CONGRESO ABSTRACTO

CONGRESO ABSTRACTO

Y uno sale y vota y cree en la democracia. Y cree que sí, que definitivamente sí; que esto está cambiando, que se empieza a pavimentar el camino que conduce de la barbarie hacia la civilización. Y sí pero no. Produce entusiasmo y, junto con ello, cierta sensación de que el electorado ha llegado a su mayoría de edad, la elección de gente como Navarro, Zuluaga, Gaviria y otros que definitivamente no están en el negocio de enrumbarse a costa de la democracia. Sin embargo, el desconcierto no puede ser mayor, cuando vemos que también fueron elegidos tipos como Moreno de Caro, Artunduaga y otros más del mismo corte. Alegra ver por fuera a barones como Guerra Tulena y Espinosa Facio-Lince; apesadumbra ver regados en el camino a Orduz, Gloria Cuartas y Piedad Córdoba.

14 de marzo 2002 , 12:00 a. m.

Y uno sale y vota y cree en la democracia. Y cree que sí, que definitivamente sí; que esto está cambiando, que se empieza a pavimentar el camino que conduce de la barbarie hacia la civilización. Y sí pero no. Produce entusiasmo y, junto con ello, cierta sensación de que el electorado ha llegado a su mayoría de edad, la elección de gente como Navarro, Zuluaga, Gaviria y otros que definitivamente no están en el negocio de enrumbarse a costa de la democracia. Sin embargo, el desconcierto no puede ser mayor, cuando vemos que también fueron elegidos tipos como Moreno de Caro, Artunduaga y otros más del mismo corte. Alegra ver por fuera a barones como Guerra Tulena y Espinosa Facio-Lince; apesadumbra ver regados en el camino a Orduz, Gloria Cuartas y Piedad Córdoba.

Viéndolo bien, eso es precisamente lo que es la democracia. Dicho de otra manera, el problema consiste en que la democracia termina siendo eso: pura democracia, un lugar donde caben todos los vicios y las virtudes de la población que ella representa. Traigo enseguida a cuento un cuento que oí por estos días para tratar de ilustrar la sensación que me deja la composición del recién elegido Congreso:.

Un paisa asiste a una exposición de arte abstracto y permanece un par de horas mirando muy detenidamente uno de los cuadros en la sala principal. El autor, entusiasmado al ver lo que suscita su obra en el visitante, se le acerca y le dice: Disculpe, podría decirme qué ve usted en mi cuadro? A lo que el paisa responde Veo un pollo y un indio . El artista, con gran curiosidad, insiste y pregunta: Perdón, dónde está el pollo? El visitante contesta -Ah!, no, el indio se lo comió-. Bueno, agrega el pintor, entonces dónde ve al indio? El paisa retira su mirada del lienzo y dice Pues no, indio comido indio ido .

Ahí están, enmarcados en el Congreso, los hampones y los virtuosos en el abstracto recinto de la democracia. Uno los ve, pero cuando pregunta por los segundos ya se los devoraron los primeros y al fijar la vista en estos ya se habrán ido bien comidos. Gajes de una democracia en guerra. Congreso elegido, Congreso ido con las expectativas de quienes los pusimos allí.

Pero lo dicho, esa es la democracia. Un cuadro abstracto con pollos e indios que hay que ir pintando mejor para que el indio no se coma el pollo y se largue después. En esta ocasión, los contornos del pollo pasaron de abstracto a impresionista, lo que hace más difícil que se lo empaque el indio.

Para que la democracia vaya perdiendo su carácter abstracto, propongo dos tarjetones: el de los votos y el de los vetos. Los votos suman y los vetos restan. Mi voto por Carlos Gaviria vale un punto; mi veto a Moreno de Caro le quita medio punto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.