Secciones
Síguenos en:
TENSIÓN EN LAS ENTRAÑAS PARAS

TENSIÓN EN LAS ENTRAÑAS PARAS

La fuerza irregular más poderosa y temida del país -luego de las Farc- en la que sectores de la sociedad colombiana decidieron depositar dinero y esperanzas para lograr, a través de ellos, frenar la arremetida guerrillera que el Estado no ha logrado contener, se despedazó.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de julio 2002 , 12:00 a. m.

Tras sostener cinco años una cúpula única militar y política que intentó encarrillar a los diferentes grupos en un solo proyecto antisubversivo -las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc)-, el narcotráfico, los secuestros extorsivos y otros episodios que incomodaron a varios de sus jefes, terminaron por reventar la unión que quedó sin una cabeza visible, tras la renuncia de su jefe político, Carlos Castaño.

Marcos Romero, académico de la Universidad Nacional, asegura que la ruptura es el resultado de las fricciones entre el sector de las autodefensas que quiere aparecer como un proyecto político y los díscolos que se hallan cómodos con el desarrollo que las Auc venían teniendo .

Quieren que el Estado cuente con ellos y para eso necesitan un mínimo de respetabilidad, si pretenden ser una fuerza política y conservar su libertad personal. En general, es un intento de ganar legitimidad ante la población , opina el analista político Armando Borrero.

Lo paradójico es que esa unidad de mando, que convirtió a las Auc en un ejército devastador por sus métodos sanguinarios, era también un muro de contención para frenar su desmadre.

Por eso, la división de las Auc se está convirtiendo es una preocupación para quienes las financian o apoyan y para el país entero.

Qué va a pasar con esa fuerza? Hasta dónde su división llevará a purgas internas, bandolerización de sus hombres y fortalecimiento subversivo? Qué están pensando los jefes paras ?, son algunas de las preguntas que han empezado a circular en varios medios de comunicación y círculos de poder.

EL TIEMPO consultó a políticos cercanos a este movimiento, ganaderos, analistas y líderes de esa organización, y encontró respuesta a varios de estos interrogantes.

Reunificación? La primera conclusión a la que se llegó tras consultar incluso en las entrañas de las otrora Auc, es que su reunificación está descartada.

EL TIEMPO habló de manera confidencial con uno de los comandantes de esa organización, quien señaló que Castaño les hizo saber que él sólo volvería a representar a las Auc a la hora de defender nacional e internacionalmente la causa de la organización.

El mismo comandante añadió que es poco probable encontrar a alguien que quiera asumir el liderazgo de las Auc en el estado en que se encuentran.

Menos aún, cuando Castaño empezó a convertirse en un digno candidato a ser juzgado por el Tribunal Penal Internacional, al asumir la responsabilidad de las actuaciones de las Auc y confesar con desparpajo crímenes de todo tipo ordenados por él cuando las lideró militarmente.

Castaño ha querido salvar su responsabilidad frente al país y el mundo. El sabía que el crecimiento de las autodefensas, cuando pensó en un proyecto nacional, podría llevar a una especie de anarquía en el mando. Eso fue precisamente lo que pasó y él ya venía denunciando esas cosas. Lo de Boulton fue apenas una muestra. A dónde va a llevar esta crisis? No lo sabemos. Lo claro es el deslindamiento entre narcotráfico y delincuencia, y habrá que esperar cuántos aceptan las condiciones y cuántos se quedan por fuera , asegura Rodrigo García, reconocido ganadero de Córdoba.

Lo cierto es que la división alejaría la posibilidad de que las autodefensas pacten acuerdos para su desmovilización, pues según los convenios internacionales, para negociar con un grupo irregular es indispensable que tengan, entre otras cosas, unidad de mando y esto ya no existe en las Auc. El propio Castaño se lo reconoció a EL TIEMPO.

Si siguen ligadas con el narcotráfico y cometiendo actos delincuenciales, van a terminar igual que la guerrilla, desprestigiados y despreciados por el pueblo colombiano y, lo peor, la comunidad internacional y el gobierno les van a cerrar las puertas para una futura negociación , sentencia Max Alberto Morales, mediador entre los paras y el gobierno Samper.

Por eso, Castaño está en la tónica de suprimir masacres y vínculos con el narcotráfico, so pena de entorpecer una posible negociación de paz y de encabezar la lista de perseguidos por Estados Unidos (E.U.) que ya va a empezar a pedir en extradición a jefes narcoparamilitares - y por Colombia -que ya cuenta con el visto bueno para disponer de dineros del Plan Colombia en su persecución.

Quién manda? El otro interrogantes es si realmente Castaño dejó de mandar.

El y Salvatore Mancuso continúan teniendo bajo su mando a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu), que representan el 70 por ciento del total de hombres de las Auc.

De las otras fuerzas, que suman el 30 por ciento restante, hay algunas que seguirán bajo su sombra, porque son hijas de las Accu. De estas hacen parte las del Casanare, al mando de Martín Llanos , y el bloque centauros del Llano , que actúan en San Martín (Meta). Las primeras, ya hicieron saber que respaldan la posición de Castaño y lo acompañan en su retiro.

Hay otras que, aunque han tenido autonomía, no riñen con el jefe para . En estas se encuentran las de Puerto Boyacá y las de La Dorada.

El compromiso con Castaño es tal, que, le dijeron a este diario, prefieren no apresurarse a comentar el futuro de las Auc y optan por esperar a adoptar posturas tras reuniones que se están pactando.

Incluso, los propios subgrupos que llevaron a la atomización de las Auc, siguen reconociendo a Castaño como su comandante .

René Acosta, el Flaco , ex oficial de la policía y señalado por el propio Castaño de ser el autor del secuestro extorsivo del ganadero venezolano Richard Boulton -episodio que desencadenó la renuncia del jefe para -, dijo: Respetamos a Carlos Castaño. Por el momento somos autónomos, pero seguimos la misma política y los lineamientos de las Auc .

Una prueba de ese respeto sería el hecho de que Castaño los obligó a devolver al ganadero.

Pero el miedo a ser asesinado también puede estar detrás de las declaraciones de René Acosta.

Aunque Castaño le manifestó a este diario que hay otras normas para evitar purgas y pensar en una regeneración de tropas, no descartó que el Flaco fuera declarado objetivo militar si no se entrega a la justicia.

Y no sería la primera vez que los paras apliquen la pena de muerte a alguien de sus filas.

En 1999 y bajo el argumento de que hay casos extremos en los cuales se concibe esa decisión, la pena se le aplicó a Camilo Morantes , que por su cuenta y para su provecho, empezó a secuestrar, extorsionar y robar en Barrancabermeja y el sur del Cesar, sus áreas de influencia.

Aunque a muchos integrantes de las Auc esa decisión les sirvió para suspender este tipo de prácticas, otros se distanciaron de Castaño , dijo un político cercano a esa organización.

Por eso, no se descarta que ante las nuevas circunstancias, la Ley Morantes haga carrera.

Otros enemigos Quienes sí han tomado abiertamente distancia de las directrices de Castaño son las autodefensas de Arauca, las de la Sierra Nevada y reductos del sur de Bolívar (el bloque central Bolívar , al mando de Montañez , Tabaco y Ernesto Báez ).

Muchos de estos paramilitares se han convertido en ejércitos al servicio del narcotráfico o del mejor postor, incluida la delincuencia.

Es más, Hernán Giraldo, jefe paramilitar de la Sierra, próximamente será pedido en extradición por E.U.

Por ahora, Castaño dice que se ha llamado al orden a algunos de ellos, además, que cada quien deberá responder por esas actividades ante las autoridades, con lo que inicialmente se descarta una guerra abierta con ese sector.

No obstante, en un comunicado publicado ayer en la página de las Accu en Internet, el jefe paramilitar declaró a los narcos enemigos de las autodefensas y advirtió que los combatirá, aunque, por ahora, tan solo lo hará denunciándolos públicamente.

Pero ese tratamiento tendría que ser aplicado a todos los que se han visto enredados con la droga, incluyendo a gente muy cercana a la casa Castaño.

José Vicente, hermano mayor de Castaño, aparece en informes de autoridades colombianas y estadounidenses como un importante eslabón en la cadena de narcotraficantes que tocan a las Auc. Vicente es el estratega militar de las autodefensas, pero cuando se toca el tema de las drogas, nadie quiere hablar de él, porque todos le tememos , dijo un ganadero del sur de país que no autorizó la publicación de su nombre, y agregó que este posee un ejército similar al de su hermano Carlos.

No obstante, Castaño niega que Vicente sea narcotraficante y espera que E.U. lo compruebe.

Lo cierto es que la penetración narca y las prácticas delictivas -como los secuestros extorsivos- terminaron con el proyecto de unidad para y le podrían facilitar el trabajo a la subversión, aunque Castaño lo descarta de plano.

TRAS SANTUARIO PARAMILITAR En las últimas horas, un fiscal especial de la Unidad Nacional de Derechos Humanos de la Fiscalía le solicitó al alto mando militar que tome las acciones pertinentes para recuperar 14.000 hectáreas de tierras en el Casanare, las cuales permanecen ocupadas por un reducto de las autodefensas.

Según la Fiscalía, en las fincas Mata de Piña, La Balsa y La Sultana, con más de 14 mil hectáreas y ubicadas cerca de Paz de Ariporo, están asentados los paras y las utilizan para sus actividades ilegales. Se creen los dueños de los terrenos y del ganado que le quitaron a la familia Delgado, reconocidos ganaderos de la región, después de asesinarlos , explicó uno de los investigadores.

El grupo paramilitar, según las investigaciones, está al mando de Jesús Emiro Pereira Rivera, un hombre que, en el pasado, era de entera confianza de Carlos Castaño e incluso estuvo a punto de ingresar a su círculo familiar. Pereira fue capturado el pasado 15 de diciembre por los crímenes de tres hermanos Delgado y su padre y del ex congresista araucano Octavio Sarmiento Bohórquez. Ese episodio se sumó a la cadena de hechos que llevaron a la ruptura de las Auc.

Esta semana, una persona cercana a ese grupo del Casanare se comunicó con EL TIEMPO y aseguró que, en un intento por resarcir lo sucedido, se le devolverán las tierras a la familia Delgado. No obstante, el caso ya está en manos de la justicia penal.

- Espere mañana, Los paras en las ciudades .

FOTO/Jaime García EL TIEMPO Carlos Castaño declaró ayer a los narcotraficantes enemigos de las autodefensas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.