MALLA DE HUECOS:

17 de junio 2002 , 12:00 a. m.

.

Si recordamos bien, en la administración anterior del doctor Mockus se estableció el impuesto conocido como sobretasa a la gasolina -del 20 por ciento- con el propósito de financiar la conservación de la malla vial de Bogotá, en el entendido de que dicha malla, de quince mil kilómetros-carril hoy día, comprende las vías arterias y todas las secundarias. Las arterias fueron sometidas a una repavimentación espectacular, desde el punto de vista publicitario, mediante un contrato desastroso con la firma mexicana de ingenieros ICA, de la cual no se tenían las mejores referencias por las obras de Chingaza, empezadas veinticinco años atrás. Por lo menos el 60 por ciento de esas arterias se encuentran tan mal o peor que antes de ser arregladas .

Y qué decir de las vías secundarias. Todas las calles de los barrios son un verdadero huequedal . Transitar por ellas supone una tortura para los conductores y expone los vehículos a un desajuste permanente, además de la verguenza que significa para cada bogotano contemplar las calles de su ciudad en semejante estado de ruina y abandono.

No hay recursos , dice la Alcaldía; pero nunca se han dado las cifras del producido anual de la sobretasa a la gasolina, ni de en qué se invierte. Acaso era más prioritario el inútil y supracostoso eje de la 63 con Circunvalar que el mantenimiento de la malla vial o, más bien, malla de huecos que hay en Bogotá?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.