EL MECENAS DE MESITAS

EL MECENAS DE MESITAS

La última vez que los habitantes de la vereda Santa Rita Baja, en Mesitas del Colegio (Cundinamarca), vieron en persona al coronel Edgar Bejarano Chávez, fue hace dos meses. Estaba vestido de civil y salía de su finca Yolioma con el halo de poder que siempre lo acompaña: en una enorme camioneta y respaldado por sus escoltas.

21 de junio 2002 , 12:00 a. m.

La última vez que los habitantes de la vereda Santa Rita Baja, en Mesitas del Colegio (Cundinamarca), vieron en persona al coronel Edgar Bejarano Chávez, fue hace dos meses. Estaba vestido de civil y salía de su finca Yolioma con el halo de poder que siempre lo acompaña: en una enorme camioneta y respaldado por sus escoltas.

En la zona no se volvió a saber de él hasta la semana pasada, cuando en los noticieros de televisión apareció como uno de los presuntos responsables de la desviación de 2 millones de dólares de la asistencia estadounidense a la Policía Antinarcóticos.

Los rumores en la vereda rodaron más rápido que de costumbre, pues no podían creer -y aún no dan crédito a las noticias- que el mismo hombre que anualmente organiza y paga el concurso de pesebres, las celebraciones del Día del Campesino y la Navidad sea uno de los protagonistas del escándalo que hoy sacude a la Policía.

"Dizque lo sacaron por una plata. Vamos a ver qué pasa, porque por acá sí se siente su ausencia y la de su familia", asegura una mujer que tiene un terreno vecino a Yolioma.

Y tiene por qué sentirse la ausencia. Desde comienzos de abril pasado ya no se ven las camionetas de sus invitados ni los caballos de paso fino del coronel y, menos, los camiones cargados de ganado salir de esa finca. Como si fuera poco, las ventas en las tiendas veredales bajaron y los policías dejaron de patrullar.

El toro de mármol.

No es difícil llegar a Yolioma. Bejarano y su familia son reconocidos en la región y desde la vía principal de Mesitas dan razón sobre la finca, a 10 minutos del casco urbano.

"Es que él (Bejarano) es hijo de esta tierra. Sus papás viven en El Triunfo, una inspección que queda a 20 minutos por carretera, y han estado toda la vida por acá", cuenta una campesina.

Como ella, otros trabajadores del campo de Santa Rita Baja, dan las indicaciones exactas de cómo llegar a Yolioma.

Después de bajar a pie por una maltrecha vía, está una reja de color rojo que bloquea el tramo que desemboca en Yolioma. "Si está cerrado mejor no se metan, porque de pronto los sacan a escopetazos", había advertido un niño. El portón, en efecto, está cerrado y desde ese punto no se ve la casa principal de la finca.

Pero la propiedad de Bejarano, reconocen los vecinos, es la más fastuosa de la zona. Allí hasta hace unos dos meses, pastaban centenares de cabezas de ganado que se mezclaban con caballos finos, criaderos de cabras y cerdos.

Pero lo que más llama la atención de Yolioma es el toro en mármol que Bejarano ordenó esculpir, en tamaño natural, en la entrada.

"Tiene pista de baile y todas las comodidades. Desde que mi coronel no volvió, solo hay un cuidandero", asegura una campesina.

La misma mujer reconoce que con la ida de Bejarano se fue el trabajo que brindaba a gente de la región. "Además de oficios en la finca, añade, empleaba a gente para cargar 10 o 15 camiones que salían semanalmente con el ganado para los comisariatos de la Policía en Cundinamarca. El era el que los surtía".

A caballo en el pueblo.

Pero no solo vocación de empresario le reconocen a Bejarano en Mesitas. Según habitantes de la región, el oficial era un mecenas que organizaba y financiaba la celebración del Día del Campesino y la Navidad, pasando por las fiestas de El Triunfo.

"No sé de dónde sacaba plata, pero en el Día del Campesino iba por las casas regalándonos planchas, licuadoras, aguardiente y lechona. Lo mismo pasaba en las Navidades, hacía concursos de pesebres que él premiaba de su bolsillo y hasta compraba grandes cantidades de pólvora y se las daba a los niños", afirma una señora.

Los habitantes también acudían a Bejarano cuando necesitaban el arreglo de la carretera. "De una vez él hacía unas llamadas y venían volquetas de la Policía y maquinaria para arreglarla", dice un agricultor.

En el casco urbano de Mesitas también tienen muy presente al ex Secretario Privado del general Gilibert. "Hacía caso omiso a las normas de tránsito y cabalgaba en caballos finos. Hasta a veces se los echaba encima a la gente", cuenta un habitante .

En esas mismas calles y las de El Triunfo aseguran que Bejarano frecuentemente era visto con personas extrañas. "No eran vecinos y tampoco policías", añade Mario.

También se le veía en el pueblo en épocas de elecciones. Su familia y él -afirma un funcionario público- siempre han apoyado y financiado a candidatos al concejo y a la Alcaldía.

La última de ellas, según una denuncia que reposa en la Procuraduría, fue a su propia esposa, Yolima Tunjano Gutiérrez, que aspiraba en el 2000 a ser concejala.

Algunos vecinos aseguran que Bejarano puso a disposición de la campaña su de mujer vehículos y hasta personal de la Policía, que la acompañaban en las visitas a veredas y caseríos. Además, que en esas giras regaló televisores, videograbadoras y otros electrodomésticos.

"También gastaba en trago, comida y músicos. Al final, su esposa fue elegida", dice un vecino de Mesitas.

Ahora, Yolima Tunjano no está en su curul. La esposa de Bejarano Chávez pidió en marzo pasado una licencia pues, dicen en el pueblo, ya había comenzado a rodar el rumor del escándalo.

FOTO.

1- Esta es la vía que conduce a la finca Yolioma, de propiedad del coronel retirado de la Policía Edgar Bejarano Chávez.

2- Coronel Edgar Guillermo Bejarano Chávez, ex secretario privado del general Gilibert.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.