CONTINÚA LA TENSIÓN EN REGIÓN BÁLTICA

CONTINÚA LA TENSIÓN EN REGIÓN BÁLTICA

Numerosos países y organizaciones occidentales condenaron ayer la intervención militar soviética en Riga, capital de Letonia, que causó la muerte de al menos cuatro personas. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) informó que su países miembros preparan acciones diplomáticas conjuntas para demostrar a la Unión Soviética su profunda preocupación por la represión en las repúblicas bálticas.

22 de enero 1991 , 12:00 a. m.

La Comisión Europea advirtió que el ataque de la milicia antidisturbios soviética al Ministerio del Interior en Riga podría tener consecuencias sobre las ayudas comunitarias hacia la Unión Soviética.

El presidente de Estados Unidos, George Bush, reiteró su llamamiento a los líderes soviéticos para que se abstengan de usar la fuerza contra los movimientos independentistas de las reúblicas bálticas.

El gobierno alemán mostró su preocupación por los acontecimientos en el Báltico y manifestó, en declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores, Hans Dietrich Genscher, su interés en que continúe el proceso de democratización en la Unión Soviética. El gobierno de la Gran Bretaña, en una declaración de su primer minitro, John Major, amenazó con suspender su ayuda económica.

La sangrienta represión desatada en las repúblicas de Lituania y Letonia no ha logrado derrocar a esos gobiernos separatistas, sino que profundizó la división en la política nacional y amenaza con destruir la imagen de Mijail Gorbachov como reformista, dicen los analistas.

Ayer, el parlamento de Letonia votó a favor de crear una fuerza voluntaria de autodefensa. Se ordenó a la policía letona tomar las armas y defender otros edificios del gobierno republicano, pero los comandos del Ministerio del Interior soviético abandonaron la jefatura policiaca unas seis horas después del comienzo del ataque.

El presidente de la federación rusa, Boris Yeltsin, dijo que la violencia que azota las repúblicas bálticas era un indicio de un giro reaccionario en la Unión Soviética y exhortó a los legisladores a que corrijan la situación.

Yeltsin dijo al Soviet Supremo de la federación que el Kremlin había apoyado, contrario a la constitución, a grupos opuestos a la independencia en las repúblicas bálticas, llamados Comités de Salvación Nacional. Los comités tratan de reemplazar organismos constitucionales. Es un golpe , dijo.

Por último, Gorbachov se comprometió a no utilizar la fuerza en Estonia, durante una reunión de hora y media con el presidente del Soviet Supremo estonio, Arnold Riutel, según un comunicado de prensa difundido por el Parlamento estonio.

El compromiso entre el Parlamento estonio y el Kremlin se produce en momentos de alta tensión en las tres repúblicas bálticas, donde sus dirigentes temen un intento de derrocar a los gobiernos legítimamente constituidos.

En caso de que existan amenazas o se utilice la fuerza, Riutel informará directamente a Gorbachov, quien inmediatamente tomará medidas para cesar la agresión, señala el comunicado de prensa que anuncia también el comienzo de negociaciones en los próximos días.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.