HÁGALE EL QUITE AL MALESTAR!

HÁGALE EL QUITE AL MALESTAR!

Saludar con las manos sucias, no tener precauciones con aparatos telefónicos y permanecer en un entorno con poca ventilación, pueden complicar su salud.

16 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Saludar con las manos sucias, no tener precauciones con aparatos telefónicos y permanecer en un entorno con poca ventilación, pueden complicar su salud.

Estas situaciones, inofensivas al parecer, colaboran en la expansión de enfermedades como la gripa y de epidemias como la influenza.

Según el médico Marco Guerrero, la gripa se reproduce por el contacto entre las personas pues, con el constante uso de las manos en diversas actividades, los virus que las producen encuentran campo para su expansión.

La sintomatología que regularmente presenta es fiebre, dolor de cabeza, malestar general, estornudos, flujo nasal, ojos llorosos, y congestión nasal. El tratamiento requiere cuidados especiales como una buena hidratación, abrigo, aseo y alimentación.

Además, hay medicamentos en el mercado que pueden aliviar y controlar los síntomas de la gripa.

Eso sí, antes de utilizarlos debe leer cuidadosa y responsablemente las indicaciones del empaque y no exceder las dosis recomendadas.

Sí los síntomas de la gripa persisten durante más de 7 días se debe consultar inmediatamente el médico. Actualmente, de igual forma, la influenza cuenta con una vacuna que se aplica una vez por año.

Esta adquiere más importancia cuando las gripas se complican, y la persona permanece más del tiempo promedio (5 a 7 días) con el virus.

Cuídese en casa.

El malestar de la gripa produce cansancio, somnolencia, dolores de cabeza, estornudos, tos, secreción nasal, y en ocasiones ronquera, fiebre, irritación ocular y dolor de oído.

Por esta razón es importante darle al cuerpo el descanso que requiere para reponer energías, al tiempo que es vital mantenerlo abrigado, aseado e hidratado.

En el país los índices de ausencia laboral y bajo rendimiento académico son altos por causa de la gripa.

Por lo general, la persona en su puesto de trabajo no coordina muy bien sus actividades y, como es obvio, baja su rendimiento.

En muchos casos contagia a los demás compañeros de labores o de estudio, lo que hace que las incapacidades y ausencias aumenten.

Es que quién no ha padecido las típicas molestias de la infaltable gripa por lo menos una vez al año?.

Incluso a algunas personas les repite rápidamente. Eso se debe, en ocasiones, a que en el mundo se calcula en más de 200 los tipos de la gripa, muchos de los cuales son mutaciones o derivaciones, ya que la mayoría de los virus se transforman constantemente. Por eso, siempre se estará expuesto, ya que es imposible evitar el contacto con otras personas afectadas.

Las abuelas, que durante mucho tiempo aprendieron a lidiar con infinidad de virus, recomiendan medicinas como la miel de abejas, el caldo de pollo, limonadas calientes y paños de agua tibia, en casos de fiebre y altas temperaturas.

Además de estos consejos, los especialistas recomiendan permanecer en un lugar ventilado, evitando corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura, y cuidar siempre que el cuerpo esté bien abrigado.

UN MAL DE MIL AÑOS.

La gripa fue descrita por primera vez en el año 412 antes de Cristo, por el griego Hipócrates y desde entonces viene azotando a la humanidad con epidemias que cada vez son más fuertes.

Aunque todos somos vulnerables a ella existe un amplio grupo de alto riesgo en el que se incluyen personas que sufren de asma, insuficiencia renal, diabetes, problemas cardíacos, sida, ancianos de más de 85 años y niños muy pequeños.

La gripa se presenta con mayor frecuencia en temporadas de invierno, y el contagio se produce a través de la saliva que se expulsa cuando se habla, se tose o se estornuda, y de las manos.

Contrario a lo que se cree, que en climas fríos el resfriado se presenta con más frecuencia, lo cierto es que son los cambios de temperatura los que favorecen su reproducción.

Entre 18 y 72 horas después de que la persona ha sido infectada, comienzan a aparecer los síntomas, los cuales suelen durar una media de cinco días, en los que es preferible guardar reposo.

La complicación más importante que se presentan es la aparición de una neumonía. Aunque en principio no revierte peligro, en personas de alto riesgo puede resultar mortal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.