Secciones
Síguenos en:
LAS CUENTAS DE LOS CONCEJALES

LAS CUENTAS DE LOS CONCEJALES

* Funcionaron las alianzas? Los únicos preocupados por el resultado electoral del domingo no eran solo los candidatos a la Cámara. Detrás de ellos, un equipo importante de colaboradores seguía voto a voto el resultado final de los comicios. Entre ese grupo estaban los concejales. Prácticamente todos estuvieron ligados directa o indirectamente a una campaña. Ellos también perdieron y ganaron.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

* Funcionaron las alianzas?.

Los únicos preocupados por el resultado electoral del domingo no eran solo los candidatos a la Cámara. Detrás de ellos, un equipo importante de colaboradores seguía voto a voto el resultado final de los comicios. Entre ese grupo estaban los concejales. Prácticamente todos estuvieron ligados directa o indirectamente a una campaña. Ellos también perdieron y ganaron.

Entre los primeros está el conservador Omar Mejía Báez, que con su capital político intentó posicionar a su hermano Yimmy pero solo alcanzó algo más de 9.000 votos.

La ex presidenta del Concejo María Victoria Vargas, también perdió en las elecciones del domingo; su cuñado Víctor Manuel Gutiérrez apenas obtuvo 15 mil votos en su aspiración de conseguir un escaño en la Cámara.

El concejal lustrabotas, Luis Eduardo Díaz, quemó a su suplente, la aseadora María del Carmen Guerrero, quien sacó solo 773 votos para el Senado. La concejal, María Clara Ramírez esposa de Iván Name, que aspiraba al Senado, también perdió posibilidades. Pese a que había sacado en Bogotá 11 mil votos para el concejo, esta vez sacó 7.000.

Plinio Olano, representante electo, contó con el respaldo de tres concejales: Alfonso Prada, Angel Custodio Cabrera y su hermano Germán Olano. Entre los tres esperaban poner 50 mil votos pero solo les alcanzó para 25 mil.

Aún sorprende la derrota del ex concejal Bruno Díaz, una de las votaciones más importantes de Bogotá en el pasado. Allegados a su campaña dicen que le faltó mayor contacto con su electorado y que los bogotanos le cobraron su retiro del cabildo, donde se había caracterizado por desempeñar un papel fundamental como cabeza visible del control político a la Administración.

Hipólito Moreno, que ha consolidado una fuerza electoral importante en la ciudad, consiguió una curul para su hermana Araminta. Sin embargo, la votación final (19.433) estuvo muy por debajo de los 40 mil votos que algunos habían calculado, máxime cuando tenía el apoyo de los concejales Judy Consuelo Pinzón, Alejandro Ortiz y Fabiola Posada.

La disciplina de sus movimientos permitió que Roberto Camacho, respaldado por Francisco Noguera y Severo Correa, mantuviera intacta su curul. Lo mismo sucedió con Fernando Tamayo, dueño de una importante clientela electoral y que obtuvo la tercera votación.

Armando Benedetti, de gran exposición ante los medios, también obtuvo un cupo en la Cámara. Fue concejal y conoce a la perfección el manejo político de la ciudad. Contó con el apoyo de Samuel Arrieta, presidente del Concejo; Abel Valoyes, Leo César Diago y Marino Bravo. Aunque obtuvo una votación importante (31.357 votos), algunos creen que hubiera podido sacar más.

* Debate por entes de control.

La elección del ex personero Germán Varón y del ex contralor Ovidio Claros abrió el debate ayer porque los organismos de vigilancia y fiscalización estarían convirtiéndose en "efectivos trampolines electorales".

Así piensan algunos analistas consultados tras el triunfo obtenido por los dos ex funcionarios. Varón salió elegido con 32.761 votos y Claros con 21.878.

"La Personería y la Contraloría son cotos de caza del clientelismo que se convierten en trampolines políticos. Son dos entidades que tienen agujeros abiertos por donde se pierden más de 50 millones de dólares al año", comenta el concejal Juan Carlos Flórez (Ind.).

A juicio de un experto en el tema político de la ciudad, el fortín electoral se crea, entre otras razones, por los puestos y contratos que se reparten.

La Personería tiene 842 cargos y maneja recursos anuales superiores a los 42 mil millones de pesos. La Contraloría dispone de una nómina de 809 empleados y de un presupuesto también cercano a los 42 mil millones de pesos.

Al ex alcalde de la ciudad Paul Bromberg no le parece "nada malo" ni incompatible con la moral que un funcionario que haya estado al frente de un organismo de vigilancia continúe con una carrera política. Si lo ha hecho bien, merece el reconocimiento o que siga en la vida pública .

En lo que no está de acuerdo es en que para lograr una elección se busquen vías como la de repartir cargos y contratos o formar parte de la red de favores .

Para otros analistas la preocupación es que la elección de Varón y Claros multiplique la politización de estos organismos. Sin embargo, aceptan que en el caso de Varón, esta vez pesó mucho más el respaldo de la fórmula vencedora el domingo: Germán Vargas Lleras y Alvaro Uribe.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.