UN HOTEL PARA CAMPEONES

UN HOTEL PARA CAMPEONES

En el piso tercero, donde quedan el comedor y la cocina, se escuchan silbidos y las voces de locutores de la televisión. En el segundo, algunos oyen vallenatos. Y, en el primero, se escucha salsa.

18 de junio 2002 , 12:00 a.m.

En el piso tercero, donde quedan el comedor y la cocina, se escuchan silbidos y las voces de locutores de la televisión. En el segundo, algunos oyen vallenatos. Y, en el primero, se escucha salsa.

Quienes están pendientes de sus radios y televisores son los deportistas del programa de alto rendimiento del Instituto para el Deporte del Valle del Cauca (Indervalle) quienes habitan Deportel, casona de tres pisos sobre una colina de la Avenida Circunvalar de Cali.

Hay 18 deportistas alojados allí, cuyas familias viven en otros municipios. 62 más van únicamente a almorzar. Casi todos estudian carreras universitarias nocturnas.

Según el gerente de Indervalle, Carlos Alberto Lenis, este año se invertirán 520 millones de pesos en esos jóvenes, incluyendo becas de estudio. Son el futuro del Valle, vamos a conseguirles biblioteca y computadores para que hagan sus tareas , dijo.

La coordinadora de bienestar deportivo de Indervalle, Ingrid Gómez, es la encargada de seleccionar a los huéspedes. También debe ser ella quien los expulse si cometen faltas, disciplinarias o académicas.

Nancy Caicedo, la administradora de la casona, afirma que cuando estas se presentan no se les expulsa de inmediato. Se hace un estudio, y si se ve que no se puede, pues adiós .

Hogar, dulce hogar.

Cada deportista le cuesta al gobierno en promedio 750 mil pesos mensuales, sin incluir gastos médicos ni estudios. Otras instituciones departamentales reciben a más de 50 atletas (ver recuadro).

El luchador Ricardo Delgado, de Florencia (Caquetá), perdió los beneficios de hospedaje por sus resultados en un campeonato nacional, pero dice que quiere desquitarse en el próximo torneo.

Voy a casa solo los fines de año porque el pasaje es muy caro, vale como 100 mil pesos , afirmó el caqueteño.

El esgrimista tulueño Edwin Romero, campeón nacional en espada, estudia administración de empresas. También indicó que no le queda mucho tiempo para ir a ver a su familia. Menos ahora que se prepara para una copa mundial en Cuba.

El primíparo del programa es el ciclista Andrés Fernando Ceballos, de San Pedro, quien lleva una semana. Extraña su casa, pero está haciendo lo que le gusta. Además de entrenar ruta, Ceballos tiene ahora la oportunidad de practicar en el velódromo de la ciudad.

El hambre de mil tigres.

A las 10 de la noche se apaga la luz y solo se vuelve a encender hacia las 4 ó 5 de la mañana cuando se levantan, se bañan, tienden las camas y se van para los entrenamientos.

Esta no es una rutina: es un gusto. Porque en cada entrenamiento está el sueño de una medalla de oro.

Son muy organizados y se mantienen contentos a toda hora , sostuvo Nancy, la administradora. Les gusta mucho la champeta, echan chistes y ven películas. Y tienen un apetito de mil tigres .

El menú de la cafetería es uno solo, aunque varía en la cantidad de harinas y de dulces dependiendo de las necesidades de cada deportista.

Oscar Figueroa, de 19 años, es campeón mundial juvenil de levantamiento de pesas en la categoría de 56 kilos y lleva dos años y medio en el programa.

Voy cada dos o tres meses a casa, pero hablo con mis padres dos veces por semana. Me gusta todo lo que sirven aquí, pero me gustaría que trajeran pizza , enfatizó Figueroa, a quien en abril pasado le celebraron con champaña su cumpleaños y su grado de bachillerato.

Esto es otro mundo. Es como un hogar , afirmó el campeón.

MAS HOSPEDAJES.

Algunas ligas departamentales del Valle también han diseñado casas-hoteles para sus deportistas de alto rendimiento.

La Liga Vallecaucana de Atletismo construyó hace un año el Hostal del Atleta, en San Fernando, donde se alojan 45 deportistas sobresalientes.

En su mayoría, provienen de los municipios de la región y en este semestre solo un deportista ha salido por tener bajo rendimiento.

El programa vale ocho millones de pesos mensuales y es el primero en su género en el país, según dice el presidente de dicha liga, Juan Luis Zapata.

En San Fernando está también la Casa del Pesista, de la Federación Colombiana de Pesas. Tiene capacidad para 20 personas y funciona desde hace un año. Hay ocho pesistas y se esperan 18 más, que se concentrarán para el Panamericano de mayores en Barquisimeto (Venezuela), del 21 al 28 de julio.

La Liga Vallecaucana de Voleibol cuenta con el Volitel, el cual está siendo remodelado para aumentar su capacidad, además de una casa en Camino Real.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.