VOTO DE DIGNIDAD

Llegó el momento de las definiciones, cuando este domingo decidiremos el destino regional, eligiendo voceros propios y no prestados en el Congreso; ya todo está consumado y nada cambiará nuestra conciencia, así nos den prebendas, presionen o compren el voto, porque está primero la propia dignidad e independencia.

08 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Llegó el momento de las definiciones, cuando este domingo decidiremos el destino regional, eligiendo voceros propios y no prestados en el Congreso; ya todo está consumado y nada cambiará nuestra conciencia, así nos den prebendas, presionen o compren el voto, porque está primero la propia dignidad e independencia.

Debemos recordar, porque a veces se olvida, y quién no aprende de la historia está condenado a repetirla, que en los comicios celebrados en 1998, 311 aspirantes de fuera lograron llevarse del Meta casi 70 mil sufragios, anulando nuestras posibilidades de llegar al Senado y perdiendo una vocería que no tuvimos con 98 senadores electos, quienes se perdieron y ahora llegan a pedir apoyo.

Si analizamos hojas de vida, trayectorias y programas de candidatos de la región, encontraremos diferencias que nos permitirán en el cubículo, solos con nuestra conciencia y dignidad, votar con libertad por quién merezca nuestra confianza, frente a quienes en minutos, mal podemos entregarle el destino de la región, porque ya tuvieron antes su oportunidad, llegaron a comprar conciencias o entregar prebendas y después no los veremos ni en las curvas, por haber pagado de antemano su pírrico negocio.

Es mejor darles la oportunidad a los nuestros, que hayan demostrado buen trabajo en curules o cargos anteriores, que tengan luz propia, espíritu de renovación, capacidad de liderazgo y convocatoria, que podamos saludarlos y reclamarles una vez elegidos, que tengan capacidad para sostener debates o hacer gestión ante algún despacho, que conozcan el país y la región, con visión universal y que nos demuestren un pasado transparente.

Si tenemos identidad y pertenencia por la patria chica o que nos ha adoptado, debemos votar con lealtad por nuestros candidatos para poder recuperar el Senado y ganar espacios perdidos, con aspirantes que tengan presencia nacional y conquisten votos en otras partes, porque existe el riesgo de no llegar con exclusiva votación regional; además, esa sería prueba contundente de su proyección nacional, en favor del Meta y los Llanos.

Así estemos inconformes con la gestión del Congreso, no podemos abstenernos de votar y lo debemos hacer por los criollos, porque es producción netamente llanera, para jugarle limpio a nuestra tierra de origen o adopción y retribuirle la acogida y favores recibidos.

*Analista Regional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.