HICKS MUSE TRATA DE APLACAR LA SANGRÍA ARGENTINA

HICKS MUSE TRATA DE APLACAR LA SANGRÍA ARGENTINA

Hicks, Muse, Tate & Furst Inc. no está anotándose goles en Argentina. (VER CUADRO: MIRANDO AL SUR)

19 de junio 2002 , 12:00 a. m.

Hicks, Muse, Tate & Furst Inc. no está anotándose goles en Argentina.

(VER CUADRO: MIRANDO AL SUR).

Después de meses de intentar curar las heridas sufridas por la pérdida de los alrededor de US$1.000 millones por sus apuestas en empresas de telecomunicaciones y banda ancha, el fondo de inversión estadounidense está intentando cerrar ahora el paso a otra potencial debacle: los más de US$1.500 millones que ha invertido en América Latina, incluyendo los al menos US$1.000 millones que destinó a un país en crisis como Argentina.

La firma de Dallas recaudó US$960 millones en 1998 para un fondo que iba a invertir en Latinoamérica y utilizó ese dinero, más parte del efectivo de sus fondos de inversión en EE.UU., para hacerse con una gran red de empresas de televisión por cable y firmas de medios.

Hicks Muse esperaba trasladar a América Latina su estrategia estadounidense de comprar una empresa y hacerla crecer para luego venderla por un importe mayor. Esa apuesta le permitió obtener jugosas ganancias durante los 80 y 90.

Pero las empresas latinoamericanas adquiridas por Hicks Muse tuvieron problemas financieros al pedir prestado mucho dinero. Luego vino la crisis que hundió a la economía argentina y que se profundizó tras la devaluación del peso en enero de este año. Esto perjudicó aún más a las compañías que tienen ingresos en pesos pero deudas en dólares, justo la situación a la que deben enfrentarse las firmas de Hicks Muse.

El fondo de inversión estadounidense invirtió mucho en Pan American Sports Network, una empresa de cable con sede en Coral Gables, Florida, con operaciones en Buenos Aires y Los Angeles. Esta empresa, en la que Hicks Muse había invertido al menos US$660 millones, se acogió a las leyes de protección por bancarrota en marzo porque no podía hacer frente a sus deudas. Poco después, Hicks Muse ayudó a crear una nueva firma utilizando parte de esos activos.

Hicks Muse tiene al menos otros US$600 millones en juego en Telefónica Holdings de Argentina SA, dueña de Cablevisión, empresa de televisión por cable de Argentina. Además, tiene al menos US$152 millones invertidos en Claxson Interactive Group, un proveedor de contenidos en español y portugués que está muy endeudado.

Los socios de Hicks Muse, así como su cofundador Thomas O. Hicks, no accedieron a ser entrevistados para este artículo. Pero un vocero dice que todavía es muy pronto para juzgar sus inversiones latinoamericanas y que algunas todavía podrían terminar siendo exitosas.

Pero algunos inversionistas de Hicks Muse son menos optimistas. Esas apuestas fueron muy inteligentes en el momento que se hicieron , dice Charles Froland, director gerente de inversiones de General Motors Investment Management Corp., que invierte en el fondo de América Latina de Hicks, Muse. Pero fueron realizadas asumiendo un clima de estabilidad, que obviamente no se materializó".

Hicks Muse no es la única empresa de inversión con problemas en América Latina. Muchas firmas de inversión en capital privado apostaron por Argentina a fines de los 90 atraídas por la estabilidad monetaria y la promesa de desarrollo del mercado de capitales. Además, al igual que ocurrió con la burbuja económica de EE.UU., los precios de muchos activos en América Latina estaban inflados y los inversionistas, en muchos casos, pagaron demasiado por compañías de la región.

Definitivamente hay algunas historias de éxito de inversiones individuales, pero no en lo que se refiere al desempeño general de los fondos , dijo Rick Schifter, socio de Texas Pacific Group, fondo de inversión estadounidense que está reduciendo sus inversiones en América Latina.

Otras firmas estadounidenses que invierten en empresas no cotizadas a través de fondos de inversión latinoamericanos, como J.P. Morgan Partners, filial del banco J.P. Morgan Chase & Co., y Advent International también sufrieron los efectos.

De todos modos, a diferencia de otros fondos con operaciones en América Latina, Hicks Muse (uno de los mayores inversionistas en la región) destinó gran parte de su dinero a un puñado de empresas, con sus apuestas más fuertes concentradas en Argentina. Otros fondos que invirtieron en la región se concentraron en lugares más estables como México donde la economía está muy ligada a la de EE.UU.

J.P. Morgan ha invertido sólo US$200 millones de su fondo de US$892 millones para América Latina, con un cuarto de esa cifra en empresas mexicanas. Advent, uno de los inversionistas más exitosos en América Latina, está cerca de completar su segundo fondo que podría ser de hasta US$300 millones, superior a su primer fondo de US$240 millones.

Con su mayor inversión individual en América Latina, a través de Pan American Sports, Hicks Muse esperaba construir un gigante de la TV deportiva de paga, como ESPN en EE.UU., al obtener las licencias de dos de los mayores equipos de fútbol de Brasil y otras firmas de marketing deportivo. En febrero, se alió con Fox Sports International, una división de News Corp., para ofrecer programación deportiva.

A pesar de la solicitud de bancarrota de Pan American, Hicks Muse insiste en que la inversión aún tiene potencial. Creemos que tiene una oportunidad razonable de ser exitosa en el mercado deportivo, tanto en América Latina como con la comunidad hispana de EE.UU. , dice el vocero de Hicks Muse.

La inversión de Hicks Muse en Telefónica Holding de Argentina, cuya unidad Cablevisión es la mayor operadora de TV por cable de América Latina, está en problemas porque los ingresos de Cablevisión están denominados en pesos y su deuda en dólares. Por ese motivo se vio vapuleada cuando el peso comenzó a flotar libremente frente al dólar. Cablevisión también se ha declarado en incumplimiento de pago de los intereses sobre su deuda.

No están claros cuáles serán los próximos pasos de Hicks Muse pero la crisis argentina es ahora la gran amenaza. Hicks Muse también usó una parte de su fondo de inversión estadounidense por US$4.100 millones, que controla inversiones en nuevas empresas de telecomunicaciones así como más del 10% de su nuevo fondo de US$1.600 millones, para inyectar dinero a algunas de sus inversiones latinoamericanas.

Hicks Muse no ha hecho formalmente ninguna rebaja contable en ninguna de sus inversiones latinoamericanas, por lo que técnicamente la firma y sus inversionistas no han perdido dinero hasta ahora. Pero son remotas la posibilidades de que se produzca un cambio que haga posible recuperar esas inversiones y mucho menos ganar dinero con ellas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.