TUNJA, CUNA DE ESPANTOS

TUNJA, CUNA DE ESPANTOS

La extraña y aterradora figura vestida de monje atacaba después de la media noche, especialmente en Semana Santa y el Día de difuntos.

06 de diciembre 2002 , 12:00 a.m.

Se abalanzaba sobre el desdichado que se atravesara por su camino. A unos los mató de miedo, otros perdieron la razón y muy pocos sobrevivieron para contarlo. Así lo indican los trabajos publicados por algunos historiadores que narran los actos del misterioso monje fantasma que habitó por muchos años en el interior del claustro de San Agustín, más conocido como el Panóptico.

Este es solo un capítulo, tal vez el más espeluznante, de la extensa historia de fantasmas perpetuada a través de la tradición oral y la leyenda por muchas generaciones. Tunja, llamada Cuna de la Libertad, también podría llamarsecuna de los espantosi pues en sus casas y calles tuvieron ocurrencia un gran número de sucesos históricos que se convirtieron con el paso de los años en cuentos y fábulas de horror.

Así nacieron relatos locales como el deEl farol de las Nievesi , que se desarrolló en la casa que actualmente es ocupada por el Centro Médico de Especialidades, en la calle 21con carrera novena;El espanto del Panópticoi , en el claustro de San Agustín, frente al parque Pinzón donde hoy funciona la biblioteca del Banco de la República;El Perro de San Franciscoi , y la estatua delJudío Errantei , que se encuentra en el templo de Santo Domingo, por citar solo algunas.

Al embrujo y misterio de la leyenda también están vinculados sitios como el Pozo de Hunza Húa, donde dicen que se escuchaban los desgarradores llamados de la Llorona y el mismo lugar en el que han visto extrañas sombras hacer cabriolas sobre las quietas y frías aguas del pozo; la casa que habitó Sor Josefa del Castillo (antiguas residencias universitarias masculinas), a las que vino a lamentar su terrible pena; los ruidos, como lamentos, en eli cerro de los ahorcadosi , sector del barrio San Lázaro en el occidente de Tunja. Otros lugares, como la vieja casona sobre la carrera décima, frente a las Nieves, es señalado como embrujado, pues algunas noches se han escuchados lastimeros gritos.

Menú de miedo Entre los relatos más impresionantes de la leyenda local, está el del Espanto del Panóptico, cuyashazañasi torturaron la tranquilidad del pueblo tunjano desde comienzos del Siglo XIX, al punto que en 1912, el obispo Benigno Perilla debió efectuar un exorcismo para conjurar las apariciones del monje, de cuya fecha de origen no hay certeza pero que se manifestó con intensidad cerca de 1850.

El claustro de San Agustín tiene una larga historia de hechos Se destinó como convento en 1578 (antiguo cercado de Quimuinza) y en 1659 se terminó de construir la iglesia. En 1821 se ordenó cerrar todos los conventos del país con menos de ocho religiosos, por lo que la edificación fue utilizada como hospital (San Juan de Dios). En 1860, después de haber sido utilizado como cuartel, el gobierno ordenó que se abriera la primera penitenciaría, que durante 100 años fue una de las más seguras de Colombia, así como las de mayor fama por su severidad. En sus celdas pagaron condenas el Doctor Matallana, múltiple criminal acusado de varios homicidios; elhombre fierai , de quien se dice que comía animales vivos, Jaime Arias, aliasEl Vampiroi , entre otros. En 1960 el claustro fue abandona y solo se restauró 20 años después, pero en 1970 tuvo lugar en una de sus celdas el asesinato de un niño de 8 años, secuestrado por un profesor y su amante.

Por eso no es nada raro que sobre el lugar se tejan tantas historias de horror. Dicen que se han escuchado gritos, arrastrar de cadenas, lamentos proferidos por voces de niños, risas, etc.

El Farol de la Nieves tuvo su origen en una historia de amor que se desarrolló en la época de la Colonia. Comenzó y terminó en la casa de la carrera 9 con calle 21Allí fue emparedada por su padre una joven que se negó a renunciar al amor de su vida. Dicen que desde entonces un farol recorría la ruta que la joven hizo en su huida y captura.

En San Francisco El toque de ánimas en la iglesia de San Francisco, reseña en su libro Ambiente Tunjano, Rosa María Otalora de Corsi, durante 79 años no se escuchó, debido a que un fantasma lo impidió. Ese fantasma que impedía el paso al campanario, era un sacerdote que se aparecía cerca de las seis de la tarde y su presencia espantaba al encargado de turno de hacer sonar las campanas. El caso acabó cuando un valiente sacerdote enfrentó al espíritu par saber qué quería: dar una misa que por falta de ayudante no había logrado.

El perro de San Francisco Era un animal que los monjes franciscanos sacaban a la entrada del convento. Cuando murió lo embalsamaron y siguieron sacándolo encadenado en la plazoleta. Mucha gente lo vio caminar, aullar o estacionarse frente a la residencia donde iba a morir alguien.

El Judío Errante Su estatua se encuentra en el templo de Santo Domingo. Dicen que el judío, que aparece con una figura de Jesús, se movía de su pedestal y a veces miraba con terribles ojos. La cara de la escultura fue modificada por un escultor, por lo que la atemorizante expresión de vida desapareció.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.