido... Casos se han visto.

En la eventualidad de que su candidato haya tenido otros cargos públicos, revise qué tal lo hizo al frente de estos, ya sea como ministro, gobernador, contralor, veedor o alcalde. Ahí está la clave para sumarle o restarle puntos. Dude de los que pasan de un bando político a otro, a la luz de las encuestas. Si es la oportunidad personal la que lo seduce, con seguridad no merece un voto de confianza.

Piénselo mucho antes de votar por alguien que le ofrece carro, casa y beca. Es muy probable que lo único que esté haciendo es comprando su voto, pero no comprometiéndose a mejorar la situación del país. Muchas palmaditas en la espalda y abrazos tampoco son buenos indicadores. Esos efusivos golpes se acabarán tan pronto tenga asegurado un puesto en el Congreso.

Tampoco se deje llevar sólo por el interés personal de conseguir un puesto. Créales sólo si ofrecen un modelo de desarrollo sostenible que genere fuentes de empleo permanentes para los colombianos.

Si después de revisar estas posibilidades su candidato suma al menos 10 puntos, no se conforme. Sígale los pasos, al igual que lo haría con un empleado en período de prueba. Recuerde que si él no está a la altura del compromiso adquirido, usted puede enmendar el error y promover la pérdida de su investidura. Esa será la única manera de transformar el Congreso.

Ah!, como se usa sugerir nombres, si no tiene tiempo para seguir los pasos sugeridos, una de las mejores opciones para el Senado puede ser Rafael Orduz Medina (692), economista, bogotano, enemigo declarado de los auxilios parlamentarios.

* Periodista. Magistrada en Ciencias Políticas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.