EUROPA Y LAS ELECCIONES COLOMBIANAS

EUROPA Y LAS ELECCIONES COLOMBIANAS

El problema para comentar la perspectiva europea de las presidenciales colombianas es que se ha proyectado con nitidez sobre la opinión pública interesada- española y en menor medida, francesa e italiana- la idea de que Alvaro Uribe Vélez ha ganado ya, e incluso, muy apoyado en la fuerte convicción de Plinio Apuleyo Mendoza, en primera vuelta. Así aparece nimbada la figura del candidato de la guerra , como lo único que hoy cuenta en Bogotá. Pero que se le vea como el hombre de la mano dura , es, precisamente, el gran obstáculo para que cale en Europa su mensaje. De momento, cuenta sólo con el respaldo entusiasta de José María Aznar, que, por presuntos paralelismos con el País Vasco, tiene ganado cualquiera que llame terroristas a los insurrectos de donde sea. El 11 de septiembre ha sido una cuenta en el banco para el liberal disidente. De súbito, a los regímenes antidemocráticos se les perdona todo.

28 de abril 2002 , 12:00 a.m.

El problema para comentar la perspectiva europea de las presidenciales colombianas es que se ha proyectado con nitidez sobre la opinión pública interesada- española y en menor medida, francesa e italiana- la idea de que Alvaro Uribe Vélez ha ganado ya, e incluso, muy apoyado en la fuerte convicción de Plinio Apuleyo Mendoza, en primera vuelta. Así aparece nimbada la figura del "candidato de la guerra", como lo único que hoy cuenta en Bogotá. Pero que se le vea como el hombre de "la mano dura", es, precisamente, el gran obstáculo para que cale en Europa su mensaje. De momento, cuenta sólo con el respaldo entusiasta de José María Aznar, que, por presuntos paralelismos con el País Vasco, tiene ganado cualquiera que llame terroristas a los insurrectos de donde sea. El 11 de septiembre ha sido una cuenta en el banco para el liberal disidente. De súbito, a los regímenes antidemocráticos se les perdona todo.

El presidente Musharraf de Pakistán, que llegó al poder con un golpe militar, va a legitimar a ojos de Washington su mandato con un referéndum que le dé otros cinco años para combatir a los talibán; y al otro lado del espectro, Estados Unidos muestra una obscena satisfacción cuando cree que el presidente venezolano Hugo Chávez va camino del exilio, y se excusa torpemente cuando se percata de su error. Qué más natural, entonces, que en Colombia llegue la hora de rearmar- al menos, moralmente al país para combatir a la guerrilla! Europa es sensible a esos argumentos, pero ni se tomó Zamora en una hora, ni se deshace con el derrumbe de unas torres, por muy monstruoso que haya sido, una cultura de negociación política.

La opinión ilustrada y cosmopolita europea, que se halla más a la izquierda que a la derecha, ha abandonado ya cualquier visión romántica de las Farc- aunque retenga alguna ternura hacia el Eln- pero eso no significa que cualquier operación que parezca, no ya colaboracionista, sino condescendiente con los paramilitares, deje de condenarse con vigor. Y Europa da algún crédito a la idea de que Uribe es eso que antes llamábamos un "compañero de viaje" de las autodefensas.

Qué podría hacer el presidente para ganarse a Europa? Demostrar desde el 8 de agosto que para él los hombres de Castaño vulneran la legalidad tanto como los guerrilleros; llevar adelante su idea de un plan Colombia a la europea que ponga el acento en la reconstrucción del país; no entregarse en brazos de Estados Unidos, si la parte militar del Plan Colombia, es decir, casi todo el plan, no empieza pronto a surtir efectos.

Y los demás? Uribe ha sabido aprovechar la cresta de una ola favorable vendiendo una claridad soleada de programa, que es todo lo contrario de lo que le sucede a Horacio Serpa. Cuando no hay soluciones milagrosas a la vista, no es sencillo presentar programas. En parte por ello, el líder oficial del liberalismo se ve en Europa como "vieja política"; a Noemí, en cambio, no se la ve de ninguna forma; y, por fin, titila al fondo la luz de algo llamado Lucho Garzón. Hay quien ya habla por ello de una renovación del sistema político colombiano; será, por fin, la socialdemocracia, que tanto habría gustado encarnar a Samper y proclama Serpa, lo que asoma al final del túnel? Pero es obvio que sólo estamos ante una presentación de cartas credenciales, con el horizonte del 2006.

Colombia es el único país del mundo, fuera de España, en el que, desde la colonia a la actualidad, han mandado siempre españoles de la variante colombiana, por supuesto porque hasta Turbay era un cooptado, y Alvaro Uribe Vélez modalidad castellano viejo si es proclamado Presidente, lo va a tener, sin embargo, bastante complicado para convencer a Europa de que no es lo que dicen que es.

M. A. Bastenier es subdirector de El País de Madrid.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.