ARTRITIS: UN TEMIBLE ENEMIGO

ARTRITIS: UN TEMIBLE ENEMIGO

Si usted se siente cansado, débil. Si a veces nota que tiene la temperatura un poco elevada y que, además, le duelen las manos, las rodillas, los codos. Si comienza a adelgazar y se siente deprimido...

11 de septiembre 2002 , 12:00 a.m.

Si usted se siente cansado, débil. Si a veces nota que tiene la temperatura un poco elevada y que, además, le duelen las manos, las rodillas, los codos. Si comienza a adelgazar y se siente deprimido...

Ponga atención. Aunque estos síntomas pueden significar la iniciación o la presencia de varias enfermedades, muy diversas entre sí, no se descuide. De pronto, y ojalá sea así, usted entra en un proceso aburrido pero leve de un resfriado. Pero de pronto, lo que se inicia es una artritis.

Su edad no es factor primordial para descartar una enfermedad que hoy, según cálculos de la Organización Mundial de la Salud, puede afectar a más de 350 millones de personas. Una enfermedad que, además, sigue siendo en la mayoría de los casos, de origen desconocido pero que, gracias a los progresos científicos, puede atacarse de manera efectiva. No tanto para curarse sino, más bien, para hacer más lenta su progresión y más lejanas sus consecuencias.

En realidad, se habla de artritis como concepto general que globaliza a más de 120 enfermedades distintas. Que tienen en común el hecho de producir la inflamación de las articulaciones pero cuyo desarrollo, tratamiento y secuelas son bien diferentes. Esas enfermedades, que el público conoce como reumatismos, suelen registrarse con mayor prevalencia entre los adultos mayores, sin estar, por ello, ausente entre los jóvenes. Por factores no bien conocidos, una de ellas, la artritis reumatoidea, por ejemplo, puede presentarse en adolescentes y en adultos muy jóvenes, que apenas cursan los estudios universitarios.

En este sentido, varios laboratorios farmacéuticos han emprendido campañas para divulgar los conceptos básicos de las artritis con el fin de que, quienes puedan padecer alguna de las enfermedades de la familia consulten y se sometan a tratamientos tempranos. Esta es una de las más adecuadas y garantizadas medida para lograr controlar la enfermedad.

De las más de 120 formas de artritis, unas pocas son las más frecuentes. Se habla, por ejemplo, de la osteoartritis, de la famosa gota y, por supuesto, de la artritis reumatoidea, siendo ésta quizá la más temible y dolorosa.

Hablemos de esta última, la artritis reumatoidea (AR). Los médicos la definen como un trastorno incurable que se origina en fallas del sistema auto inmune. El proceso comienza cuando el sistema inmunológico del cuerpo se descompone y, en vez de atacar agentes externos, comienza a atacar los tejidos propios de la persona.

Al principio, el proceso puede ser insidioso y solo al cabo de varios meses se manifiestan los primeros síntomas. Es el momento en que se desarrolla el dolor, se presentan en una o varias articulaciones inflamaciones, rigidez o entumecimiento, edemas. La inflamación de la membrana sinovial se convierte en motor de un proceso destructor de los cartílagos que rodean y protegen las articulaciones.

El daño es progresivo e incurable. Pero, de manera especial cuando se detecta en los primeros meses siguientes a su iniciación, y si la persona es sometida a un tratamiento adecuado, el proceso puede hacerse mucho más lento y, por ende, la destrucción mucho más tardía. En caso contrario, una AR no controlada lleva de manera inexorable a la inutilización de las articulaciones y, con frecuencia, se extiende a órganos internos como los pulmones. El resultado final, dramático, es una severa incapacidad acompañada de dolores de gran intensidad y/o la muerte.

La AR, contrariamente a la gota, se presenta mucho más en mujeres que en hombres. Lo mismo ocurre con la osteoartritis. Esta última enfermedad sí suele desarrollarse casi de manera exclusiva en personas mayores de 50 años, no acostumbra extenderse sino que se limita a puntos localizados en donde destruye el cartílago. A diferencia de la AR, la osteoartritis puede desencadenarse como consecuencia secundaria de lesiones o traumatismos, infecciones y trastornos metabólicos.

En términos generales, la sospecha se desencadena cuando la persona expresa los principales síntomas que conforman su malestar.

Los síntomas.

Para confirmar si realmente se trata de una enfermedad reumatoidea, y determinar cuál de ellas puede ser, el médico (generalmente se consulta con un endocrinólogo) ordena una serie de radiografías y de exámenes clínicos. En la sangre se logran resultados precisos.

Los síntomas que deben tenerse en cuenta incluyen:.

Inflamación en una o varias articulaciones. Cuando se trata de AR, se presenta generalmente en ambos lados.

Rigidez y dificultad para el movimiento, especialmente durante las primeras horas de la mañana.

Dolor agudo que puede controlarse con analgésicos determinados y antiinflamatorios que el médico prescribe.

Enrojecimiento de la zona.

Fatiga general y malestar.

Fiebre.

Pérdida de peso.

Pérdida de la fuerza muscular.

(Otra Noticia sobre el tema).

Laboratorios en campaña.

Por una parte, los laboratorios Pfizer y Pharmacia emprendieron esta semana una campaña de detección y diagnóstico temprano de la artritis. Con el aval de la Asociación Colombiana de Reumatología, la campaña se desarrollará a nivel nacional a través de los medios de comunicación y también de manera más reducida, mediante charlas dictadas por especialistas.

La Campaña de Diagnóstico y Detección temprana de la Artritis puso a disposición de los particulares la línea telefónica 1-800.01-17273. Así mismo, la personas podrán consultar en la página www.artritis.com.co.

Por su parte, y a raíz del lanzamiento de un medicamento presentado como revolucionario y altamente prometedor, laboratorios Abbott International emprendieron una acción de información dirigida a los escritores científicos. En un documento completo y dotado de las más altas especificaciones científicas, Abbott proporciona una amplia documentación acerca de la artritis reumatoidea y en torno a los más novedosos tratamientos para enfrentarla. Este documento igualmente cuenta con el aval de la Asociación Colombiana de Reumatología.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.