COLÓN NO DESCANSA EN PAZ

COLÓN NO DESCANSA EN PAZ

Dos investigadores españoles realizarán pruebas de ADN para determinar si los verdaderos restos de Cristóbal Colón son los que están enterrados en Sevilla (España) o los que se encuentran en Santo Domingo (República Dominicana).

17 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Dos investigadores españoles realizarán pruebas de ADN para determinar si los verdaderos restos de Cristóbal Colón son los que están enterrados en Sevilla (España) o los que se encuentran en Santo Domingo (República Dominicana).

Para confirmar la identidad, el maestro de historia Marcial Castro y su colega Sergio Algarrada compararán la información genética con la obtenida del cadáver de Hernando Colón, un hijo extramarital del descubridor de América.

Los restos de este último son los únicos disponibles de un familiar de Colón que han sido sometidos a pruebas de autenticidad. Están enterrados en la Catedral de Sevilla, junto a los que España dice son del descubridor. Los que están en Santo Domingo descansan en una cripta, en un monumento llamado Faro de Colón.

La única preocupación de los investigadores es si se podrá recuperar suficiente materia para hacer una prueba genética, pues el ADN se va descomponiendo con el tiempo y en el caso de Colón ya ha pasado medio siglo.

Una vez identificados los restos, también se podrá confirmar la hipótesis de que Colón era hijo del Príncipe Carlos de Viana -como lo asegura un estudio del historiador español Gabriel Verd-, personaje desterrado del reino de Navarra a la isla mediterránea de Mallorca, debido a rencillas familiares.

Los otros viajes de Colón.

Cristóbal Colón murió en Valladolid, el 20 de mayo de 1506. Había pedido que lo sepultaran en América, pero en ese momento no había una iglesia de suficiente importancia para realizar el oficio, de manera que lo enterraron en un monasterio de Valladolid.

Tres años después, sus restos fueron trasladados al monasterio de La Cartuja (Sevilla). En 1537, se le permitió a María de Rojas y Toledo -viuda de Diego Colón, hijo del descubridor- trasladar los huesos de su marido y su suegro a la catedral de Santo Domingo.

Allí descansaron hasta 1795, cuando España cedió La Española a Francia y decidió que los restos del descubridor no debían quedar en manos de extranjeros.

Así, los restos que los españoles supusieron eran de Colón fueron exhumados del altar mayor de la recién construida catedral y trasladados a La Habana (Cuba), donde descansaron hasta que comenzó la guerra hispano-norteamericana (1898) y España los trasladó a Sevilla.

En 1877, los obreros que cavaban en la catedral de Santo Domingo extrajeron una caja que tenía 13 grandes fragmentos de huesos y 28 más pequeños. La caja tenía la inscripción Varón ilustre y distinguido, don Cristóbal Colón .

Los dominicanos dicen que éstos eran los verdaderos restos de Colón y que los españoles debieron extraer un cadáver equivocado en 1795.

Trámites burocráticos.

El administrador general del Faro a Colón, Luis Yaport, dijo que cualquier investigación sobre los restos que allí reposan debe ser autorizada por el Gobierno dominicano y por la Iglesia Católica.

Por su parte, los investigadores españoles están en conversaciones con la curia y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, para que avalen el estudio en la catedral de Sevilla. Por ahora cuentan con el apoyo del Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada y pidieron ayuda financiera a la fundación estadounidense National Geographic.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.