GASOLINA E INFRAESTRUCTURA VIAL

GASOLINA E INFRAESTRUCTURA VIAL

Otra de las recomendaciones que hizo la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) en Ibagué durante el XX Congreso Nacional de Ingeniería, en noviembre pasado, fue la de que se aumentara el precio de la gasolina, pero no con el criterio de todos los años en enero, de tratar de recuperar con un alza el efecto de la inflación sobre sus costos de producción, sino con el fin de generar recursos suficientes, por conducto del impuesto a los combustibles, para la construcción de la infraestructura vial que requiere la modernización de la economía, y de paso eliminar el subsidio al consumo de gasolina que desestimula un comportamiento eficiente del sector transporte. A los precios de importación y venta local de 1990, ese subsidio le costó al país (sin tener en cuenta costos de oportunidad) alrededor de 110 millones de dólares en el año, que equivalen al 50 por ciento de lo recaudado por impuesto a la gasolina. Ante la carencia de un plan integral de corredores viales de comercio exterior,

22 de enero 1991 , 12:00 a.m.

A muy grandes rasgos, esa infraestructura comprende la adecuación de las carreteras a un nivel de servicio C, y la rehabilitación de los ferrocarriles, que actualmente comunican los puertos del Atlántico y del Pacífico con el triángulo Bogotá-Medellín-Cali, la terminación de obras en construcción tales como la Troncal del Magdalena Medio, y la pronta iniciación de nuevas obras como la variante del Porce en Antioquia, la variante Puerto Salgar-Villeta por la margen derecha del río Negro en Cundinamarca, el ferrocarril Ibagué-Armenia, etc., todo con el objeto de conformar una verdadera red de corredores viales de comercio exterior. La consideración del nivel de servicio C como referencia obedece a razones de tipo económico, dado que la operación a niveles inferiores causa sobrecostos.

Ahora bien; lo que todos sabemos es que si no se presenta pronto un plan integral de corredores viales para ser ejecutado en un plazo razonable, el objetivo de la modernización y todo el cuento de la apertura van a perder credibilidad. Igualmente, lo que saben los entendidos en la materia es que los actuales ingresos que le produce al Fondo Vial Nacional el impuesto a los combustibles son insuficientes para que el país pueda comprometerse en la ejecución de un plan de construcción de infraestructura vial igual o similar al esquema planteado por la SCI. Ante esas dos realidades, la única salida viable para no tener que desistir de los objetivos de modernización y apertura de la economía parece ser entonces el incremento en el precio de la gasolina propuesto por la SCI. La propuesta es económicamente sana y socialmente justa.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.